Análisis Red Dead Redemption 2

PlayStation 4 Xbox One
 

Rockstar sorprendió en el año 2010 con el lanzamiento de Red Dead Redemption. Aquel título protagonizado por John Marston sorprendió tanto a crítica como a jugadores, alzándose como uno de los mejores juegos de la pasada generación y, aunque con similitudes, alejándose de la franquicia Grand Theft Auto. Años después la compañía neoyorquina vuelve con Red Dead Redemption 2 para explicarnos los orígenes de la banda de forajidos a la que perteneció Marston, pero en esta ocasión desde la piel de Arthur Morgan, con quien viviremos una obra maestra que volverá a marcar época dentro del mundo de los videojuegos.

Red Dead Redemption 2 es el proyecto más ambicioso de Rockstar hasta la fecha y unos datos dejan muy clara esta afirmación. El juego cuenta con alrededor de medio millón de líneas de diálogo, siendo estas más del doble de las que vimos por ejemplo en GTA V. También hay diez veces más animaciones personalizadas que GTA V, ofreciendo un total de 300.000 animaciones individuales. Pero estas cifras, que son solo números, se ven reflejadas a la perfección en el cuidado que ha tenido el estudio a la hora de crear cada elemento del juego, que es donde de verdad se demuestran y se cumplen las promesas.

No faltarán las increíbles escenas de acción típicas de las franquicias de Rockstar

Red Dead Redemption 2 hace magia con la narrativa

El juego transcurre en el año 1899, una época donde la transición entre el Salvaje Oeste y el mundo civilizado empieza a ser una realidad. En esa elipsis se encuentra atrapado nuestro protagonista, Arthur Morgan, junto a todos los miembros de la banda de Dutch Van der Linde. El cambio que está viviendo la sociedad americana empieza a dejar atrás la anarquía para dar paso a una sociedad organizada, con unas leyes a respetar y donde la banda tiene que integrarse, ya que su trabajo como bandidos comienza a ser cada vez más complicado. A su vez aspectos como el nacimiento de la búsqueda de derechos por las mujeres, el crecimiento de la democracia, del gobierno y el paso a la industrialización nos sitúan en un plano bastante convulso.

Bajo este escenario, Rockstar introduce uno de los principales ejes de esta entrega, la banda de Dutch. Prácticamente todo el título gira en torno a la lealtad y a la supervivencia de todos los miembros del grupo. Si a nivel narrativo la banda ya tiene un peso muy importante, en lo que representa al conjunto de juego también es un factor clave. Podemos definir nuestro campamento como el centro de operaciones donde conectar misiones, zonas de descanso y otras muchas actividades. Aunque en una evolución constante, la lealtad entre el grupo es uno de los pilares en la ideología de todos los miembros de la banda, por ello deberemos mejorar el campamento haciendo donaciones al conjunto del grupo. Rockstar ha sabido muy bien utilizar este campamento para integrar al jugador tanto con la narrativa como con el entorno. Los miembros de la banda interactúan con nosotros de forma que mantienen conversaciones trascendentes o intrascendentes sobre los acontecimientos que se van dando en el transcurso de la historia, nos proponen misiones alternativas, minijuegos y nos intentan constantemente transmitir que somos parte de ese todo, de esa familia que lucha por sobrevivir e imponerse a las dificultades a toda costa.

La narrativa nos ofrece una historia que evoluciona constantemente. En ese bonito interés que tiene Rockstar en hacernos parte del juego, integrarnos y dotar de un realismo extremo a cada detalle, como más tarde explicaremos, la historia se desarrolla de menos a más. Red Dead Redemption 2 nos va introduciendo progresivamente en este gran mundo, de forma que para ello necesitamos un inicio pausado que nos presente bien a los protagonistas, que nos haga conocerlos, vislumbrar sus objetivos, motivaciones y demás aspectos de su personalidad, para después ir desarrollando toda la historia. Cada vez conoces más el entorno, formas tus impresiones sobre los actos y actitudes del resto de compañeros e incluso reflexionas sobre tus propios comportamientos. Del primer al último capítulo que nos ofrece este título, la historia y nuestra inmersión va in crescendo de forma exponencial.

