Análisis Smite

PlayStation 4
 

Si alguna vez habéis sentido interés por las distintas mitologías que se han ido formando a lo largo de la historia, os habréis preguntado: ¿Si Thor se enfrentara a Zeus, quién ganaría?. Ahora podréis conocer el resultado de esa batalla tan épica si entráis a los campos de batalla en Smite, el campo de batalla de los dioses.

Aunque el MOBA de Hi-Rez Studios saliera de su beta abierta en PC en marzo de 2014 y haya estado disponible en Xbox One desde agosto de 2015, ahora ha llegado el momento de luchar por la gloria y el honor en PlayStation 4, un sinfín de posibilidades os esperan y los dioses de 6 panteones diferentes os están esperando para ser controlados.

¿Qué es Smite?

Smite es un juego multijugador online por equipos que pertenece al género MOBA y que se diferencia del resto de su género por ser el primero en tercera persona con movimiento WASD  en el que tendremos que derribar el clásico “nexo”, que en este caso nos devolverá los golpes, ya que es un titán enorme con mucha resistencia y daño. En el juego encarnamos un dios de los distintos panteones disponibles y lucharemos por dominar un gran número de campos de batalla en distintos modalidades de juego.

Desde el comienzo del juego tendremos cinco dioses básicos y cinco que rotan cada semana, para ir aprendiendo y subiremos de nivel como jugador para obtener recompensas en forma de “favor” y poder comprar más dioses. Además, cuanto más partidas juguemos con un dios que tengamos en propiedad, el dios subirá de nivel y desbloquearemos varios aspectos especiales que mostrarán nuestras estadísticas al resto del mundo. También tendremos una serie de misiones diarias que podremos completar para conseguir más “favor” y desbloquear antes nuestros dioses favoritos u otros elementos que tenemos disponibles.

El juego tiene una tasa de actualización muy buena y tenemos nuevos aspectos disponibles cada mes y nuevos dioses cada mes o cada dos meses. Se nota que Hi-Rez Studios cuida de su trabajo y de sus jugadores, ya que Smite tiene una comunidad enorme de jugadores y de torneos a nivel internacional de forma competitiva.

smite-screenshot-01-ps4

Rayos, truenos y muchos golpes

Hi-Rez Studios ha hecho un muy buen trabajo con su primer MOBA, desde los campos de entrenamiento donde podremos practicar estrategias y acostumbrarnos a todos los dioses hasta los modos de juego más retantes y divertidos.

Primero tendremos que elegir el tipo de partida que queremos, práctica, normal o clasificatoria, y después elegir uno de los modos de juego que nos ofrecen:

  • Arena: es el modo más rápido de jugar y uno de los más divertidos para jugar con amigos. En este modo nos enfrentaremos 5 contra 5 en un coliseo romano y el objetivo será bajar los puntos del enemigo (500 iniciales) a cero y evitar que los nuestros bajen. Para lograrlo tendremos que matar esbirros o jugadores o hacer que nuestros esbirros sobrevivan y lleguen al portal enemigo.
  • Justa: el primer modo en el que tendremos menos compañeros, ya que se juega 3 contra 3 en un mapa de una sola línea y el objetivo será destruir el titán enemigo. Existen solo tres campamentos de esbirros neutrales y un gran Jefe en un lateral, si lo matamos desactivaremos una torre o un fénix del enemigo.
  • Conquista:el modo clásico que tienen todos los MOBA, tres líneas, la jungla entre ellas y diez personas dispuestas a enfrentarse 5 contra 5. Este mapa sorprende por la calidad de los decorados  y la ambientación “Olímpica” que tiene al estar ambientado en la guerra a los pies del Monte Olimpo.
  • Asalto: dioses escogidos de forma aleatoria  en un combate 5 contra 5 en una sola calle, pero con un gran inconveniente o ventaja, según el jugador, en este modo no podremos volver a base a recuperarnos o comprar salvo que nos eliminen. Un modo que pone a prueba la resistencia de los jugadores y la capacidad de reservar recursos para los combates.
  • Asedio: este es el segundo modo con menos compañeros, con 4 dioses contra 4 necesitaremos un apoyo adicional de los “Juggernaut” de asedio que generaremos en este mapa al eliminar una cantidad de esbirros. Tiene una jungla enorme en el centro de las dos calles y tendremos que estar atentos a cualquier movimiento porque nos pueden asaltar por todas partes.
  • Disputa: este modo tiene el frenetismo de Arena en un mapa similar al de Asedio, lucharemos 5 contra 5 en un mapa con dos líneas, pero solo tendremos una torre y un fénix en cada una para defenderla. El menor descuido puede suponer una pérdida de ventaja enorme pero su frenetismo y su emoción merecen la pena.
  • Partida del día: Cuando ya lo has visto todo, no has visto nada, y es que en la partida del día, como su nombre indica es un modo nuevo cada día, un día podrías verte con maná ilimitado y reducción de enfriamiento del 80% y otro con 100.000 monedas de oro para comprar equipo. Es sin duda un modo muy divertido de jugar y del que nunca os aburriréis.

