Análisis Sniper Elite III: Ultimate Edition

PlayStation 3 PlayStation 4 Xbox 360 Xbox One
 

    -La saga Sniper Elite ha conseguido hacerse un pequeño hueco en el mundo de los videojuegos con la capacidad de llegar a realizar una tercera parte. Ciertamente, estos juegos siempre se han caracterizado por dos cosas: ser juegos no muy notables y su famosa kill cam. En esta tercera entrega, parece que subieron el listón y ahora, un año después del lanzamiento de la tercera parte, Rebellion ha decidido sacar al mercado Sniper Elite III: Ultimate Edition. Como en Areajugones no teníamos análisis de la tercera entrega, haremos el análisis del juego a través de esta Ultimate Edition.

Antes de empezar debe quedar claro que esta edición es igual que el juego original, pero con los contenidos descargables incluidos, a saber: paquetes de armas, paquetes de trajes para el modo multijugador y tres misiones extras conocidas como Salvar a Churchill, que alargan la vida original del juego. No haremos una especial reseña de estos tres capítulos, aunque sí que los mencionaremos en ciertos puntos. Y ahora, que comience el análisis.

A TRAVÉS DE LA MIRILLA

Sniper Elite III es un juego intergeneracional, eso quiere decir que ha salido para ambas generaciones de consolas y, por lo tanto, no ha podido llegar a aprovechar toda la potencia de las máquinas next-gen, dado que también debía estar disponible en las consolas anteriores. Ahora bien, el trabajo realizado es bastante bueno.

Si se tiene en cuenta que ha salido para ambas generaciones, las versiones de Xbox One y Playstation 4 lucen bastante bien. Esto se nota sobre todo en los detalles. Es cierto que los escenarios están bastante bien hechos, con sus dunas de arena, sus edificios con el color de la tierra, etc. De hecho, parece que el escenario perfecto para un juego de francotiradores debería ser una ciudad, pero tras ver el buen trabajo que se ha hecho en Sniper Elite III, está claro que el desierto es un escenario fantástico.

Como decíamos, aunque los entornos, con sus edificios en ruinas, sus tiendas de campaña improvisadas y sus cuevas, están bastante bien hechos, la calidad de los gráficos se nota en los detalles. Por un lado, tenemos un protagonista muy bien diseñado. Sigue siendo Karl Fairburne, el protagonista de las anteriores entregas, pero ahora parece más duro, más viejo y su traje está lleno de detalles, como vendas en las manos, bolsitas de munición, etc. Los enemigos también están bastante bien hechos. Es cierto que todos son algo clónicos (sí, ya sabemos que los nazis debían ser todos altos, blancos, rubios y con los ojos azules), pero aunque todos se parecen muchísimo, sus diferentes trajes y armas le dan cierta variedad. Además, también se puede excusar el juego en el hecho de que los enemigos están hechos por fuera y también por dentro, como veremos en las múltiples muertes que haremos con el rifle.

Aquí es donde entra en juego una de esas grandes mejoras gráficas. Si damos muerte a un enemigo con nuestro rifle de francotirador, hay muchas posibilidades de que aparezca un pequeño vídeo en el que veremos cómo la bala sale a cámara lenta de nuestro cañón, con el humo y la explosión del disparo de fondo. Acto seguido podremos ver el recorrido de la bala a través del aire, con todo lujo de detalles, con el proyectil girando en el aire, cortando el viento (incluso se pueden ver pequeñas ondas de aire alrededor, haciendo fricción), para acabar impactando en nuestro enemigo, ralentizando aún más la cámara para que podamos ver con en primera fila como los huesos se rompen y los músculos son atravesados, para que la bala acabe felizmente encajada en algún órgano vital. Esto sucede en casi cada tiro certero que peguemos con nuestro rifle y ya pasaba en anteriores entregas, aunque ahora es mucho más espectacular.

Sniper Elite 3 (3)

También cabe destacar que ahora la kill cam también sirve con los vehículos. Si disparamos al motor de un vehículo, podremos ver una animación igual que la anteriormente descrita, pero en vez de ver el interior de un cuerpo, veremos el interior del motor y como la gasolina que contiene empieza a arder, haciendo que explote el vehículo, acabando con todo el que esté dentro o cerca del mismo.

Algo también reseñable son los efectos de luces, sombras y polvo. Hay pantallas que son de día y otras son nocturnas. El juego utiliza muy bien estos cambios, dado que por la noche hay menos nubes de polvo, pero podemos encontrarnos con focos que no harán más que buscarnos. También hay que reseñar el efecto que realizan las mirillas de los demás francotiradores cuando miran en nuestra dirección, un detalle muy logrado, de apenas medio segundo que hace que nos tiremos al suelo inmediatamente para buscar a nuestro némesis enseguida. Además, en cualquier pantalla podremos encontrar bidones de gasolina o cajones de munición que podemos volar y que tendrán un efecto lumínico y sonoro muy bien llevado.




