La segunda temporada de American Gods se vuelve a quedar sin showrunner

Starz decide prescindir de los servicios de Jesse Alexander cuando la producción acumula ya su sexta semana de retraso

La segunda temporada de American Gods se vuelve a quedar sin showrunner
 

Después de meses peleando para sacar adelante la producción, negociando con las distintas partes, Starz vuelve a la casilla de salida. La llegada de Jesse Alexander a la silla de dirección el pasado febrero tras las salidas consecutivas de Michael Green y Bryan Fuller parecía que arrancaba al fin el desarrollo de la segunda temporada de “American Gods”, sin embargo algo ha sucedido en el momento menos indicado. Y es que según revela THR, el showrunner ha sido destituido de su posición.

Las fuentes internas de la compañía aseguran que los directivos y responsables de la serie solicitaron a Alexander que dejara de trabajar en la producción el mes pasado. A nivel interno nunca se llega a utilizar la palabra “despedido”, aunque a efectos prácticos su situación viene a ser la misma. El showrunner ya no está involucrado de ninguna manera en la serie, ni siquiera en el apartado de edición, donde la propia Starz habría intervenido para evitar cualquier tipo de relación con el director.

Esta extraña decisión, que en palabras de un insider es la de “despedido pero no despedido” se habría tomado para evitar la mala imagen de tener que deshacerse de un tercer director de manera consecutiva. Fremantle, la compañía encargada de la producción ha optado por la salida menos perjudicial para la franquicia, de cara a intentar tapar la punta del iceberg. Y es que el medio asegura que la producción ya acumula 6 semanas de retraso desde el supuesto inicio de rodaje, y que el reparto ni si quiera ha recibido copias del guion porque “no hay guion”. Algunos aseguran que actualmente se está trabajando sobre la séptima versión del mismo borrador.

Parte de esta complicada situación vendría causada por las diferencias y los roces crecientes entre Starz y Fremantle, y el propio Neil Gaiman. Cada uno estaría intentando anteponer sus intereses sobre la serie para ejercer el mayor control posible. Los actores habrían estado reescribiendo ellos mismos partes del guion, y Fremantle, el estudio que pone el capital, estaría doblando el presupuesto inicial solo para poder terminar de cualquier forma con la producción. “American Gods” se encuentra sumida en una auténtica pesadilla que no tiene visos de acabar pronto.


Contenido relacionado