Análisis Marvel's Agent Carter Temporada 1

Marvel sorprende con un proyecto que demuestra que las mujeres también tienen algo que decir en las adaptaciones de cómics

 

Esta semana hemos podido asistir al final de la primera temporada de “Marvel’s Agent Carter”, quizás una de las series basadas en cómics para esta temporada que menos expectación producía en general, ante otras apuestas de primeras más interesantes o más llamativas como “The Flash” o “Gotham”, o los regresos de otras más veteranas como “Arrow”.

Sin embargo, Marvel, en colaboración con el canal ABC, decidió seguir adelante con la serie y la estrenó el pasado 6 de enero con la intención de llenar ese hueco entre la primera y segunda mitad de la temporada actual de “Marvel’s Agents of SHIELD”, ante un público con pocas expectativas pero que seguro que le iba a dar una oportunidad a la serie de Peggy Carter, aunque solo fuera por llevar el sello Marvel. La pregunta era, como con todas las series, si después del primer episodio la gente se iba a quedar a ver el resto, cosa que dependía de la calidad de la serie. ¿Cómo ha resultado este arriesgado proyecto de Marvel? Vamos a verlo.

Agent-Carter-Marvel

-Malos precedentes

Quizás sea necesario comentar brevemente los precedentes de “Marvel’s Agent Carter”, porque ayudan a comprender la recepción final que ha tenido. Cuando Marvel anunció que se iba a desarrollar una serie basada en Peggy Carter no se habían anunciado las series que se van a realizar en Netflix sobre otros personajes de mayor categoría, o de entrada más atractivos, como pueden ser Daredevil o Luke Cage. Y es que hasta ese momento, las adaptaciones del Universo Marvel a la televisión se limitaban a la primera temporada de “Marvel’s Agents of SHIELD”, que había sido bastante irregular. Por lo tanto, una serie centrada en un personaje tan secundario como Peggy Carter se antojaba muy innecesaria, y más habiendo otros personajes más demandados por los fans como el ya mencionado Daredevil, Punisher o Ghost Rider.

Y es que, mientras las adaptaciones de DC Comics, la competencia, estaban enfocándose en personajes como Green Arrow, Flash o John Constantine, incluyendo además personajes como Atom o Firestorm, o centrándose en explorar el mundo de un personaje tan popular como Batman, lo que uno no se podía explicar era cómo Marvel optaba por dar prioridad a una serie sobre Carter teniendo otros personajes como los ya citados, con mayor potencial y más conocidos, por lo que se achacó que Marvel estaba mucho más perdida en la televisión que en el cine (curiosamente, al contrario que las adaptaciones de DC). Además, las aparentes similitudes con la serie de los Agentes de SHIELD tampoco inspiraba especial confianza.

Teniendo en cuenta todo esto, podemos resumir diciendo que “Marvel’s Agent Carter” empezó creando pocas o ningunas expectativas, lo que le ponía ya de entrada un trabajo el doble de difícil. La ventaja era sin duda estar apoyada por el sello Marvel, que después del gran trabajo realizado en el cine, es algo que de entrada llamará a muchas personas a darle una oportunidad a la serie. Otro de los aspectos más positivos de esto es que las expectativas eran fáciles de superar. Pero por otro lado, de no hacerlo, la caída sería mucho más dolorosa.

ScreenShot096

-La virtud de la independencia

Pasando ya al análisis de la serie en sí, lo primero que hay que destacar de “Marvel’s Agent Carter” es que es una historia que, pese a estar enmarcada dentro del Universo Cinematográfico de Marvel Studios, no depende de éste para sobrevivir. Al contrario: la serie protagonizada por Peggy Carter se sostiene perfectamente por sí sola, lo que ya de entrada supone la primera gran virtud para “Marvel’s Agent Carter”.

Y es que esto de los Universos Compartidos es un arma de doble filo. Es algo que está genial ya que permite crear una macrohistoria que puede ser realmente impresionante, y de cara al negocio del cine es realmente rentable. Sin embargo, el mayor pero de esto es que, en mayor o menor medida, suele poner limitaciones, aunque todo sea dicho, eso no ha impedido que se creen grandes historias dentro del Universo Marvel. Pero lo cierto es que el único ejemplo que había cuando se anunció la serie para poder comparar era la primera temporada de “Marvel’s Agents of SHIELD”, cuyo principal error fue que pretendía beber del privilegio de pertenecer al Universo Marvel sin poner mucho esfuerzo en ello. Podemos decir que la serie de Coulson dependía plenamente del Universo Cinematográfico Marvel, y no hay más que ver los capítulos que se cruzaban con los eventos de “Thor: The Dark World” y más especialmente “Captain America: The Winter Soldier”, donde la serie empezó a levantarse un poco más.