El juego no es un portento gráfico, pero utiliza todo lo anteriormente descrito para crear una atmosfera creíble y que por lo menos a nosotros nos ha parecido realmente detallada. Además, el mimo que hay a la hora de representar las armas de la segunda guerra mundial (sobre todo los rifles de francotirador, que son todos diferentes) hace que el juego sea más que vistoso visualmente. Pero el juego tampoco está exento de fallitos, aunque son eso, fallitos que generalmente no empañan el conjunto del juego.

COMO PETARDEA ESE MOTOR ¿EH, FRANK?… ¿FRANK?

Generalmente, el apartado sonoro de los juegos se puede resumir en la actuación de las voces, si está doblado o no, en la banda sonora y en los efectos, tal vez remarcando alguno. Bien, en Sniper Elite III hay bastante más que contar debido a que los efectos sonoros son esenciales para la jugabilidad, ya que un disparo encubierto por un sonido nos puede dar mucha ventaja sobre el enemigo.

Primero lo básico, el juego está doblado al castellano en lo que al protagonista se refiere, y los enemigos hablan en alemán. En todo caso, nos ha parecido que hay una actuación más que aceptable por parte del actor de doblaje de Karl Fairburne, con una voz dura y potente, al tiempo que calmada, tal y como es el protagonista.

Respecto a la banda sonora, apenas hay un par de tonadas que podamos recordar y estas se pueden ver en los menús y poco más, debido a que en este juego el sonido ambiente es muchísimo más importante. Por lo tanto en este apartado no destaca, pero lo hace adrede, debido a que el juego quiere mantener nuestra atención en lo que tengamos alrededor.

Sniper Elite 3 (5)

El sonido ambiente es, sin duda alguna, de lo mejorcito que hemos tenido el placer de escuchar y esto es así porque hay bastante esmero en este apartado. A lo largo del juego, una de nuestras grandes ayudas serán los ruidos que escuchemos. Estos pueden ser muy variados, desde un camión que petardea cada medio minuto, hasta unos aviones que pasan por encima de cierta zona del escenario cada dos minutos. Además, también podemos crear nosotros los sonidos, pegándole una patada a un motor que esté en proceso de reparación en un taller, que hará que empiece a hacer ruidos que tapen nuestros disparos. También podemos utilizar la yesca y el pedernal para hacer una pequeña hoguerita al lado de una caja de municiones para que en veinte segundo estalle haciendo multitud de ruidos de disparos, encubriendo durante muy poco tiempo el sonido que pueda hacer nuestro cañón. Así hay cientos de combinaciones, ya que también se puede usar el pedernal con nuestros propios explosivos para conseguir un disparo en silencio durante un segundo (aunque el ruido de la explosión alertará a los enemigos) o incluso podemos tirar una piedra para que un nazi vaya a ver el ruido que ha escuchado, permitiéndonos acercarnos en silencio para acabar con él con una eliminación sigilosa.

Por supuesto, las armas también están muy bien reproducidas, pero quien se lleva la palma son los rifles de francotirador. Todos ellos tienen un sonido característico y único que nos permite deleitarnos con el que más nos guste.

HAY UN FANTASMA EN EL DESIERTO

En lo que llevamos de análisis ya se han comentado algunas de las jugadas básicas, como crear ruido para poder realizar un disparo merecedor de kill cam, pero para conseguir un tiro certero necesitamos un lugar adecuado. Es aquí donde empezamos a ver los claroscuros de la jugabilidad. Estamos, sobre todo, ante un juego de sigilo en el que si nos ven vamos a tener pocas probabilidades de sobrevivir. Si alguien pensaba que podía ir con una metralleta matando a todo lo que se mueve, que pruebe Call of Duty, este es un juego silencioso, calmado y en el que se necesita mucha paciencia. De hecho, antes de entrar en cualquier lugar, hay que sacar los prismáticos para empezar a marcar enemigos, que se nos presentarán como flechitas y siempre sabemos por dónde andan, como en Far Cry 3 y mejorando en mucho el sistema de Sniper Elite V2.




