El órdago de Ezra Miller: Escribir el guion de Flash, o abandonar la película

La estrella se alía con Grant Morrison para ofrecer una alternativa al trabajo de los guionistas principales

El órdago de Ezra Miller: Escribir el guion de Flash, o abandonar la película
 

¿Sigue mereciendo la pena estrenar la película? Tras varios años dando vueltas por los estudios de Warner Bros., la cinta en solitario de Flash se ha convertido en la comidilla de los fans contrarios al estudio, y en una pesadilla para la propia compañía. Esta pasada semana las cosas parecían enmendarse con una fecha tentativa de rodaje para el próximo mes de noviembre, sin embargo los problemas no terminan ahí.

Aunque el guion en firme para la producción es el escrito por Jonathan Goldstein y John Francis Daley -responsables de la historia desde hace más de un año-, parece que Ezra Miller no está del todo conforme con el libreto. Y es que, según revela The Hollywood Reporter, la estrella se ha lanzado a escribir un nuevo guion para la producción junto al famoso autor de cómics Grant Morrison.

El plan de Warner Bros. pasa por utilizar la propuesta principal, que de acuerdo a las fuentes, seguiría la línea más luminosa y desenfadada del nuevo DCEU. La única posibilidad de Miller pasa ahora por, primero llegar a la deadline -fijada para esta misma semana-, y segundo, persuadir a los directivos de la compañía con una historia más oscura, en línea con las cintas de Zack Snyder.

Flash

¿Qué hará el estudio? El historial de Flash es tan convulso, que todo apunta a que intentarán mantener la tendencia positiva lograda con «Aquaman», manteniendo un tono más naíf y amable que el que propone ahora el actor. Ahora bien, el plan de Miller y Morrison no es baladí. Ambos llevan trabajando en esta idea desde principios del año pasado, y de no salir adelante podría implicar la salida de la estrella.

Si Miller no está conforme con el guion elegido, lo más seguro es que termine abandonando la producción, y eso llevaría a más retrasos y más confusión. De acuerdo a varias fuentes, el contrato entre el actor y el estudio caducará el próximo mes de mayo. Para entonces, todas las cartas ya tendrán que estar boca arriba sobre la mesa.