Se especula que un Diablo similar a Dark Souls fue cancelado por Blizzard

Así lo ha reportado el reconocido medio Kotaku

Se especula que un Diablo similar a Dark Souls fue cancelado por Blizzard
 

Recientemente, Blizzard anunció Diablo Immortal, un título para móviles y la próxima entrega de la famosa saga. Sin embargo, teniendo en consideración que se esperaba un Diablo IV, la comunidad reflejó su descontento rápidamente, y demostró su no aceptación de la revelación. Sobre este menester, el reconocido portal Kotaku publicó una entrada en la que reportan múltiples aspectos sobre la franquicia en estos últimos cinco años, los cuales señalan elementos ciertamente interesantes.

Primeramente, el artículo destaca que, para su redacción, el medio habló con 11 miembros, actuales y pasados, de Blizzard, comentando así lo siguiente: «Me contaron sobre una segunda expansión cancelada para Diablo III y sobre Diablo IV, el cual está efectivamente en desarrollo pero fue rehecho en 2016. Hablaron de la popularidad de la saga en China, la cual es una de las principales razones de que Immortal exista, y también de cómo el espectro de Titan -un juego cancelado- es influyente sobre muchas de las decisiones de Blizzard«.

Blizzard niega haber cancelado el anuncio de Diablo 4 en BlizzCon 2018

Luego, prosigue: «En 2013 o, quizá, temprano en 2014, no mucho después de la publicación de Reaper of Souls, Blizzard hizo un anuncio interno que sorprendió al equipo de desarrollo: la segunda expansión de Diablo III fue cancelada. Team 3, el departamento de Blizzard responsable de Diablo, no había hecho mucho trabajo en esta segunda expansión -estaban mayormente enfocados en Reaper- pero estaba planificada como su próximo proyecto. Y ahora no iba a suceder«.

Por otra parte, luego de la cancelación de dicho DLC, Team 3 sufrió una división. Aquellos que quedaron, empezaron a hablar de cómo se vería Diablo IV. Josh Mosqueira, quien fungiría como director de la franquicia en Reaper of Souls, sería el líder del desarrollo de un nuevo proyecto cuyo nombre en código era Hades, una obra que iba en dirección completamente diferente: un diseño similar al de Dark Souls.

El productor de Diablo 2 cree que Blizzard no está entendiendo a los jugadores

«Mosqueira y el equipo diseñaron Hades como una aproximación de Diablo hacia Dark Souls, según tres personas familiares con el proyecto. Sería un dungeon crawler gótico y desafiante. En lugar de mantener el ángulo de cámara isométrico de los primeros tres títulos de Diablo, usaría una perspectiva en tercera persona sobre el hombro del avatar. Era una gran separación de los juegos previos, algunos en Blizzard pensaron que ni siquiera se terminaría llamando Diablo IV. De 2014 a 2016, fue el principal proyecto de Team 3, desarrollando junto a un buen número de actualizaciones y contenido ligero para Diablo III. Luego, como la segunda expansión de Diablo III, Hades fue cancelado«, determina Schreier.

Entre los motivos detrás de esta decisión, una de las fuentes del medio comenta que contaba con un desarrollo turbulento y que «no estaba tomando forma en lo absoluto«. A mediados de 2016, Mosqueira dejó la compañía y, sin saber si esto fue consecuencia de la cancelación de Hades o viceversa, el proyecto ya había sido enterrado, por lo que el equipo restante debió centrarse en la publicación del contenido Rise of the Necromancer para Diablo III, mientras que otros comenzaron a trabajar en un proyecto cuyo nombre clave era Fenris: una obra desconocida que, se supone, tiene un lanzamiento estimado para 2020.

Diablo Immortal es solo una parte del plan de Blizzard para móviles

En último lugar, la entrada sentencia: «Hay futuro para Diablo, uno que no está únicamente limitado para juegos móviles. Diablo III puede que haya sido un traspiés, pero Diablo IV sigue en desarrollo, a pesar de la cultura de secretismo que ha evitado que Blizzard mencione su nombre. No hay forma de saber qué pasará con el proyecto en el futuro pero, en este momento, existe. La gran pregunta es: ¿cómo se verá Blizzard en unos dos años? ¿En cinco? ¿Cómo manejará el impacto de las expectativas y la tensión en la que ha sido una de las compañías más amadas dentro de los videojuegos por casi tres décadas? Puede que no sepamos la respuesta hasta la BlizzCon de 2028«.