Análisis Overwatch

PC PlayStation 4 Xbox One
 

Cuando Blizzard lanza un nuevo título el colectivo videojueguil se moviliza, más aún cuando se trata de una nueva IP, pues la compañía americana cuenta con la confianza de los aficionados y la prensa al habérsela ganado con años y años de grandes lanzamientos. Blizzard es sinónimo de calidad, y su sello queda patente en un título que les transporta a nuevos horizontes y les saca de su zona de confort: Overwatch.

Han sido unos meses en el que el título de Blizzard ha estado en boca de todos, ha pasado por varias fases betas y la información sobre un título que parecía cada día más prometedor no ha parado de llegar, por todo esto creemos que es obvio que Overwatch es uno de los lanzamientos más importantes del presente año tanto en PC como en consolas, Xbox One y PlayStation 4, ésta última es la que hemos jugado y a la que hace referencia el análisis.

No hay campaña, pero tampoco le falta historia

Overwatch es una experiencia multijugador competitiva y no cuenta con modos centrados en ser disfrutados de manera solitaria, evidentemente existe un tutorial bastante eficaz en el que nosotros somos los únicos que jugamos, y también tenemos la oportunidad de disputar partidas contra la IA, pero la experiencia Overwatch está totalmente diseñada para ser disfrutada en línea y eso sacrifica el modo campaña, pero no la historia que se encuentra principalmente fuera del propio juego.

OW100_Final

¿Hubiese estado bien un modo campaña para un jugador, o incluso cooperativo? No podemos evitar pensar que sí, pero el juego carece de él. Este es un punto que había que aclarar pero conviene que nos centremos en lo que sí tiene el título, porque no es poco, y por supuesto que por encima de todo tiene un muy interesante argumento que Blizzard se está encargando de mostrarnos mediante sus espectaculares cinemáticas, estas conforman el lore de Overwatch, y a pesar de que se puede jugar perfectamente sin conocer nada del trasfondo del mundo en el que se desarrollan los hechos, os recomendamos encarecidamente que le echéis un vistazo pues la obra es mucho más disfrutable cuando conoces los secretos y entresijos que ya sabemos, y los que quedan por conocer.

Overwatch es una agencia internacional de héroes creada para combatir contra la Crisis Ómnica, un problema a nivel global que puso en peligro la persistencia de todo el planeta; por suerte Overwatch logró solucionar la crisis, pero aquello no terminó con los problemas, pronto la fama de los agentes les jugó una mala pasada y la misma población terminó por destruir Overwatch. Ahora han pasado años desde aquello y el mundo vuelve a afrontar una peligrosa amenaza, Overwatch ha de regresar para hacer lo que ya hizo una vez: subsanar los problemas internacionales como solo los agentes de esta empresa saben hacer.

OW580_Widowmaker

Esto es solo el principio, un trasfondo interesante donde librar nuestras escaramuzas, pero el universo Overwatch va más allá: cada personaje tiene su historia, sus relaciones, sus motivos y metas; el argumento de Overwatch es una de las secciones que más nos ha llamado la atención, pues, a pesar de ser opcional, está tratado con sumo cuidado y cariño. Confiamos en que desde Blizzard se siga profundizando en la historia del título mediante nuevos cortos animados, cómics digitales o, si creen que podría resultar interesante, capítulos individuales o cooperativos a modo de contenido descargable para el juego.

Mucho más que un First Person Shooter

Si habéis estado atentos a la trayectoria del juego desde su anuncio habréis podido leer que se ha denominado a Overwatch de mil maneras distintas, eso es precisamente porque es un juego difícil de catalogar. Toma elementos de aquí y de allí para crear una fórmula única aplicada a los juegos de acción en primera persona.