Por suerte, “Marvel’s Agent Carter” es capaz de generar una historia que se vale por sí misma, a lo que ayuda también tener lugar en una época lejana a la actual, lo cual no quiere decir que esté totalmente apartada de los elementos del Universo Marvel. De hecho, partimos de un hecho importante dentro del mismo: la supuesta muerte del Capitán América, la cual pudimos ver en la primera entrega de la saga del Centinela de la Libertad, y que se ha ganado el mérito de ser considerada por muchos la escena más emotiva del Universo Cinematográfico Marvel. Por lo tanto, es un verdadero acierto que la serie tome dicho acontecimiento como punto de partida, y de hecho, también hace bien en recordárnoslo al inicio de la temporada para ponernos en situación y ayudarnos a comprender especialmente a la nueva Peggy Carter que nos vamos a encontrar. Porque, sí, los más conocedores y entusiastas de los cómics o el Universo Marvel en el cine lo recordarán a la perfección, pero la serie hace bien en no dar por sentado que todo el mundo tiene que recordar a la perfección cada detalle. Esto es un punto más donde se demuestra que “Marvel’s Agent Carter” pretende desde el primer momento funcionar como serie, y no solo como un complemento de las demás películas y series. Y lo consigue, simple y llanamente.

0

Como decimos, partimos de la muerte del Capitán América, algo realmente necesario para una primera temporada centrada en Peggy Carter, ya que es un hecho que la golpeó emocionalmente y que va a ayudar a definirla a partir de aquí. Sin embargo, “Marvel’s Agent Carter” usa dicho acontecimiento como telón de fondo. No necesita recordarlo constantemente porque no es el centro de la trama. Y eso sin duda es otro acierto. No estamos ante la serie del Capitán América, o la serie sobre las consecuencias de la muerte del Capitán América. No. Estamos presenciando una serie protagonizada por Peggy Carter, y así es como tiene que ser.

Y de hecho, la serie genera su propia trama, la cual comienza a partir de la convicción por parte de las autoridades de que Howard Stark, el padre del irreverente y aún no nacido Tony Stark, ha traicionado a su país vendiendo algunos de sus inventos al enemigo. A partir de aquí, Stark contacta con Peggy Carter, una de las pocas personas en las que confía, para que recupere sus inventos y limpie su nombre. Para lograr esto, Stark pone a disposición de de Peggy a su mayordomo, Edwin Jarvis. Como vemos, es una idea simple, no es algo que no se haya contado jamás, pero supone un punto de partida con varios elementos que darán pie a una trama entretenida con tintes de acción que le sentarán muy bien a la misma.

A esta trama, hay que sumarle la situación actual de Peggy, no solo en cuanto al duelo por la pérdida de su amor, sino como mujer. Y quizás aquí es donde nos encontremos uno de los puntos flacos de la temporada, no por ser mala idea, sino porque resulta ser un quiero y no puedo. “Marvel’s Agent Carter” pretende retratar la figura de la mujer de los 40, lo cual es un acierto, pero da la sensación de que, además de poner demasiado esfuerzo en conseguirlo (lo cual le resta algo de naturalidad), solo retrata este aspecto de una misma forma que se repite constantemente: la forma en que la SSR relega a una agente tan capacitada como Carter a labores de secretaria simplemente por el hecho de ser mujer. Y esto está bien, pero la serie realmente goza de otros personajes femeninos para llevar esto a cabo, y en definitiva, podría haber tirado de otros recursos para lograr plasmar esto, porque al final da la sensación de que si te están repitiendo tantas veces la misma idea de la misma forma es porque consideran que el espectador no es capaz de enterarse del asunto. En ese aspecto, series como “Mad Men” o “Masters of Sex” (aunque sea en épocas diferentes) consiguen retratar mejor el papel de la mujer en épocas anteriores de forma más natural.

34213

En cualquier caso, la serie cuenta con estos elementos para conseguir funcionar en general, y no solo como una serie basada en un cómic, lo que por otra parte demuestra que se puede contentar tanto al público fan de los cómics como al público general, creando una historia que sepa ser equilibrada en este aspecto, en contra de la creencia generalizada últimamente de que no se puede contentar a ambas partes. Y es que “Marvel’s Agent Carter” es muy consciente de qué es como producto. Sabe cuál es su objetivo, conoce los elementos que tiene a disposición, y a partir de ahí construye una trama realmente sólida y lo suficientemente interesante como para atrapar al espectador.