Los movimientos de Karl están bastante bien hechos. Las animaciones de eliminaciones por la espalda y de los diferentes tipos de movimiento (sprint, trote, caminar, andar en cuclillas y arrastrarse), están conseguidos y todos tienen incidencia en nuestro ritmo cardíaco, que nos servirá para poder apuntar con tranquilidad. De esta manera, correr o meternos en un tiroteo nos alterará, haciendo que utilizar el rifle sea mucho más difícil. Además, también podemos poner trampas y este sistema está mucho mejor hecho en la segunda parte. Las trampas son más sencillas de colocar y tienen más efecto en los enemigos. Incluso puede llegar a desmoralizarles, haciendo que empiecen a tener cierto miedo y se alteren a la mínima.

Un dato importante es que han mejorado mucho el sistema de alarma. En anteriores juegos, un disparo y todos los enemigos de la zona iban a por ti como locos. Esto hacía los juegos muy difíciles e incluso engorrosos. Ahora no, el asunto ha cambiado. Como se supone que estamos en zona de guerra, si los soldados escuchan un disparo, simplemente empiezan a prestar atención. Cambiarán un poco sus patrullas y es posible que empiecen a buscar para ver si todos sus compañeros siguen vivos. Con el segundo disparo, se empiezan a escuchar órdenes y comienzan a ponerse a cubierto, teniendo una idea más o menos clara de dónde ha salido el disparo. Con el tercer disparo, declárate muerto, irán a tu posición cubriéndose con bastante inteligencia y utilizando las armas de manera muy apropiada.

Sniper Elite 3 (4)

Este sistema también nos ayuda. Tras el primer disparo, nos aparece en el HUB una señal de atención y una cantidad de metros. Si conseguimos alejarnos esa cantidad de metros del lugar desde el que hemos disparado, todo volverá a la calma. Aquí es donde empiezan las estrategias y donde empiezas a sentirte como un francotirador. El juego se basa en disparar, recolocarte y volver a disparar. Pero claro, recolocarse tiene cierta complejidad ya que en los vastos escenarios hay muchos enemigos y el sigilo debe ser siempre nuestra máxima. Si conseguimos disparar, recolocarnos y volver a disparar sin que nos pillen, aparecerá un aviso en pantalla en el que pondrá FANTASMA. Esto nos dará más puntos de experiencia y podremos subir antes de rango militar.

Otra cosa a tener en cuenta es que, como buen juego de sigilo que es, podremos registrar a los enemigos y también podremos moverlos para esconderlos en algún lugar. Aunque esto hará que seamos más visibles. En la pantalla tendremos un medidor en forma de ojo que nos indica cuan visibles somos, un sistema muy clásico parecido al de los primeros Splinter Cell.

Se puede decir que el juego tiene una jugabilidad pulida, pero también consideramos que hay algunas cosas que son mejorables. Por ejemplo, las eliminaciones sigilosas solo se pueden hacer por atrás (salvo en la dificultad más fácil, que se pueden hacer por delante) y al no poder enfrentarnos directamente a los enemigos, siempre hay que buscar la espalda de una IA que casi nunca te la da. También está el hecho de que no existe un botón para cubrirse. Si este juego hubiese tenido un sistema de coberturas al estilo de Deus Ex, habría ganado mucho en sigilo y en vistosidad. Al no tenerlo, muchas veces nos encontramos en el resquicio de una pared, pensando que nonos pueden ver y resulta que sí que pueden hacerlo, con suerte tomarán nota para la próxima entrega.

Es un juego en el que este redactor, tras introducirse sigilosamente en una ciudad en ruinas en pleno desierto, y tras eliminar un par de defensas antiaéreas, llegó al centro de la aldea y pudo marcar a diferentes soldados de una plaza. Acto seguido, descubrí un francotirador que se movía en una tejado, a unos 30 metros de mi posición. Tardé unos diez minutos en llegar a un sitio apropiado desde el que dispararle, debiendo eliminar un par de enemigos y dando un rodeo interesante por las callejuelas. Entonces, cuando por fin estaba tumbado sobre un andamio de madera, a pleno sol, a 57 metros en la espalda del francotirador, podría haber disparado en seguida, pero decidí esperar casi cinco minutos para que pasaran un par de aviones que me dieran la cobertura sonora perfecta. El disparo fue directo, limpio y al cogote. Un minuto después, yo estaba ocupando el lugar del francotirador, había conseguido munición, una mejora para mi rifle y un lugar desde el que disparar a todos y cada uno de los soldados de la plaza de antes. Esperando a que pasaran los aviones, acabar con todos me llevó veinte minutos, pero nadie escuchó ni un solo disparo. Me había convertido en el Fantasma del Desierto.




LA GUERRA NO DURA ETERNAMENTE

En el juego nos enfrentaremos a 8 misiones que pertenecen a la campaña principal. Exceptuando la primera, que sirve como tutorial y es tirando a corta, todas las misiones tienen una duración de entre 20 minutos y una hora. Esta variación de tiempo se debe a cómo juguemos y a lo que nos entretengamos.