OW_0412016_3P_XB1_REINHARDT_png_jpgcopy

Se le ha tachado de FPS MOBA, pero Overwatch no es un MOBA como el que a priori resulta su máximo competidor, Battleborn, sin embargo, sí que toma elementos del género al que pertenecen títulos como League of Legends o DOTA 2. Todos los héroes tienen un set de habilidades que cuenta con, al menos, tres técnicas únicas siendo una de ellas la colosal habilidad definitiva. Esto sí es herencia de los MOBA donde la variedad de personajes es muy grande y cada uno tiene habilidades diferenciadoras. Estos movimientos o ataques especiales están íntimamente relacionados con la clase de nuestro agente, dentro de los 21 personajes que componen el roster de lanzamiento del título encontramos principalmente cuatro clases distintassymmetra_presskit

  • tracer_presskitTirador: a esta clase pertenecen personajes como Tracer o Reaper entre otros, ellos son los que llevan el peso del equipo en ataque pues son capaces de lograr grandes daños en poco tiempo y cuentan con gran movilidad, sin embargo, cuentan con muy poca vitalidad y pueden ser objetivos fáciles.
  • Utilidad: este grupo es el más variado, en él podemos encontrar desde francotiradores como Hanzo o Widowmaker, hasta constructores como Torbjörn o bombarderos como Junkrat, lo que pone en común a un grupo de personajes tan dispar es que todos ellos encuentran su máxima eficacia en la defensa, al contrario que los tiradores.
  • Tanque: todo equipo necesita un miembro dispuesto a aguantar los ataques enemigos, ese rol es el que cumple el tanque que encuentra en la resistencia su mayor virtud. D.Va o Roadhog son solo dos de los personajes de este rol que podremos usar.
  • Apoyo: Overwatch es un juego en el que se pierde mucha salud, es por eso que todo equipo bien formado debería contar en sus filas con uno de los cuatro personajes de apoyo disponibles. Los héroes de este rol sanarán a sus compañeros y ayudarán ofreciéndoles más daño o más velocidad, por ejemplo y dependiendo del personaje que se juegue.Junkers_London_Color

Las habilidades, por lo tanto, favorecerán determinados aspectos dependiendo del rol de cada agente de Overwatch. Lo que todas ellas tienen en común es que cuentan con un tiempo de enfriamiento tras su uso, generalmente corto, excepto en la habilidad definitiva que se cargará gradualmente siendo más rápido el proceso si realizamos buenas jugadas tanto en ataque como en defensa.

Además de las influencias del género MOBA Overwatch tiene otro gran juego al que mirar, Team Fortress 2. La separación en clases es similar, algo más compleja y profunda la del juego de Blizzard al ofrecer más variantes de acuerdo a tener más personajes, sin embargo, es innegable que este juego bebe mucho del FPS de VALVe además de por unas mecánicas hasta cierto punto similares, también por una estética y unos modos de juego muy influenciados por Team Fortress 2. Cuando le damos a “Jugar” en Overwatch nos aparecen cuatro opciones, una de ellas nos invita a jugar una partida cooperativa contra la IA, otra a crear una partida personalizada para jugar según nuestras normas contra la máquina o contra nuestros amigos; y son las otras dos las más interesantes:

“Trifulca semanal” es un modo de juego que cambia semanalmente en el que las reglas de juego son alteradas, por ejemplo durante la fase de pruebas beta la trifulca semanal consistía en una rotación especial en la cual el personaje que jugábamos era elegido aleatoriamente cada vez que moríamos, durante la semana de lanzamiento la trifulca semanal ha consistido en un modo especial en el que el tiempo de enfriamiento de nuestras habilidades es mucho menor que el habitual, y la vida de nuestros héroes ha sido duplicada; esta idea de cambiar las normas del juego periódicamente recuerda a lo que hace Riot Games con los modos temporales de League of Legends, y no podemos esperar más ansiosos para jugar cada uno de los 14 modos temporales que hay preparados por el momento.

“Partida rápida” es la opción principal de juego y la que os tendrá ocupados durante más tiempo, al menos hasta que llegue el modo competitivo próximamente. En este apartado encontraremos una rotación de mapas y modos, pues cada mapa está adscrito a un modo predeterminadamente. Lo negativo aquí es que no tenemos opción alguna para elegir el mapa o el modo que queremos jugar viéndonos obligados a disputar la partida que la rotación determine. Hay un total de 12 mapas ubicados en distintas localizaciones y 4 modos, de momento esta oferta limitada nos parece suficiente, aunque esperamos que tanto las zonas de juego como las distintas modalidades aumenten con el paso de los meses. Los modos disponibles son:

Mei_007

  • Escolta: en este modo de juego deberemos transportar un vehículo situándonos en sus proximidades hasta llegar a la zona final pasando por varios puntos de control que aumentarán el tiempo del cual disponemos. El otro equipo deberá evitar esto agotando el tiempo.
  • Puntos de captura: nuestro deber será o bien tomar forma gradual los puntos de captura, o evitar que el otro equipo los capture hasta agotar el tiempo.
  • Captura y escolta: Es un modo híbrido en el que primero tendremos que controlar un punto y después escoltar una carga, en caso de ser defensores trataremos de impedir la captura o que el vehículo escoltado llegue a su objetivo agotando el tiempo.
  • Control: los dos equipos son atacantes jugando a control, el objetivo es tomar un punto y mantenerlo en posesión hasta llenar el marcador. Es un modo por rondas, el primero en ganar dos rondas se lleva la victoria.

