Análisis Legend of Kay Anniversary para Nintendo Switch

Nintendo Switch
 

Con más de diez años a sus espaldas, Legend of Kay Anniversary es la remasterización del título original lanzado en PlayStation 2 que, si bien no logró el éxito esperado si lo comparábamos con franquicias como Ratchet and Clank o Jak and Daxter, lo cierto es que gustó mucho por su toque personal. Hace algunos años se lanzó por primera vez la remasterización que hoy tenemos entre nosotros y, con el lanzamiento de Nintendo Switch, sus desarrolladores no podían dejar de pasar la oportunidad de colocar una nueva versión que siga ofreciendo al jugador horas de juego.

No hay novedades, por lo que estamos ante el mismo videojuego remasterizado lanzado años antes, pero sí podemos decir que es la primera vez que llega a una consola “portátil”, por lo que es una buena oportunidad para jugar a un título único vayas donde vayas. Adéntrate en el análisis de un plataformas histórico que, sin ser ni antes ni ahora sobresaliente, ofrece diversión a raudales casi para todos los públicos, con una dificultad medida sin resultar estresante, y un apartado gráfico que mantiene el encanto de los 128 bits.

Aspectos generales de la aventura

Somos Kay, un gato peculiar que da nombre a la aventura. Pero no es un gato normal, puesto que con nuestra espada iremos derrotando a decenas de enemigos con técnicas que solo los ninja conocen. Por lo tanto, somos un gato ninja muy habilidoso y, sobre todo, con variedad puesto que el sistema de combate, como mencionaremos a continuación, es bastante interesante y no ha envejecido tan mal como se pudiera pensar.

Atacamos con varios botones, con habilidades más débiles y fuertes que tienen la capacidad de romper la defensa de los enemigos que se protegen. También el salto o la defensa/esquivar serán elementos clave para cualquiera que se ponga delante de los enemigos; enemigos con una IA que, repetimos, sigue siendo actual y útil, y que a menudo se arremolinarán en torno a nosotros para ponernos las cosas difíciles.

Con estos elementos y otros plataformeros (que, sinceramente, están presentes pero no en todas las fases de la aventura, puesto que a veces saltaremos más y otras casi nada), tenemos un desarrollo a lo largo de más de 20 niveles que nos pueden dar entre 15 y 20 horas de juego, dependiendo de si nos centramos mucho en ir rápido para hacer lo esencial o vamos viendo las pocas misiones secundarias que hay, las pruebas extra o los retos que nos van poniendo los desarrolladores.

El desarrollo es bastante lineal pese a que podamos pensar lo contrario en las primeras fases: aunque hay varios caminos y podemos perdernos, siempre habrá que avanzar por aquel que no hayamos visitado con anterioridad para derrotar a los enemigos que falten o para activar algún tipo de interruptor. O quizás, para enfrentarnos a uno de esos jefes finales que aparecen de vez en cuando para ponernos las cosas más difíciles todavía. Es en estos momentos cuando descubrimos que el sistema de combate está bastante bien elaborado.

El error más habitual y que todos los jugadores podremos descubrir es que la cámara es nefasta: un control horrible, tosco y que nos venderá a los enemigos en más de una ocasión. No han sido pocas las veces que hemos perdido todas las barras de vitalidad a causa de este control imperfecto de la cámara que se hubiera arreglado con un trabajo mucho más profundo en esta remasterización.

Se ve igual que el resto de versiones de la remasterización

En la remasterización original se han retocado texturas, elementos de la iluminación, la tasa de frames es estable y hay elementos nuevos. Se ve todo a 1080p con la consola introducida en el dock, y a 720p en su modo portátil; además, es en este segundo modo donde se ve el gran trabajo realizado en la fluidez y en la definición lograda: no hay elementos borrosos que desentonen.

En cambio, como decimos, no se ha mejorado esta remasterización respecto a las versiones anteriores de PlayStation 4 o Wii U. Es la misma remasterización que hace dos años, contando con los mismos personajes (genialmente recreados y que sin duda, son lo que mejor se ve del videojuego) y con los mismos logros y defectos (el mapa se ve pequeño).

Se mantiene el genial doblaje del título y la banda sonora algo anodina con la que durante la partida nos machacará el cerebro. Una música repetitiva que muchas veces no cambia pese a que la acción si lo haga.

Un trabajo correcto pero que no deja de ser el mismo que hace dos años

Una aventura de acción muy correcta, con elementos de plataformas muy interesantes y que no ha envejecido mal con el paso de los años; en cambio, la cámara sigue igual de nefasta (o peor) que el título original y el resto de elementos gráficos no se han mejorado pese a tener esta remasterización varios años a sus espaldas. Una oportunidad perdida para seguir mejorando lo mejorable.


Positivo

  • Sigue siendo la aventura entrañable de PS2
  • Su duración, por encima de la media
  • El sistema de combate no ha envejecido mal
  • Los gráficos son muy buenos para ser una remasterización (pese al margen de mejora)

Negativo

  • La cámara sigue igual de nefasta
  • No se ha aprovechado el tiempo entre la remasterización y esta versión de la misma para añadir mejoras
7

Bueno

Política de puntuación

David Cruz García
Amante de los videojuegos y del cine. Quizás The Legend of Zelda y Final Fantasy ocupen un lugar más alto en mi corazón que otros videojuegos, pero amo a todos los que me divierten por igual. Cine de ciencia ficción como forma de vida