Análisis Sushi Striker: The Way of Sushido

Nintendo Switch
 

Hay veces que los prejuicios hacia un proyecto nos hacen olvidar que existe. Ocurre en el cine, con las constantes críticas a películas del Universo Extendido de DC, a la saga Transformers o incluso hacia algunas entregas de Marvel; ocurre en la literatura, llamando a algunos libros con el título “comercial” como si fuera un apelativo negativo; y ocurre en los videojuegos, con géneros que parecen estar expuestos a las negativas de los jugadores como el de los puzles.

Es el caso de Sushi Striker: The Way of Sushido, el nuevo videojuego de los creadores de NES Remix para Nintendo 3DS y Nintendo Switch que se lanza este viernes y que, sin hacer ruido, ha terminado siendo un gran lanzamiento que ha puesto patas arriba su género. Con unas bases muy parecidas a títulos como el hiperconocido Candy Crush, incluso con tintes de Tetris, tenemos una remodelación en forma de combates RPG que se acerca más a lo visto en Puzzle & Dragons, aunque con una identidad mucho mayor; es original, divertido, largo y sobre todo, variado.

Por lo tanto, antes de sumergiros en la lectura del presente análisis, os recomendamos que dejéis todos prejuicios fuera: estamos ante un videojuego completo como cualquier otro lanzamiento de Nintendo. No se merece ni un precio mayor, ni menor (ronda los 40 euros en formato físico) y no se le puede desmerecer por cómo luce, el que quizás es su talón de aquiles. Estamos ante el Pokémon de los puzles y vamos a demostráloslo.

Adicción y diversión a partes iguales

Con más de un centenar de fases, Sushi Striker: The Way of Sushido es un completo videojuego que consigue crear adicción en el jugador. Es de esos títulos que, una vez jugados, siempre acabas probando una fase más o repitiendo la anterior para mejorar tu puntuación o conseguir los desafíos extra. Y el juego, lejos de no premiarte, te recompensa si vas mejorando tus puntuaciones puesto que el sistema de combate y progresón de Sushi Striker: The Way of Sushido funciona por niveles que van aumentando con los puntos de experiencia que recibes tras cada combate.

Así es: estamos ante una especie de Pokémon ambientado en el género del puzle en el que nuestra meta es lanzar platos de sushi contra nuestros rivales para quitarles toda la vitalidad. Cuantos más platos encadenes, mayor será la pila que acumules y luego arrojes. En total, puedes acumular a la vez hasta seis torres de platos de sushi: cinco en tu mesa y un sexto que comenzaría el combo con los restantes. Si enlazas torres del mismo color, mayor será la puntuación recibida. Pero encadenar platos no será fácil.

Esto se debe porque la cinta en la que aparece el sushi está en constante movimiento, en algunas ocasiones hacia un mismo sentido (lo que complica aún más la recolección de platos), en otras, con direcciones alternas. Hay platos de diferentes colores (por lo tanto, de varios estilos), y algunos de ellos, si tenemos la habilidad adecuada, incluirán postres que permiten recuperar nuestra vitalidad (algo elemental sobre todo en los combates más difíciles).

Son las habilidades lo que añaden aún más estrategia en los combates: mientras un genio del sushi (las criaturas que iremos “capturando” de forma alterna en las fases) puede tener una habilidad llamada “Desfile de Postres“, otro puede otorgarnos una protección adicional gracias al “sushiescudo” u otro puede provocarnos que en la mesa aparezcan platos del mismo color durante un breve periodo de tiempo gracias a la técnica “Atracón”. En cambio, los enemigos también pueden tener escudos de protección que requieren enlazar un mínimo de platos para provocar daño.

Este elemento estratégico provoca que la elección del genio del sushi sea algo fundamental antes de comenzar cada combate, sobre todo en fases posteriores. Y por lo tanto, habrá que rejugar algunas fases para poder mejorar al menos, a un genio del sushi que tenga cada habilidad de las disponibles (tendremos casi cien criaturas disponibles para coleccionar).

En cuanto a los desafíos extra, hay varios: las tres estrellas, cada una de ellas con un objetivo secundario como enlazar un mínimo de platos, acabar con un ataque de un daño determinado o recuperar X vitalidad; también hay una puntuación en base a medallas, que llegan hasta la letra S. En nuestra base, tendremos también la posibilidad de aumentar nuestro nivel de Sushi para conseguir nuevos piñones que nos den habilidades únicas para alternar las mesas en los combates; por último, no hay que olvidarse de los combates multijugador, tanto locales como online.




Un apartado gráfico funcional y una historia con una gran premisa, pero un desarrollo vacío

En las impresiones hablamos ya de una historia cuya premisa era interesante y sobre todo, divertida. En cambio, una vez hemos jugado al juego completo, podemos avanzar que mientras el humor se mantiene durante toda la aventura (con una gran traducción como siempre por parte de Nintendo), el interés se va perdiendo puesto que el desarrollo es vacío. No tenemos giros de guión inesperados más allá de algunos personajes que aparecen una y otra vez y los enemigos están muy mal dibujados, algo que debería haberse corregido puesto que si la premisa ya es “increíble”, sus personajes deben responder correctamente a la misma.

Las veinte horas que puede durar la historia principal, sin contar completarlo todo (se puede ir a las más de 40), nunca se hacen largas, pero aquellos tramos de historia que no se cuentan con secuencias de vídeo se tornan aburridas hasta que vamos llegando al final, cuando el argumento gana en interés. Eso sí, creemos que sería interesante tener un anime sobre la serie y, además, confiamos en que tendría éxito entre el público infantil.

El apartado gráfico, por su parte, es funcional y durante el desarrollo de los combates es muy bonito (al menos en Nintendo Switch, plataforma que hemos jugado). En cambio, en el mapa y en las secuencias de texto tenemos unos entornos con texturas planas que desentonan mucho con las espectaculares secuencias de vídeo que, sin ser numerosas, pueblan la trama del videojuego. Se nota, en este sentido, que es un título que llega desde Nintendo 3DS. Eso sí, la música es muy buena y hay temas variados. Destacamos el opening que siempre podemos ver antes de iniciar la partida: la secuencia y la canción son sorprendentemente buenas.

Un título sorprendentemente fresco y adictivo

Sushi Striker: The Way of Sushido es la sorpresa del año, al menos, para un servidor. Estamos ante un título largo, complejo en mecánicas y que el da la vuelta al género. Es cierto que en valores de producción, sobre todo en el aspecto gráfico, no da la talla, pero su sistema de combate y de juego es una maravilla.


Positivo

  • Sorprendente, divertido, adictivo
  • Cambia el género del puzle de manera radical sin perder a sus referentes de vista
  • Los combates con platos de sushi siempre son diferentes
  • La progresión por niveles y puntos de experiencia, y la personalización, encajan perfectamente con el espíritu del juego
  • El diseño artístico es muy bueno: necesitamos un anime ya
  • Más de 20 horas de historia a poco que hagas algunos desafíos

Negativo

  • Se nota que proviene de Nintendo 3DS en el apartado gráfico
  • La historia pierde interés a medida que avanza
9

Increíble

Política de puntuación

David Cruz García
Amante de los videojuegos y del cine. Quizás The Legend of Zelda y Final Fantasy ocupen un lugar más alto en mi corazón que otros videojuegos, pero amo a todos los que me divierten por igual. Cine de ciencia ficción como forma de vida