Crítica del episodio 2×09 de The Handmaid’s Tale: Gilead se resquebraja

The Handmaid’s Tale

Comprar

Crítica del episodio 2×09 de The Handmaid’s Tale: Gilead se resquebraja

La revolución llama a las puertas de Gilead

Crítica del episodio 2×09 de The Handmaid’s Tale: Gilead se resquebraja
 

Hace unas cuantas semanas que yo mismo escribía la crítica del cuarto episodio de esta segunda temporada de “The Handmaid’s Tale” y en el propio titular afirmaba que Gilead había ganado. En aquella semana nos encontrábamos con un estado autoritario que había logrado doblegar cualquier tipo de oposición por la fuerza y en donde las ganas de lucha se diluían en el futuro incierto de aquellas personas que habían tratado de escapar.

Sin embargo, la serie ha evolucionado, las esperanzas han ido recuperándose poco a poco y, por primera vez en toda la serie, el capítulo de esta semana aleja el punto de vista y nos deja ver la auténtica fachada de Gilead. En “Smart Work” (Trabajo Inteligente), el régimen autoritario parece estar llegando a su fin y, aunque de puertas para dentro todo parezca duro, los incidentes de las últimas semanas han fraguado unas grietas importantes en los muros exteriores de Gilead por los que se cuelan importantes rayos de luz para todas las víctimas de las atrocidades del régimen.

Esta crítica contiene spoilers del episodio. Si quieres seguir leyendo te instamos a que lo veas previamente.

El episodio que hemos podido ver en esta semana es, sin duda alguna, uno de los más optimistas de toda la serie. La acción de June, nuestra protagonista, se ha dejado un poco de lado y la mayoría del peso narrativo del capítulo ha recaído sobre la espalda de Serena, un personaje al que hemos visto resquebrajarse de la misma manera que el propio Gilead.

En la hora de vídeo que se nos ha mostrado, nos encontramos con que el principal suceso es el viaje a Canadá por parte de Fred y Serena para realizar un encuentro con fines diplomáticos. Sin embargo, tras los incidentes de las últimas semanas, Canadá no parece dispuesta a seguir mirando para otro lado mientras en Gilead se cometen las atrocidades que llevamos viendo durante toda la serie y no solo el gobierno de este país, sino todas sus gentes, quieren demostrar un profundo rechazo.

Canadá es el escenario en el que se desarrollan los acontecimientos más relevantes del capítulo de esta semana, pero aparte del viaje podemos observar una relación de nuevo muy deteriorada entre June y Serena, siendo esta última la que vuelve a pagar su frustración con la criada y, pese a lo acontecido en capítulos anteriores, le recuerda que en el momento que dé a luz dejará de ser útil para la familia y se tendrá que ir fuera de casa. Pero, pese a esta demostración de rabia, Serena se muestra en el episodio de hoy como uno de los personajes a los que más le están pesando los acontecimientos.

Desde el primer momento, en el que su marido y maltratador, Alfred, le pide que en el viaje a Canadá demuestre que en Gilead hay mujeres fuertes, la situación y las contradicciones en su vida se antojan difíciles de manejar. Y todo esto se agrava cuando, tras salir del régimen autoritario en el que viven, Serena descubre cuál es la cara de Gilead desde fuera. Tras la publicación de cartas de mujeres de Gilead, se hace palpable un abierto rechazo hacia el régimen que, ahora, Serena representa, y este es uno de los golpes que se lleva. A esto se le suman el hecho de que a lo largo del viaje, la esposa de Fred descubre todas las oportunidades y libertades que ha perdido en su país, defendiendo un sistema que la tortura y esclaviza, y en el cual ni siquiera ella cuenta con apoyos emocionales.

Y lo más duro de todo el episodio para Serena es que tanto ella como su marido son recibidos con protestas, en las cuales incluso aparece Moira, uno de los personajes que muchos habían dado por muertos pero que logró escapad de Gilead y que se regocija en su éxito incriminando directamente a Serena y Fred. Tras esto, ambos son expulsados de Canadá para volver a ese Gilead que tanto brilla por dentro pero que, de puertas para fuera, ha demostrado tener unas grietas que resultan insostenibles ni siquiera a corto plazo. Gilead se resquebraja, el régimen llega a su fin, la luz vuelve a entrar en el norte de los Estados Unidos.

Otro de los personajes que destacan en este viaje a Canadá es el de Luke, que hasta ahora había pasado bastante desapercibido en la trama pero que, por primera vez, comienza a cobrar importancia. Es en un encuentro clandestino en un bar con Nick en donde Luke descubre detalles sobre June y la suerte que ha corrido. Si bien se muestra reticente de forma inicial a la ayuda de Nick por considerarlo parte de Gilead, los muros acaban tumbándose al saber que June está esperando un bebé, uno que Fred y Serena pretenden quedarse para sí. A pesar de las emociones que esto genera, Luke logra recobrar la compostura para agradecer a Nick su trabajo y mandar un mensaje de apoyo a June, la cual, mientras tanto, se encuentra trabajando por su cuenta.

Y este trabajo parece haber comenzado a dar sus frutos. Tras los varapalos sufridos en semanas anteriores, June recupera un espíritu de lucha, pero dominando las emociones y manteniendo una actitud de resignación. SI bien nuestra protagonista sabe que poco puede hacer por el momento para librarse de los yugos que la mantienen prisionera, la criada comienza a jugar sus cartas con mucha cabeza, pidiendo ayuda a Rita y tratando de colarse dentro de la mente de Tía Lydia. Y es precisamente este uno de los momentos del episodio, ya que June consigue tener la templanza para hacer creer a Lydia que es totalmente sumisa, de forma que esta empieza a desvelar algunos de sus secretos. Entre estos se incluye la muerte prematura del hijo de su hermana, acerca de la cual muestra un eminente sentimiento de culpabilidad. Así, Lydia da los primeros detalles sobre su vida previa a Gilead y, aunque este personaje puede ofrecer mucho más, los primeros chispazos ya se han dejado ver.

Para cerrar este capítulo, uno de los más esperanzadores de toda la temporada, nos encontramos con la reacción de June al recibir las buenas noticias que Nick trae del viaje a Canadá y que consiguen, literalmente, iluminar la mirada de la protagonista. Gilead ya no es ese monstruo omnipotente al que nadie puede hacer frente, sino más bien un edificio en ruinas que, aunque por dentro está perfectamente decorado y pintado, por fuera está lleno de grietas y se tambalea.

Son muchas las incógnitas que nos quedan de cara a lo que resta de temporada. No sabemos si Canadá llegará a dar el paso de una invasión armada, o si serán estas noticias las que prendan la chispa de la revolución que, desde dentro de Gilead, acabe con el terrible régimen. Lo que parece claro es que los días de Gilead están contados, y Tía Lydia y Serena pueden llegar a jugar un papel importante derribando el sistema. La revuelta está a la vuelta de la esquina. Muerte a Gilead.

“The Handmaid’s Tale” regresará con su quinto episodio el próximo miércoles a través de la plataforma de streaming de HBO España. Asimismo, en Areajugones seguiremos trayéndote todos los detalles de cada nueva entrega para que no te pierdas ningún detalle.


Contenido relacionado