SMITE-Conquest-feat

Los dioses pueden crear o destruir, pero sobre todo destruir

Smite cuenta con un plantel que ha ido creciendo de forma vertiginosa desde el nacimiento del juego, que actualmente 7 panteones de todo el mundo. Estos panteones vienen desde la mitología oriental más antigua de China, India y Japón, hasta las más conocidas como la de Egipto, Grecia, el imperio romano y los países nórdicos. Podremos jugar con Thor, Loki, Zeus, Sun Wukong, Ra, Ares y Cupido entre muchos otros que forman la plantilla de 76 dioses actuales. Estos poderosos dioses tendrán que unir sus fuerzas para los combates y encontrar un equilibrio entre daño, defensa y utilidad para lograr la victoria.

Como cada dios tiene una forma distinta de ser jugado y unos poderes y flaquezas distintas, se clasifican dependiendo de su tipo de daño, su capacidad para resistir golpes e infligir daño y su utilidad:

  • Cazador: los ataques a distancia son cosa de los arqueros y en este caso, casi todos cumplen este requisito, tienen un daño “físico” sostenido muy alto y habilidades para aumentar ese daño o la velocidad a la que lo infligen. Por desgracia necesitan a un tanque junto a ellos porque son extremadamente frágiles.
  • Guardianes: su clase indica su resistencia y su capacidad para iniciar los combates. Son los supresores por excelencia gracias a sus aturdimientos, enraizamientos y demás. Los reconocerás porque su daño mágico es muy bajo pero en un combate prolongado tienes todas las de perder.
  • Guerrero: no es un tanque pero podría llegar a serlo, los dioses guerreros tienen un daño considerable y un aguante muy decente, pueden equiparse para infligir daño físico o para recibir golpes sin inmutarse. Son dioses muy versátiles y que suelen aparecer sustituyendo a los tanques en muchas partidas.
  • Asesinos: su nombre lo dice todo, hacen daño físico, mucho daño, de una forma instantánea . Son dioses que aprovechan el momento de debilidad de los dioses más frágiles para destruirlos en un abrir y cerrar de ojos y escapar lo antes posible para preparar su siguiente asalto.
  • Magos: una clase que abarca tanto dioses con hechizos altamente destructivos o con mucha capacidad curativa. Son dioses con muchísimo daño en área pero con muy poca resistencia. Exceptuando aquellos que pueden curarse con sus hechizos.

smite

Fácil de aprender, difícil de dominar

Los MOBA predominan por ser juegos sencillos de aprender, pero Hi-Rez Studios nos lo pone aún más fácil, no solo con los tutoriales de juego, que nos enseñarán los roles del juego, los controles y los niveles si no que al comienzo tenemos un sistema automático de subida de nivel y equipo que nos permitirá despreocuparnos inicialmente de cómo “buildear” a nuestro dios y nos centremos en aprender los controles y las básicas del juego. Este sistema además se puede adaptar una vez hayamos cogido experiencia para ver configuraciones de personaje, prepararlas e incluso usarlas automáticamente para seguir despreocupados de los niveles y el equipo.