Difícilmente encontramos otro título comparable a nivel de desarrollo de personajes. Tanto Arthur Morgan como el resto de la banda evolucionan a medida que van sucediendo los acontecimientos que dan pie a la historia. Cada uno de los personajes muestra “vida” y una evolución respecto a su entorno, lo que se refleja en multitud de diálogos y comportamientos. Además el sistema de moralidad y las decisiones, trascendentales, que tomamos a lo largo de la historia también tienen su reflejo ya no solo en la banda de forajidos, si no en el global del juego. Los personajes muestran una gran evolución personal, y para nada se corresponde el Arthur Morgan del inicio al que nos presentan al final, y esto también es aplicable a Dutch, Marston o muchos de los otros miembros.

De esta forma y sin entrar en spoilers, el juego nos traslada a una historia donde la argumentación va ligada a una evolución de personajes exquisita y que logra formar un cóctel sobresaliente. Pero si la narrativa ya raya a niveles extraordinarios, es la unidad que ha sabido dar Rockstar a todo el producto creando un mundo vivo, unas misiones principales, secundarias y permitir que cada jugador indague en todo esto hasta el punto que considere necesario. Todo ello aporta ese punto mágico al juego en su conjunto y lo eleva hasta la excelencia.

El mundo y el entorno en Red Dead Redemption 2

Si hasta ahora hemos hablado del interior de la obra, ahora vamos a dirigir nuestras líneas a explicar todo lo que envuelve al título. Seamos claros, el mundo de Red Dead Redemption 2 es posiblemente el más bonito a nivel gráfico que hayamos visto nunca. Después de más de una semana con el título, seguimos preguntándonos cómo es posible que Rockstar haya creado un mundo de semejante envergadura y que a la vez consiga estar tan detallado. Nunca se había visto, al menos en consola, una distancia de dibujado de semejantes características. Nunca un paisaje se ha recreado de forma tan bella, y tampoco nunca se ha visto lucir de la forma que lo hace.

La distancia de dibujado es increíblemente excelente

Si hablábamos de magia respecto a la narrativa, esa palabra se queda corta para explicar lo que sientes cuando aprecias los paisajes que ese mundo tiene que ofrecerte. Pero además hay muchos otros aspectos que destacan. La iluminación nos crea unos efectos asombrosos, ya que ver una puesta de sol, el brillo de la luna o ver cómo la luz se filtra entre las hojas de un denso bosque son sensaciones visuales complicadas de explicar pero realmente increíbles. Pero también cabe destacar la solidez técnica, pues si gráficamente es una delicia para nuestros ojos, tampoco hay sacrificar otros aspectos ni ofrecer una mala optimización. Red Dead Redemption 2 se convierte sin duda en un diamante gráfico a tener en cuenta como estándar de máxima calidad en cuanto a la tecnología actual.

La banda sonora también es partícipe sin duda en la creación de tan maravillosa obra. Además de acompañar de genial manera durante nuestras travesías, también engalana a la perfección todo momento de acción, estrés o celebración. Un total de 192 piezas originales de música interactiva compuesta por Woody Jackson, y que ha contado con Jeff Silverman, Matt Sweeney, David Ferguson, Colin Stetson, Mario Batkovich y Senyawa + Rabi como productores adicionales.

Se siente constantemente el esfuerzo de Rockstar por cada detalle dentro del juego. El mapa es extenso y muestra zonas muy variadas, contamos con gamas cromáticas muy diferentes entre las distintas partes del juego, cada ciudad está hecha para ser diferente de cualquier otra y los interiores de los edificios están recreados prácticamente objeto por objeto hasta un punto casi enfermizo.

Pero lo mejor de todo es que este bonito y trabajado mundo cuenta con mucha vida. Nos encontraremos gran cantidad de acciones a realizar. En nuestro viajes viviremos eventos aleatorios de todo tipo, podremos hacer misiones para ganar dinero como atracar bancos o trenes, detener a otros buscados fugitivos o incluso relajarnos en alguna posada. En el mundo de Red Dead Redemption 2 no paran de suceder acontecimientos que nos afectan y aportan un empaque con todos los demás elementos para hacernos sentir, una vez más, parte del juego.