Durante las misiones tendremos un objetivo principal, pero también nos saltarán misiones secundarias que pueden alargar nuestro periplo por las diferentes ubicaciones. Estos lugares son generalmente bastante grandes y no son lineales. Para explicarlo, diremos que nos dan un pequeño terreno en plan sandbox donde podremos realizar la misión principal, las secundarias y conseguir los coleccionables cuándo y cómo queramos. Además, casi todos los escenarios tienen caminos secretos y alternativos que nos permiten afrontar las misiones de una manera u otra.

Además de las misiones, también hay una serie de coleccionables. Estos se encuentran repartidos por los diferentes niveles y pueden ser carteles promocionales de la guerra, cartas de soldados nazis (de hecho, entre todas las cartas, hay una historia de un soldado joven que solo desea volver a Alemania, en estas cartas se habla del rumor del Fantasma del Desierto). Además, también hay enemigos que tienen piezas para nuestras armas, que pueden mejorarse. Estos enemigos no se marcan de ninguna manera especial salvo cuando los marcas con los prismáticos, ya que Karl dice en voz alta “Ese tiene algo que me interesa”. El problema es acordarse de quién es el que tiene la pieza, porque hay bastantes enemigos y cada uno merece una preparación adecuada. También existen nidos de francotirador para descubrir y los disparos certeros, que son disparos concretos en los que tendremos que encontrar a un enemigo que, generalmente, esta lejísimos, para poder dispararle, con algún tiro que llega a los 200 metros.

Además de todo esto, tenemos un modo supervivencia especialmente complicado en el que se nos suelta en un escenario lleno de escondites y cada x segundos sale una oleada de enemigos. Este modo es muy complicado, pero sirve para entrenarse en las peores situaciones.

También contamos con un modo multijugador que tiene los modos clásicos de juego (por equipos, todos contra todos, etc.), pero que también cuenta con un modo especial en el cual ambos equipos están separados por una falla o un río o algo similar y solo se pueden utilizar los rifles de francotirador. Este modo está bastante curioso, pero es muy difícil encontrar a alguien para jugar en línea, con lo que el modo multijugador se queda en meramente anecdótico.

Sniper Elite 3

Por último, las tres misiones extras en las que debemos salvar a Winston Churchill son muy entretenidas y están al nivel del resto del juego. La primera misión es un escenario repetido de la campaña original, pero es de noche y han bombardeado el escenario, con lo que las cosas cambian. El segundo escenario es muy grande y ofrece un nivel bastante curioso ya que el escenario se divide en dos por un puente natural de piedra desde el que nos puede ver todo hijo de vecino. Este segundo escenario es más de interiores (ya que gran parte de la pantalla ocurre en una base excavada en una montaña), pero está muy bien ya que es un ligero cambio de aires respecto al resto del juego. La última pantalla es algo más pequeña, pero es bastante más difícil (o eso nos ha parecido), la oportunidad final para salvar al primer ministro inglés no podía ser moco de pavo. En general, estas misiones son buenas, divertidas y aumentan aún más la duración del título. No sabríamos decir si son imprescindibles, pero sí que añaden un valor añadido al juego.

CONCLUSIONES

En pocas palabras, si os gusta el sigilo, los disparos largos y vuestra batallas favoritas de Metal Gear son las que se hacen contra los francotiradores (¿Quién no recuerda con cariño a The End?), entonces este es vuestro juego. Ahora bien, si ya lo tenéis, no merece mucho la pena pagar de nuevo por unos pocos skins de armas (que cambian un poco las estadísticas de las armas), unos skins para el multijugador (que está casi desierto) y unas misiones que, si esperáis un poco, seguro que rebajan en las plataformas de descarga.

Si no lo tenéis y queréis tenerlo, no lo dudéis, la Ultimate Edition es la mejor opción para vuestros bolsillos y vuestra diversión. Un juego de sigilo complejo y satisfactorio que hará las delicias de todos aquellos que quieran esperar a que un motor de un petardazo para dispararle a alguien a la cara a cien metros de distancia.





Positivo

  • La kill cam es una delicia visual
  • Es un juego de sigilo con muchas posibilidades
  • El ruido ambiente es genial
  • Viene con todos los DLCs

Negativo

  • No es para todos los jugadores, debes ser amante del sigilo
  • El modo de dificultad más alto es demasiado dficil
  • La IA a veces peca de simple
  • Si ya tienes el juego, no te merece la pena
8

Muy bueno

Política de puntuación

Gonzalo Gómez
Joven graduado en Derecho que adora los videojuegos, el cine y la música.