Crítica – Pequeñas Coincidencias es una apuesta segura pero poco arriesgada de Amazon Prime Video

Una comedia que te hará sonreír más que reír

Crítica – Pequeñas Coincidencias es una apuesta segura pero poco arriesgada de Amazon Prime Video
 

Hay dos tipos de comedia a rasgos generales: una que busca la carcajada (en la que entraría, por ejemplo, “Big Bang Theory” o, en España, “La Que Se Avecina“) y otra en la que se busca una sonrisa cómplice que despierta buenrrollismo pero que, salvo contadas ocasiones, no será recordada por una risa histríonica. Personalmente soy fan de este segundo grupo, a la que pertenecería series como “The Good Place” o incluso “Modern Family“. En España esta segunda comedia se ve representada por “Vergüenza” o “Mira lo que has hecho“, pero ahora llega un nuevo contendiente: “Pequeñas Coincidencias” es una efectiva serie que nos hará sacar una sonrisa continua pero que no inventa la rueda.

Amazon Prime Video debía conseguir producir una serie que enganchara al público de España en su primera producción nacional y a la vez que tuviera vocación internacional por lo que nos encontramos ante una trama muy parecida a películas como las que vemos en Hollywood del género (hombre conoce a mujer y se enamoran perdídamente) pero con un rasgo distintivo: la paternidad. Los dos protagonistas quieren encontrar por fin a esa pareja de sus sueños con las que poder tener un hijo pero la vida no les sonríe. Cada uno la vive a su manera hasta que los personajes interpretados por los solventes Javier Veiga y Marta Hazas se conocen.

Es de agradecer que en ningún momento la comedia nos resulte obscena, en unos tiempos en los que “La Que Se Avecina” o “AllÍ Abajo” son los dos productos más vistos en el género en nuestro país, pero es cierto que a menudo se queda a medio gas en cuanto a mantener la sonrisa y esto se debe a un guion tan real que podría ser el de cualquier pareja de hoy en día. No solo las tramas son cotidianas, sino que el propio humor utilizado denota que su creador, Javier Veiga, busca desde el comienzo que empaticemos con uno de los dos personajes, algo que no siempre funciona.

Otro punto a favor sería la duración del episodio: 50 minutos (recordamos que la primera temporada tiene ocho capítulos) que se pasan en un suspiro y que pese a que no paran de presentarse tramas y subtramas, no aparece la repetición por ningún lado. El ritmo es bueno y Veiga se alza como un gran director y actor en este terreno. Creemos, eso sí, que habría que haber sido más ambicioso en el plano técnico, más cuando es la primera serie española en verse fuera de nuestras fronteras en Amazon Prime Video (sin contar otras ficciones que no son originales de la plataforma).

`Con un excesivo intento de demostrar que la serie “quiere ser real”, los planos y la fotografía se antojan básicos teniendo series tan trabajadas en este aspecto como “Vergüenza”, “Mira lo que has hecho”, “Arde Madrid” o incluso “Allí Abajo”. La cámara parece ser que está siempre en su sitio pero no va más allá. Lo bueno es que esto se salva en parte gracias al elenco: todos están en un buen nivel, sobre todo Marta. Ella es un personaje que siempre se ha hecho querer en otras series: hablamos de Marta Hazas. Pero él logra traspasar la pantalla con su tranquilidad y saber estar: una actuación contenida y que no destaca (en el buen sentido de la expresión).

En conclusión, una comedia fácil de ver estas Navidades pero que no sabemos si es el producto idóneo de Amazon Prime Video como carta de presentación de su ficción original propia en España. Peca de sencilla a la vez que resulta efectiva.


Contenido relacionado