El vínculo con nuestro equipo será realmente importante

Respecto a las misiones que nos propone el título, se nota una dedicación especial en intentar aportar variedad. No hay dos misiones iguales, y aunque en ocasiones el transporte de un punto a otro se pueda hacer algo extenso, la recompensa jugable final siempre es algo que vale la pena. Estas misiones principales hacen avanzar la historia y además nos explican e introducen otros elementos que hayamos podido realizar o hacer en otro momento. Es muy probable que si hemos optado por realizar una misión secundaria o alguna actividad extra, en la misión se nos hable sobre ello, insistiendo en la idea de Rockstar de enlazar todos los aspectos del título. Destacar en este sentido, sin lugar a dudas, la complejidad de algunas misiones secundarias, ya que nos resultaría complicado saber si es un objetivo principal o no si alguien nos diera el mando en ese momento sin saber nada más al respecto. Respecto a la duración del juego, la editora no mentía cuando aseguraba que solo completar la historia principal nos acercaba a las 60 horas de juego, ya que para este análisis hemos tenido que realizar intensas maratones de juego. Pero además de eso si queremos completar todas las misiones secundarias, desbloquear trajes, conseguir la máxima puntuación en misiones principales, ya que se nos permite repetirlas desde el menú de pausa, cazar las mejores piezas, pescar interesantes especímenes o cumplir otros objetivos secundarios, necesitamos un incalculable número de horas difícil de definir. Sin duda estamos ante uno de los juegos más extensos del género, y si a esto sumamos que no hay prácticamente nada que resulte insulso de completar, estamos ante un aspecto más que positivo.

Cazar, recolectar y comprar materiales también será bastante importante en nuestro progreso. Con la caza podemos obtener pieles que servirán para poder crear mejoras para Arthur de cara a portar un mejor equipamiento. La carne del animal será útil para ser conocida y guardarla para los momentos que queramos recuperar nuestra salud, energía o Dead Eye. Y recolectar hierbas nos permitirá también crear tónicos que pueden ser especialmente efectivos en batallas cuando las cosas se pongan difíciles. Para muchas de estas acciones deberemos desplegar un campamento donde se nos darán estas opciones además de poder dormir si el cuerpo nos lo pide.

Nuestro caballo también es uno de los puntos destacados dentro del mundo de Red Dead Redemption, ya que sirve tanto como medio de transporte como de compañero vital a lo largo de la obra. Nuestro querido amigo evoluciona y mejora sus estadísticas cuando sube de nivel en base al uso que le damos y lo bien que lo tratamos. Será importante cepillar, limpiar y alimentar a nuestro equino para que muestre sus mejores estadísticas y nos resulte lo más útil posible. Mejorar nuestro vínculo con él permitirá que podamos llamarlo a más distancia, sepa recorrer mejor el terreno más complicado y hasta aportarnos movimientos especiales para combatir mejor en su lomo. Tanto la personalidad como las características del caballo varían según la raza o el sexo del animal, por lo que será útil aprovechar los cuatro espacios que disponemos para ellos. Podemos incluso hacer único a cada uno, personalizando aspectos como los estribos, mantas, petates, cuernos y mucho más aspectos.

Me gustaría cerrar este apartado dedicando un párrafo en la insistente idea de integración y del realismo que intenta introducir el estudio en todo momento para que podáis entender hasta qué punto se ha querido mimar cada ápice del juego y comprender nuestra insistencia en este aspecto de forma constante en el análisis. Si cazamos a un animal y llevamos su cuerpo en nuestro caballo, este se manchará de sangre y posteriormente tendremos que lavarlo. Si durante esa caza matamos al animal con disparos en vez de con flechas, su cuerpo estará más dañado y se le sacará peor provecho. Podemos resolver los altercados hablando, incluso si hemos disparado por error en mitad de una ciudad. Morgan necesita comer y dormir para no perder vida o energía. También debemos llevar una indumentaria acorde al clima, de lo contrario también nos afectará. Si cometemos un delito y nadie lo presencia o encuentra algo sospechoso, el juego no activa automáticamente un nivel de búsqueda. Podemos recortarnos la barba y el pelo cuando el crecimiento en tiempo real lo haga demasiado largo para nuestro gusto. Si portamos algún objeto y nos caemos, este se nos cae de las manos. Al cambiarnos de ropa después de un delito, las autoridades tendrán más dificultades para identificarnos. Nuestro caballo necesita comer, ser cepillado y hasta hacer sus necesidades. Estos son solo algunos de los detalles con los que Rockstar intenta que Red Dead Redemption 2 sea también el título más realista hasta la fecha.