Otro de los aspectos que le dan mucha más vida a la trama principal es que Peggy Carter tiene que actuar como una agente doble, debido a la poca credibilidad que tiene por su género entre sus compañeros de la SSR. Esto, como decimos, le da un plus a la trama, haciendo que no solo sea una historia de corte policial, sino que le da el toque justo de “vigilante”, por decirlo así. No, no estamos ante una superheroína, pero lo cierto es que Peggy tiene que trabajar a espaldas de sus compañeros para realizar la misión de Stark, lo que le da cierto atractivo a su personaje, especialmente si te gustan, no solo los del tipo vigilantes como pueden ser el protagonista de “Arrow” o personajes como Daredevil o Batman (de corte superheróico) sino también a personajes como Dexter Morgan (“Dexter”) o Hannibal Lecter (“Hannibal”), que pese a colaborar con las autoridades, en ocasiones su doble vida les lleva a enfrentarse a ellas (aunque sea por motivos distintos, claro está).

33808

Y es que esto genera que se cree una investigación alrededor de la misteriosa mujer (que en realidad es Carter), y por tanto, una subtrama, que además le da una verdadera razón de ser al agente Daniel Sousa como personaje, ya que es el que más atención pone en esta mujer y el que finalmente descubre que se trata de su compañera Peggy, a lo que hay que sumarle el más que evidente interés que siente Sousa por Carter, lo cual le aporta un componente emocional y personal que, si bien podría haber sido mejor explotado, aporta mucho más a la trama y, por ende, a la serie en sí.

Otro de los aciertos de “Marvel’s Agent Carter” es que la serie no tiene ningún miedo a la hora de afrontar las consecuencias de las situaciones que genera, lo que evita que se tire capítulos y capítulos dando vueltas sin sentido alrededor de algún tema concreto. El ejemplo más claro está precisamente en el trabajo de Carter como agente doble y la consecuente investigación por parte de la SSR. Y es que los guionistas optan por darle un relativo final a esta trama un par de capítulos antes del final. Sousa, Dooley y compañía descubren que la misteriosa mujer en realidad es Peggy en el antepenúltimo capítulo de la temporada, lo que prueba que la serie no tiene miedo de quemar cartuchos porque tiene otros ases guardados en la manga. Quizás lo fácil hubiera sido estirar en demasía esto para que fuera la “gran resolución del final de temporada”, pero no. Y es que “Marvel’s Agent Carter” tenía pensadas otras cosas para el final, aunque hablaremos de ello más adelante.

Otro de los aspectos en los que merece la pena detenerse es en el tema del humor. Uno de los aspectos más criticados tanto de las películas de Marvel Studios como de la primera temporada de “Marvel’s Agents of SHIELD” era el abuso de los momentos cómicos, cosa que se le achaca (erróneamente) a la compra de Marvel Studios por parte de Disney, y el hecho de que sus productos suelen ir dirigidos a un público más amplio. Y sí, es cierto que en ocasiones los productos de Marvel Studios han pecado de usar de manera errónea el humor, que en realidad debería funcionar como alivio ocasional cuando haya mucha tensión, sin ir más lejos en la primera temporada de la serie sobre SHIELD. Pero Marvel Studios suele aprender de sus errores y, por suerte, podemos decir que “Marvel’s Agent Carter” es una prueba de ello. La serie tiene algún toque de humor, normalmente bien traído por Jarvis (a lo que ayuda el buen hacer del actor James D’Arcy), y la mayor parte de las veces está bien ubicado. Y esto es de agradecer, porque ayuda a que la tensión que la serie pretende provocar no se rompa y ese toque humorístico cumpla la función que comentábamos antes de ser un relajante entre tanta tensión. Eso no quita que haya alguna ocasión en la que se emplee de forma más torpe, como por ejemplo la escena en la que Jarvis y Carter tienen que estampar la mesa de la sala de interrogatorios contra el cristal para escapar, pero por suerte, suelen ser excepciones bastante puntuales.

snafu-peggy-and-edwin-are-still-attached-to-the-table

Otro de los grandes aciertos de “Marvel’s Agent Carter” es sin duda su formato: 8 episodios de unos 40 minutos con una trama horizontal. Esto ayuda a eliminar todo tipo de relleno que pudiera haber e ir directamente al grano, lo que pone más fácil a la serie generar emoción y tensión, y por supuesto, beneficia a que el espectador se enganche mucho más fácilmente a la serie. Además, “Marvel’s Agent Carter” se permite el lujo de en alguna ocasión contar alguna historia más autoconclusiva, pero siempre como parte de la trama horizontal. Y todo esto hace que el resultado final sea mucho más satisfactorio y disfrutable en general. Por lo tanto, aciertan y hacen pleno a la hora de plantear un formato así para una serie que de primeras no contaba con una expectación inaudita.

