El estudio de Mary y la flor de la bruja ya trabaja en una nueva película

El productor de Studio Ponoc confirma la preproducción de un nuevo film

El estudio de Mary y la flor de la bruja ya trabaja en una nueva película
 

El exceso de expectativas nunca es algo positivo para un estudio que intenta abrirse paso en el complicado mundo de la animación, pero lo cierto es que en el caso de Honebayashi ha sido un empujón crucial.  Hace ya varias semanas que “Mary y la flor de la bruja” se estrenó en nuestro país, y la respuesta del público fue muy positiva. Quizás parte del motivo de ello fue lo poco que han calado en España algunas de las consignas que se han venido lanzando desde el nacimiento de Studio Ponoc. Conseguir convertirse en el nuevo Studio Ghibli no es sencillo, y por eso ya han comenzado a trabajar en su siguiente obra.

Este pasado sábado se celebró en Hollywood el Animation Is Film Festival, y allí el productor Yoshiaki Nishimura aprovechó la premier de la antología “Modest Heroes: Ponoc Short Films Theatre, Volume 1” para revelar que el estudio ha iniciado la preproducción de una nueva película. Por el momento no se conoce ningún detalle de ella, pero ante las preguntas de los asistentes aseguró que no es la secuela de “Mary y la flor de la bruja”, y zanjó la cuestión con una metáfora referente a los 7 años que tarda una flor en crecer.

Teniendo en cuenta que gran parte del equipo del estudio viene de trabajar en Studio Ghibli, no cabe duda de que el nuevo film intentará seguir los pasos de este gigante, algo de lo que ya se ha hablado largo y tendido en la comunidad y la prensa, pero con lo que Nishimura no está del todo de acuerdo. Siguiendo sus propios sentimientos personales el productor prefirió referirse a la compañía no como “post-Miyazaki”, sino como “post-Da Vinci” o “post-Michelangelo”, en referencia un legado artístico más asentado en las corrientes clásicas.

Para Nishimura no tiene sentido convertirse en el próximo Studio Ghibli, y de hecho aclaró que Ponoc no nació con esa mentalidad. “Los creadores del equipo son conscientes de sí mismos y de lo que aprendieron de Hayao Miyazaki“, explicaba. “Nos enseñó que si uno crea un trabajo para los niños con plena sinceridad, entonces los adultos también lo amarán“. Habrá que esperar todavía un par de años para ver si esta filosofía se traslada a la animación, pero por lo pronto tienen el camino allanado para seguir intentando labrar su propio camino.


Contenido relacionado