Lo que sí tienen en común estas partidas multijugador de seis contra seis es que son partidas rápidas, otro punto que lo aleja de los MOBA, se juegan a contrarreloj y solo podrán alargarse en el caso de que un equipo se mantenga sobre el objetivo cuando el tiempo se ha agotado, entonces se habilitará el “tiempo extra” que no terminará hasta que ningún miembro del equipo que ha forzado esta situación esté cerca del objetivo. Son también partidas muy peleadas en las que nada está decidido hasta el final y más de una vez veréis como un equipo logra remontar tras agotar todo su tiempo, este dinamismo y factor imprevisible son otro de los tantos puntos fuertes del título.

Rebosa carisma y personalidad

Lo que está claro es que, pese a inspirarse en otros títulos, Overwatch es único y rebosa carisma y personalidad allá donde mires. Sus personajes, no solo en cómo están efectuados en el terreno argumental, sino también en el visual son generalmente muy novedosos, rompedores y agradables. Los escenarios son bestiales, alguno como el ambientado en Hollywood o el que toma lugar en Egipto son tremendamente divertidos tan sólo por su estética, al jugarlos los amarás aún más; otros como Gibraltar no son tan llamativos, pero igualmente divertidos. Son escenarios muy bien diseñados teniendo en cuenta a los héroes, todos tienen secretos y lugares solamente accesibles para algunos personajes; son mapas que motivan tanto el juego vertical como el horizontal, sin flaquear en ninguno de los dos apartados.

Para aprovechar los mapas al 100% hay que saber cómo jugar nuestro personaje, es por ello que es un juego que resulta muy satisfactorio para aquel que le dedica tiempo, a pesar de que es un título de fácil acceso y presenta un número, de momento, satisfactorio de personajes que varían en su dificultad respecto al manejo. Es probable que alguno de estos agentes sufra alguna modificación con el objetivo, siempre difícil, de nivelar el título, sin embargo, creemos que a todos los personajes se les puede sacar gran provecho de saber manejarlos, y ninguno de ellos es especialmente fuerte si se sabe combatir contra él pues, como en todo título con una gran variedad de personajes, como este, existen determinados héroes que funcionan mejor contra ciertos contrincantes. Si queréis conocer los detalles de cada uno de los 21 personajes os recomendamos pasar por nuestra guía.

PS4-HEROGALLERY_png_jpgcopy

Para asegurar la victoria es vital también la formación del equipo. Overwatch es un juego de equipo, lo disfrutarás si juegas solo, pero es mucho mejor con amigos, con ellos podrás preparar estrategias y compaginarte mejor, a pesar de que el juego tiene un soporte correcto de voz y la posibilidad de enviar mensajes para pedir sanaciones o dar órdenes de equipo, entre otras opciones. Para motivar el juego en equipo existe una sección en la sala de selección de personajes que consideramos un gran acierto, según la formación que estéis preparando se os notificará cuál es el punto débil del grupo de acuerdo a los personajes que hayáis escogido con mensajes como “faltan apoyos”, “sobran tiradores” o “demasiados personajes iguales”, por ejemplo.

