El Universo 7 se une contra la terrible oscuridad en Dragon Ball Super

Dragon Ball Super

Arco - Torneo del Poder

El Universo 7 se une contra la terrible oscuridad en Dragon Ball Super

El guerrero más peligroso del torneo pone a Goku y compañía contra las cuerdas

El Universo 7 se une contra la terrible oscuridad en Dragon Ball Super
 
 

Después de varios meses de competición, Goku y compañía están a un solo paso del enfrentamiento definitivo. Sin embargo antes tendrán que hacerse cargo de un rival que en apariencias parecía débil, pero que tras una transformación al estilo mecha, se convertía en un verdadero problema. El Universo 3 está contra las cuerdas,  por eso ahora desplegará su última carta para sobrevivir y destruirlo todo. A esto el Universo 7 se unirá al completo desde que comenzó el Torneo de Poder en “Dragon Ball Super” e intentará poner fin a un verdadero monstruo para dejar vía libre a Goku y Vegeta ante las Tropas del Orgullo ¿lo conseguirán?

Lo que parecía el fin de Koichirator se convierte en un arma de doble filo cuando Paparoni, que observaba cómo sus guerreros eran derrotados, comienza a brillar con su bastón y se fusiona con las máquinas. Del resultado de esa unión nace Anilaza, el guerrero más grande y devastador que se ha podido ver hasta ahora en la competición, que pone en guardia al resto de participantes rápidamente. Tanto su tamaño como sus gritos amenazan con destruir todo el campo de batalla, y Vegeta no pierde la oportunidad de probar su fuerza con un Ataque Big Bang, que resulta del todo inútil.

Gracias a su poder el monstruo es capaz de hacer frente a todo el Universo 7 al mismo tiempo, y así comienza lanzando una lluvia de proyectiles que fuerza a Goku y compañía a esquivar y replegarse. Los ataques constantes de Aniraza empiezan a destruir por completo la plataforma dejando solo ruina a su paso, y obligando al resto de guerreros a tener que pensar en una nueva estrategia. A excepción de Freezer, que se mantiene al margen, el resto deciden unir fuerzas para intentar acabar con la amenaza. Goku pasa a Super Saiyajin God, Vegeta a Super Saiyajin y Gohan a su Estado Definitivo. Entonces se combinan con Número 17 y 18 y prueban una estrategia de equipo bastante espectacular.

Colocándose cada uno en un costado de Anilaza, se lanzan a luchar por derribarlo en distintos puntos de su enorme cuerpo. Sin embargo, a pesar de la velocidad de los guerreros transformados, este es capaz de defenderse percibiendo sus presencias gracias a la gema que contiene en su cabeza. En ese instante se dan cuenta de que en realidad no es capaz de percibir sus Ki de manera tan precisa, sino que mediante ondas ultrasónicas es capaz de geolocolizarlos cual murciélago.

“Dragon Ball Super” ya había presentado algún que otro enemigo de gran tamaño en el pasado, pero estos siempre sacrificaban su velocidad por fuerza. En esta caso Anilaza no solo es grande sino que además posee una gran velocidad y técnicas muy peligrosas. Y es que al método de rastreo le sigue lo que posiblemente es su ataque más peligroso. Gracias a sus gemas de la cabeza es capaz de romper la realidad abriendo portales que utiliza para intoducir sus puños y golpear a distancia. Esto coge al Universo 7 desprevenido, y los empuja hacia lo que parece una eliminación sin paliativos.

Al tiempo que intentan defenderse, uno de los ataques golpea a Goku por la espalda y lo lanza por los aires hasta que sobrepasa los límites de la plataforma de combate. En ese instante, cuando ya todo parecía perdido, Freezer aparece a su espalda y de una fuerte patada le devuelve a la competición. El Emperador del Mal es consciente de que si eliminan a Goku este no podrá revivirlo tal y como le prometió cuando comenzó el torneo, y por eso decide dejar todos sus prejuicios atrás para unir fuerzas con el Universo 7. Sí, Frezer combate codo con codo con Goku y los demás por primera vez en toda la historia de la saga.