Aunque los controles sean algo caóticos al principio y lleve algunas partidas adaptarse, cuando has jugado lo suficiente para volar por tu cuenta te das cuenta de que te has adaptado a ellos (además de que el HUD los tiene en pantalla constantemente) y te permite configurar los hechizos para lanzarlos al pulsar un solo botón, así como la sensibilidad de los controles para un mejor manejo del mando.

Al ser un MOBA en consola, un género donde la comunicación es esencial Smite nos incluye un sistema de comandos de voz por los que podremos transmitir información a nuestros aliados con una combinación de botones que reproduce un narrador de la partida. Este sistema en consola cojea un poco ya que las combinaciones son menos intuitivas de lo que son en PC y en ocasiones podemos liarnos con los comandos.

Una vez se ha aprendido y llegamos al nivel máximo podemos empezar a jugar partidas clasificatorias, donde escalamos a través de  un sistema de rangos muy bien construido aunque el emparejamiento con otros jugadores pueda jugarte una mala pasada en alguna partida.

¿No me aburriré de tanto mamporro sin sentido?

La respuesta es un rotundo no, además de la jugabilidad competitiva que nos ofrece Smite, Hi-Rez Studios nos aporta soluciones para que el juego no se vuelva monótono mediante eventos por festividades, como puede ser Navidad, San Valentín, Halloween o el Año Nuevo Chino o con eventos propios como la actual Invasión Vikinga o el anterior Inframundo. Estos eventos se componen de una serie de misiones que podemos completar para conseguir elementos visuales exclusivos como aspectos, marcos para las pantallas de carga, aspectos para los guardianes de visión, etc… Son eventos que pueden incluir reglas únicas o que nos abren un árbol de misiones que deberemos completar para desbloquear un gran premio al final del evento.

Además, si nos quedamos sin dioses que conseguir tenemos una amplia selección de complementos visuales, sonoros y estéticos para amenizar las partidas o hacerlas más divertidas, como es el caso de los paquetes de voces.

Smite nos ofrece una estética más que divina

Todos los juegos Free To Play nos ofrecen la posibilidad de cambiar la parte visual de los personajes o del juego en sí mediante micropagos. En Smite esto no es diferente aunque el contenido es superior al de otros MOBA, no solo tenemos aspectos para nuestros dioses si no que también podremos comprar aspectos para los guardianes de visión, nuevas voces para los narradores de las partidas, los paquetes de voces para nuestro dios favorito, etc… Esto añade mucha vida al juego ya que a través de los aspectos y los paquetes de voz han introducido muchísimos chistes y bromas que en más de un ocasión nos hará soltar una carcajada.

Al hablar de micropagos no se puede evitar mencionar que Smite tiene un servicio que se conoce como Pack de Dioses Definitivo por el cual podremos adquirir todos los dioses del juego, ¡más todos los que están por venir!, esto te da la libertad de escoger entre todos los dioses disponibles para cada partida, lo que garantiza que por un módico precio tendrás horas y horas de entretenimiento probando los dioses y logrando su maestría.

king-ar-tyr

Un sinfín de batallas te esperan

Smite es un juego que se ha desmarcado del género y ha avanzado un paso más en el mundo del MOBA, con revisiones casi quincenales de sus dioses y el balance para el competitivo, el juego parece refrescarse con cada actualización. Muy divertido, aunque a veces muy frustrante, te ofrece una gama de jugabilidad que te aportará muy buenos momentos y mucha diversión.


Positivo

  • Apartado gráfico muy cuidado
  • Multitud de modos de juego
  • Posibilidad de conseguir todos los dioses de forma económica
  • Eventos variados con recompensas
  • Facilidad de aprendizaje

Negativo

  • Controles difíciles de aprender
  • Confusión en la ejecución de comandos de voz
  • Matchmaking desequilibrado
7.5

Bueno

Política de puntuación