En Overwatch existe también la posibilidad de cambiar el personaje en mitad de la partida, algo muy interesante que ayuda a adecuar la jugada a la situación, pero esa es sólo uno de los muchos elementos destacables. Desde el primer momento quedan claras las intenciones del juego, Overwatch no quiere ser un juego en el que se compita por ver quien mata más o quién tiene el mejor ratio de muertes/bajas; en las estadísticas en partida solo puedes ver las tuyas lo que evita que te compares con el resto, si un compañero acaba con un contrincante al que tú también has dañado esa muerte os la cuenta a ambos, tras terminar la partida se escogerá hasta un total de los cuatro mejores jugadores en función de la partida que hayan realizado y no solo cuentan las muertes, también las sanaciones, el daño producido o evitado, y en general cómo se ha contribuido con el equipo. Overwatch nos dice continuamente que es un juego de equipo, que no quiere individualismo y que te centres en el objetivo; nos lo dice también con sus jugadas destacadas, distanciándose de lo habitual puesto de moda por la saga Call of Duty en la que al finalizar la partida nos aparece la última baja, en Overwatch la repetición que vemos es la de la jugada más espectacular, puede ser un asesinato múltiple pero también puede ser una jugada de apoyo basada en sanaciones, esto supone un cambio del modelo preestablecido. Un cambio que muchos juegos deberían adoptar de ahora en adelante.

¿Qué me mantendrá enganchado? ¿Cómo funciona?

En Overwatch no desbloqueamos armas, como en la mayoría de shooters online, pero sí subimos de nivel, y al subir de nivel se nos otorga un botín que es el principal motor de los desbloqueables del juego. Estos botines también pueden comprarse mediante micropagos, e incluyen un total de cuatro desbloqueables para nuestros personajes o un icono para nuestro perfil. Cada personaje cuenta con varios aspectos alternativos desbloqueables, en su mayor parte son cambios de color, pero también cuentan cada uno con dos aspectos definitivos que cambian notablemente a nuestro personaje, nos hubiese gustado menos cambios de color y más skins nuevas, pero esperamos que lleguen en el futuro. Otro de los posibles desbloqueables son gestos, cada personaje cuenta con tres además del predeterminado. Tendremos también poses de victoria, animaciones especiales para cuando logremos realizar la jugada destacada, grafitis y nuevas frases para nuestros personajes. Teniendo en cuenta que en cada botín solo tocan cuatro objetos podemos asegurar que llevará un buen puñado de horas conseguirlo todo, además los objetos nos pueden tocar duplicados en tal caso se nos cambiará por divisas, la moneda del juego que también nos será útil para comprar los desbloqueables que queramos y podamos adquirir. A pesar de esto pensamos que Blizzard necesitará dar soporte continuo y duradero a su juego si quiere mantener a la comunidad unidad, ya han confirmado que los contenidos serán gratuitos, solo queda ver con cuanta regularidad llegarán novedades.

Lejos de lanzamientos irregulares como el de Diablo III, Overwatch ha salido a la venta en plena forma demostrando que las recurrentes fases beta le han servido a Blizzard para preparar unos servidores que generalmente funcionan sin problemas, apenas hemos sufrido un par de errores de conexiones o ralentizaciones por lag. Técnicamente está bien acabado, su mezcla de sonido es correcta, así como su doblaje al castellano que es muy destacable, no falla tampoco en efectos sonoros ni a nivel gráfico, pese a tener menos objetos interactuables de los que nos gustaría y algunas texturas algo pobres, su aspecto cartoon es divertido y fantástico, muy a juego de la aventura ante la que estamos. Overwatch es, por tanto, perfectamente disfrutable desde el día uno.

Conclusiones finales – Calidad + diversión = ¡Éxito!

Overwatch ha logrado estar a la altura de las expectativas, y eso es decir mucho cuando estamos ante un juego de Blizzard. Ha logrado salir del encasillamiento al que prensa y público le ha condenado durante los últimos meses, y ha demostrado ser un multijugador con un estilo propio y algunas ideas muy destacables en favor del juego en equipo. No tiene campaña, pero no carece de una buena historia, Overwatch es el mejor juego multijugador de lo que llevamos de año y un firme candidato a seguir siéndolo cuando acabe 2016.


Positivo

  • Un interesante trasfondo y lore
  • Toma muchas influencias pero es un multijugador fresco
  • Buena cantidad y variedad de personajes
  • Fácil de jugar, difícil de dominar
  • Balanceo correcto de los personajes
  • Gran diseño de mapas
  • Centrado en el juego en equipo
  • Sus jugadas destacadas
  • Amplío sistema de progreso
  • Muy divertido de jugar, no querrás dejarlo
  • Artísticamente muy acertado
  • Muy buena localización al castellano
  • Perfectamente jugable, muy pulido

Negativo

  • No se puede elegir qué mapa o modo jugar
  • Navegación por los menús incómoda
  • Minucias gráficas
8.8

Muy bueno

Política de puntuación