Disparar de la cadera nos permitirá ser más rápidos en los tiroteos

Nuestras armas también son un gran amigo

Rockstar ha conseguido que el gunplay sea uno de los aspectos más reconfortantes del título. El trabajo en la recreación de las armas ha hecho esencial hacer hincapié en la configuración de los tiroteos. Cada tipo de armamento tiene su peso e infiere en la movilidad que presenta el personaje con la misma en las manos, el tiempo de recarga y disparo, hasta la capacidad de impacto de la bala. Aporta mucho realismo el hecho de que con un botón disparemos por ejemplo un subfusil de cerrojo, y después del disparo la próxima vez que apretemos el botón, en nuestro caso R2, sea para preparar el arma de cara al siguiente tiro y no para volver a disparar. Esto hace que tengamos que tener en cuenta qué arma utilizamos en cada momento según la necesidad de eliminar a un gran grupo de enemigos, la distancia a la que se encuentran o la forma en la que vamos a afrontar la situación. Arthur solo puede portar las armas que podría cargar una persona estándar y, en pos del realismo, estas se guardan en las alforjas del caballo, teniendo que seleccionar cuáles queremos llevar en cada momento.

Se siente de forma muy bien conseguida, el impacto que supone la bala con el enemigo, ya que además de tener en cuenta la zona de disparo resulta muy apreciable el peso del enemigo cuando le disparamos a una distancia u otra. Además la empresa neoyorquina tampoco ha tenido reparos a la hora de mostrar toda clase de desmembramientos, a lo que si sumamos una cámara cinematográfica que aparece en los momentos que causamos algunos disparos que impactan a zonas críticas, hacen que el baño de sangre se muestre especialmente crudo. No se ha querido quitar peso a lo que supone quitarle la vida a alguien de esta manera y nos lo muestran de forma constante, lo cual se refleja incluso en el pensamiento interno de Morgan y muchos miembros de la banda.

La brutalidad está presente en todos los combates

También se ha puesto el máximo esfuerzo por introducir el mayor número posible de armas dentro del juego, y tenemos por lo tanto gran variedad de clases y tipos. Además cada una de ellas tiene la opción de personalizar la munición, aumentando todavía más las posibilidades. Al tener la opción de afrontar las misiones en sigilo, disponemos de instrumentos que nos facilitan esta tarea, pues además del arco también podemos hacer uso de cuchillos arrojadizos o tomahawk entre otros. Aunque es posible que finalmente acabemos ligado a algún tipo de estilo de combate o fórmula, lo cierto es que Rockstar no nos limita y nos presenta una variedad considerable.

Conclusión

En resumen podemos hablar de Red Dead Redemption 2 como una nueva obra maestra de Rockstar y uno de los mejores juegos de la presente generación. El título ha sabido presentar y regalarnos una pieza excelente en narrativa, evolución, jugabilidad, técnica y gráficos. Resulta increíble el trabajo detrás de todos y cada uno de los aspectos del juego para dar con un título que intentar ser realista desde su primer minuto hasta el último. Arthur Morgan y su banda serán recordados durante muchos años en lo que se convierte en todo un must have para cualquier tipo de jugador. Red Dead Redemption 2 es la consagración de una saga en uno de los productos más completos que jamás ha visto el mercado. 

Arthur Morgan es un digno protagonista a esta secuela


Positivo

  • Un argumento muy sólido
  • Narrativa profunda e inmersiva
  • Desarrollo y evolución de personajes
  • Gran variedad de misiones y situaciones
  • Misiones secundarias de interés
  • Infinidad de eventos aleatorios
  • Un gunplay de lo más reconfortante
  • Variedad de armas y formas de enfrentar las situaciones
  • Una calidad gráfica de increíble factura
  • Mención especial a la iluminación y distancia de dibujado
  • Un mapa extenso y detallado
  • Profundidad respecto a la caza y pesca
  • Sistema de toma de decisiones
  • Gran cantidad de divertidos minijuegos
  • El gusto por los detalles y el realismo
  • Posibilidad de repetir misiones cuando queramos
  • Una duración extremadamente elevada
  • Correcto tamaño de los subtítulos

Negativo

  • Echamos en falta acceder a más propiedades
10

Obra maestra

Política de puntuación

Juan Linares
Fundador y director general de esta revista. Graduado en Derecho y especialista en Marketing Digital. Aprender de los errores como modelo de vida.