Análisis en vídeo de la pieza de Pop Culture Shock sobre Morrigan de Darkstalkers

La cara más reconocible de la saga tiene forma de mujer

Análisis en vídeo de la pieza de Pop Culture Shock sobre Morrigan de Darkstalkers
 

Hace escasos días surgía el rumor del posible regreso de la saga de lucha Darkstalkers. Una de las franquicias de Capcom que ha sido relegado al ostracismo desde hace años. Sin embargo son muchos los que esperan el regreso de la saga, más allá de los siempre agradables cameos de algunos de sus personajes en otras sagas de renombre, como Marvel VS Capcom. El carisma de varios de los personajes protagonistas de la saga de lucha en 2D de la compañía japonesa es tal, que pese a que la propiedad intelectual a la que pertenecen no consiga despegar ni funcionar desde hace años en el sector de los videojuegos, no parece ser motivo suficiente para no seguir disfrutando de personajes como Morrigan Aensland.

El espectacular diseño de Morrigan se ha mantenido casi invariable en todo el tiempo desde que el personaje fuera creado. Su larga melena celeste, su pronunciado escote y sus características mayas moradas han formado parte de su aspecto durante todos estos años. Uno de los personajes más sugerentes del sector, cuya sensualidad se ha mantenido también inexorable al paso del tiempo como uno de los rasgos más identificativo cuando la mayoría de los personajes femeninos huyen ahora de esa sexualización excesiva tan presente en la década de los 90.

Pop Culture Shock retrató a la principal protagonista de Darkstalkers en una preciosa pieza en dos versiones diferentes. En el año 2008 se ponía a la venta una pieza que auguraba un éxito remarcable a una línea centrada en esta saga por parte de uno de los estudios más prometedores en piezas a esta escala. Pese al sorprendente resultado, la línea de Darkstalkers resultó ser un fracaso, y tan sólo se pudieron a la venta 3 personajes de la por aquel entonces popular saga de peleas. En aquella época, el sector del coleccionista de este tipo de piezas comenzaba a emerger, y la mayoría mostraba interés en piezas sobre personajes de Marvel y DC Comics. Poco curiosidad mostraba el gran público por personajes de videojuegos, algo que parece haberse mantenido en el tiempo, pero que se ha paliado en gran medida por el gran crecimiento del interés general que ha supuesto en coleccionistas de todo el mundo alrededor de este tipo de piezas. Si en 2008 esta pieza no llamaba excesivamente la atención, 10 años más tarde, conseguir una pieza de Morrigan en cualquiera de las dos versiones disponibles es una misión casi imposible. Su valor en el mercado ha duplicado su coste de lanzamiento, y el escaso número de copias dificulta la posibilidad de hacerse con una de ellas en el mercado de segunda mano a un precio competente.

Pese a que la popularidad del personaje ha facilitado que otros estudios hayan realizado piezas alternativas del personaje, algunas de ellas con un resultado impresionante en piezas de 1/4 como la realizada por HMO Collectibles, la pieza de Morrigan realizada por aquel entonces el novel estudio Pop Culture Shock se ha convertido en una pieza muy cotizada en el mercado.

Con una altura de 42 centímetros, las imponentes alas de la vampiresa son las únicas piezas que se pueden extraer de la pieza. A diferencia de hoy en día, el estudio optó  por incluir la pieza unida a la base. Una peana sumamente sencilla como las habituales en la línea más deseada de Street Fighter y que como bien sabréis también pertenecen al mismo estudio que hace una década dio forma a esta preciosa Morrigan cuya palpable estilo clásico le otorga un interés aún mayor.


Contenido relacionado