Microsoft, Sony y Nintendo: tres conferencias en el E3 para olvidar

Solo Microsoft consiguió entretener

The Last of Us Part II
 

El E3 de este año, desde un prisma personal, ha sido un fracaso: ninguna compañía ha logrado destacar (quizás, se salva, Ubisoft) sobre el resto. Ni siquiera Microsoft, Sony o Nintendo, las tres grandes con sus plataformas propias por las que deberían apostar más. Es cierto que la primera logró tener una conferencia divertida, algo que no pueden decir ni Sony ni Nintendo puesto que han sido prolongación de lo que ya se conocía, pero cada vez más parece que la feria de Los Ángeles es menos importante para las grandes empresas de la industria del videojuego.

En cuanto a Microsoft, ya hemos destacado que no podemos negar que la diversión fue lo primordial para la compañía: numerosos anuncios de third parties que también saldrían en otras plataformas; un ritmo rápido que no daba tiempo a respirar y un gran acierto, la apuesta por el Game Pass. En cambio, aunque se produjeron anuncios de videojuegos propios, estos tampoco sorprendieron como sí lo logró Scalebound hace años (antes de ser cancelado). Aunque un nuevo Halo, Gears o Forza siempre es una gran noticia, el retraso de Crackdown 3 junto a la falta de nuevas IPs sorprendió.

Sí es cierto que la compañía aprovechó para afianzar su compromiso de futuro con la compra de nuevos estudios, pero hasta que se lancen esos videojuegos, ¿cuánto tiempo pasará? ¿Ha tirado la toalla ya Microsoft con Xbox One y dejará todos esos esfuerzos para su sucesora, que según se rumorea, podría llegar en 2019? Preguntas sin respuestas en una conferencia que gustó más a los poseedores de PlayStation 4 o PC que a los que esperaban nuevos exclusivos para Xbox One.

ghost of tsushima

¿Qué decir de Sony? Si bien Control, uno de los anuncios inéditos de la conferencia, llamó la atención por ser el regreso de Remedy (creadores de Quantum Break, con el que comparte ambientación y casi jugabilidad), el resto de anuncios potentes fueron prolongaciones de videojuegos ya anunciados: que si un nuevo gameplay de Spider-Man, que si unas pinceladas de jugabilidad a proyectos como Ghost of Tsushima, Death Stranding o The Last of Us II… Es cierto que estos tres videojuegos acapararon la atención de muchos jugadores, en parte por su imponente apartado gráfico, en parte por lo que prometen. ¿Pero dónde están otros proyectos?

Echamos en falta nuevos anuncios: eran videojuegos que ya se conocían, y si bien no habíamos visto imágenes en movimiento de su jugabilidad, el impacto que hubiera supuesto ver un nuevo Horizon, el regreso de Killzone o el anuncio de un The Last Guardian 2 hubiera levantado la expectación de los jugadores y fácilmente Sony hubiera sido la ganadora del E3. Pero la falta de ambición y, quizás, el comienzo de la recta final de PlayStation 4 en su vida comercial, ha llevado a Sony a ser demasiado conservadora este año en el E3.

Super Smash Bros. Ultimate

Pero quizás, la mayor decepción se la llevaron los seguidores de Nintendo: rumores del regreso de F-Zero y Star Fox, el anuncio de un Fallout 3 remasterizado o el deseo de un vistazo al Pokémon RPG que se lanzará en 2019. Todo esto había llenado las noticias de rumores durante las pasadas semanas y cuando vimos que un 60% del Nintendo Direct de 45 minutos era para Super Smash Bros. Ultimate la decepción llegó a nuestras vidas. Es cierto que el título de lucha es fácilmente el videojuego del E3 más deseado gracias al regreso de todos los luchadores, nuevas habilidades y poderes, etc. ¿Pero por qué se pararon a explicar todo con tanta minuciosidad?

Primero un vistazo a todo el elenco, luego otro vistazo al elenco centrándose en sus poderes; otro vistazo a las nuevas habilidades. Que si los escenarios, el modo historia que parece incluir, su fecha de lanzamiento. 25 minutos de vídeo que se hicieron eternos aún para los más fanáticos de la saga. Y el resto de anuncios, videojuegos la mayoría que se conocían: Pokémon Let’s Go Pikachu/Eevee, Fire Emblem: Three Houses (ahora ha recibido nombre), Monster Hunter Generations Ultimate… Como nueva IP, apareció una gran sorpresa: Daemons X Machina, un nuevo título de Marvelous que se inspira en Armored Core. Pero faltó más ambición por parte de Nintendo, que tiene la difícil tarea de vender 20 millones de consolas para el próximo año fiscal.


Contenido relacionado