Crítica: Vis a Vis termina su tercera temporada de forma espectacular

Vis a Vis

Crítica: Vis a Vis termina su tercera temporada de forma espectacular

La cuarta temporada llega en 2019

Crítica: Vis a Vis termina su tercera temporada de forma espectacular
 

Todos estamos de acuerdo en que “Vis a Vis” ha terminado su tercera temporada de forma espectacular, con un último episodio con grandes giros de guion y un final de infarto (aunque se puede intuir que habrá un final “feliz” cuando lleguen los nuevos episodios en 2019). Pero ha existido un problema durante el transcurso de la temporada que analizaremos en los próximos párrafos: ¿ha ido todo demasiado rápido propiciando tramas “increíbles” (en el mal sentido de la palabra)? ¿Los dos últimos episodios no habrían requerido un tratamiento más reposado y amplio?

También hay otro problema para algunos espectadores: no solo el “adiós” (o el hasta luego) de Macarena, sino el de Antonia o Anabel. Tres personajes con una personalidad muy marcada que, pese a que Zulema, Altagracia o Saray han logrado destacar, han provocado que el interés por el elenco sea muy diferente al de otras temporadas. ¿Qué ha ocurrido con Rizos y por qué esta temporada ha sido una especie de muñeco? ¿Por qué el grupo de la mafia china no ha sido construido de una forma más creíble?

Un culpable de estos problemas ha sido la duración de los episodios: hay que acostumbrarse a que “Vis a Vis” ahora tendrá capítulos de 40-50 minutos, por lo que las tramas van más rápido y, por lo tanto, hay menos tiempo de caracterizar psicológicamente a los personajes. Es más, la duración ha provocado un aumento en el ritmo a la ficción, ya que en sus anteriores temporadas “Vis a Vis”, pese a tener finales de infarto, tenía unos desarrollos algo más lentos y pausados. Pero es por ello por lo que la serie se ha tenido que centrar en unos pocos personajes, como Zulema, Altagracia o Saray, las grandes estrellas de la ficción.

Este trío de personajes ha logrado salvar las ausencias antes mencionadas con sus planes de fuga. En concreto, Altagracia ha pasado de ser una funcionaria de prisiones dura pero firme, a una prófuga de la justicia por ayudar a Zulema y Saray con su plan a cambio de dinero. La corrupción en las cárceles españolas (ficción, está claro). La amistad entre Zulema y Saray también ha sido uno de los elementos centrales esta temporada: mientras que la segunda ha aconsejado a Zulema en más de una ocasión sobre lo que está bien y lo que está mal (como jugar con el hijo de la “nueva”), la primera ha hecho todo lo posible por huir, aunque haya que traicionar a su amiga.

Los secundarios también ha perdido en interés esta temporada: “Vis a Vis” nunca ha sido una serie coral aunque lo haya intentado. Macarena y la trama de cada temporada estaban en el centro de cada episodio, pero con la tercera temporada la serie ha perdido el interés en personajes como Sole, Tere, Antonia, Encarna o Castillo (este queda en un segundo plano para aparecer solo en las investigaciones policiales; podría haberse profundizado en su trama más personal).

¿Todos estos errores que hemos expuesto convierten a “Vis a Vis” en una serie que ha bajado en calidad? No. Simplemente se ha decidido priorizar a aquellos personajes más interesantes para los espectadores de FOX España, una cadena de pago con un público más adulto y más acostumbrado a ver series de acción. Quizás por ello “Vis a Vis” ha logrado tener más acción que nunca y menos descanso de lo que estábamos acostumbrado. Todo ha quedado bien condensado y este giro hacia lo oscuro del argumento era necesario. El precio a pagar ha sido el adiós definitivo a un reparto coral, pero con ello hemos visto una evolución en personajes como Zulema o Saray.

Habrá que ver qué nos espera la cuarta temporada, con fecha prevista para 2019, y cómo continuará tras el final abierto del pasado lunes. La factura técnica ha estado a un nivel tan alto como siempre (aunque el montaje, hay que decir, no ha sido lo innovador que resultó en Antena 3). Las actuaciones, además, han dado un paso adelante hacia una naturalidad aplastante y la banda sonora sigue siendo fantástica. La Marea Amarilla tiene otro año más, como mínimo, para seguir disfrutando de “Vis a Vis”, aunque viendo el éxito cosechado, la quinta temporada parece prácticamente confirmada.


Contenido relacionado