A partir de ese momento Anilaza parece cambiar de estrategia ante la poca efectividad de lo que estaba haciendo, y sus puñetazos se convierten en agarres. Deja de intentar golpearlos para atraparlos por alguna razón desconocida que no tarda en descubrir Número 18. En un despiste del Androide, el monstruo logra capturarla con sus manos y de repente se la lanza a la boca para comérsela. Sin embargo pocos segundos antes del desastre Goku aparece de nuevo poniendo en práctica el trabajo en equipo y la rescata, por poco tiempo.

El enfado y la rabia del monstruo del Universo 3 no para de crecer según pasan los segundos, y sin detenerse ni un momento comienza a atacar a distancia de nuevo con una lluvia de proyectiles. Esta vez no todos tienen tanta suerte como en la última ocasión, y Número 17  recibe un gran golpe que lo expulsa de la plataforma. Tanto por su posición como por su distancia de la salvación parece que ahora sí será él el nuevo eliminado del torneo. No obstante, Número 18 realiza la acción heroica del día y se sacrifica por su compañero al tiempo que lo empuja de nuevo dentro de la pista. El Androide se convierte así en la nueva perdida del equipo después de la derrota por sorpresa de Piccolo hace varias semanas.

El combate entra en su recta final, y viendo que es incapaz de lograr lo que se propone, Aniraza evoluciona como si fuera un Digimon y despliega unas alas brillantes con las que sobrevuela todo el escenario. Su táctica pasa ahora por no intentar acabar con la avispa, sino con todo el avispero, destruyendo toda la plataforma de combate mientras él sobrevive en el aire. Hay que recordar que sólo pueden volar los guerreros que tengan métodos naturales para hacerlo, lo que en el caso del Universo 7 lo pone en serio peligro.

Ante el cataclismo inminente, Goku, Vegeta, Gohan, Freezer y Número 17 unen sus fuerzas para cada uno con su técnica correspondiente, ejecutar un gran ataque a distancia que contrarreste la gran bola de energía que se les viene encima. En una de las escenas más espectaculares de “Dragon Ball Super”, con la nueva música de fondo, los dos ataques colisionan en una gran explosión dando inicio a un pulso por el todo. Sin embargo la fuerza de Anilaza sigue siendo un problema y el monstruo empieza a ganar el enfrentamiento poco a poco.




 

En ese instante Número 17 detiene su ataque, se lanza la onda protectora sobre su cuerpo, y se lanza directamente contra la gran bola de energía para detenerla con sus propias manos. Gracias a su técnica de protección es capaz de atravesarlo todo, y con un golpe magistral rompe la gema que tiene Anilaza en la cabeza, destruyendo su reactor de energía y deteniendo así su técnica. Tras eso Goku y el resto terminan lo que habían empezado y golpean de lleno al rival generando una bola de fuego inmensa que pone fin al combate y a la participación del Universo 3 en el Torneo de Poder.

La semana que viene el Universo 7 por fin podrá hacer frente a lo que queda del Universo 11 en un enfrentamiento que se presume espectacular, y que por fin dará a Vegeta los minutos que merece en “Dragon Ball Super”. ¿Conseguirá ser rival para el poderoso Jiren? Habrá que esperar a la primera semana del año para conocer el inicio del final de una competición que cumplirá para entonces casi cuatro meses.

CURIOSIDAD

La aparición de los mechas en la competición fue toda una sorpresa teniendo en cuenta que no parecían seres vivos sino propiamente dicho máquinas. No obstante antes de que Daishinkan dé la orden de que elimine al Universo 3, Mosco, el Dios de este equipo se despide de su Ángel Supremo abriendo una compuerta en su propio cuerpo y mostrando su verdadero aspecto. ¿Si él es así, significa eso que el resto de guerreros también eran como él?





Contenido relacionado