Aunque la serie es, en términos generales, bastante solvente y muy sólida, lo cierto es que hay algún que otro fallo menor. “Marvel’s Agent Carter” hace bien en enfocar esto no como una historia de superhéroes, sino como algo más terrenal y que toma como base historias de espionaje más que historias de cómic, y que de hecho pretende encontrar un equilibrio entre ambas. Pero hay veces que se esfuerza demasiado en querer parecer “una serie de espías”, y lo hace con tantas ganas que es capaz de rayar en lo absurdo, como por ejemplo, las numerosas veces en las que Peggy Carter y Jarvis se sientan espalda con espalda siempre en la misma cafetería, lo cual termina siendo más “cantoso” que si se sentasen a hablar en la misma mesa como dos personas normales. Son detalles menores que no echan por tierra el resultado final, pero que merece la pena tenerlos en cuenta.

agentCarter4

En definitiva, “Marvel’s Agent Carter” es una serie muy consciente de sí misma, que no pretende ser la nueva “Breaking Bad” ni revolucionar el panorama televisivo, pero que precisamente por eso consigue cumplir tan bien en todos sus aspectos, aunque tenga algún fallo menor que no vendría mal corregir de cara al futuro (en caso de que haya segunda temporada). Sin embargo, no podemos zanjar nuestro análisis de la trama sin tocar aunque sea brevemente otro punto importante.

-Las ventajas del Universo Compartido

Probablemente, estaremos de acuerdo en que esto de los Universos Compartidos tiene sus cosas buenas y sus cosas no tan buenas. No podemos negar que algo de bueno tiene porque fue iniciado por Marvel Studios, continuado por The CW con “Arrow” y “The Flash”, y va a ser tomado como modelo por Warner a la hora de adaptar personajes de DC Comics, y por Universal para crear un Universo Compartido de monstruos populares. Otras como Fox han visto en esto la efectividad de ampliar y explotar al máximo sus personajes de cómics (los X-Men en este caso). Por lo tanto, algo bien tuvieron que hacer los chicos de Marvel Studios para que esto se haya tomado como una nueva forma rentable de hacer las cosas.

Y aunque no es este el momento para ponernos a analizar la idea del Universo Compartido, sí que es obligatorio pararse a comentar este aspecto en relación a la serie en cuestión, y lo cierto es que “Marvel’s Agent Carter” es un claro ejemplo de cuáles son las ventajas del Universo Compartido.

Sin ir más lejos, muchos estaremos de acuerdo en que hubiera sido bastante improbable que un personaje como Peggy Carter hubiera pasado de su aparición como personaje principal femenino en “Captain America: The First Avenger”, eso para empezar. Y a día de hoy, el personaje ha protagonizado un cortometraje de Marvel Studios y una serie, convirtiéndose así realmente en el primer personaje femenino que protagoniza una adaptación de un cómic con éxito. Además, ha tenido cameos en “Captain America: The Winter Soldier” y en “Marvel’s Agents of SHIELD”. La diferencia es abismal.

agent-carter-iron-ceiling-dum-dum-doogan

Esta diferencia también la vemos en personajes como los Comandos Aulladores de Dum Dum Dugan, personajes conocidos por los más versados en los cómics, pero secundarios al fin y al cabo, y que probablemente tampoco habrían pasado de una aparición menor en la primera película del Capitán América. ¿A dónde queremos ir a llegar con esto? Pues a que, sin duda, si algo bueno tiene el Universo Compartido son este tipo de cosas, que ayudan no solo a realizar apariciones para deleite de los fans, sino que ayudan a ampliar realmente una historia interconectada, así como a darle más historia a algunos personajes que, de no existir este Universo conectado, no pasarían de una aparición breve en una única película.

Los mismos protagonistas son prueba de ello. No solo Peggy Carter, sino también el propio Howard Stark. Esta serie le da otra historia, la cual no habría tenido jamás en un Universo que no le permitiera ser desarrollado más allá de su papel secundario en la primera película del Centinela de la Libertad. Como decimos, esto ayuda a representar más fielmente el formato del cómic (además, una serie de televisión se presta mucho más a esto), pero también a dotar de vida a un mundo tan grande, que sigue creciendo, y que va a crecer muchísimo más en vista del calendario que tiene Marvel Studios de aquí a varios años.

Por lo tanto, “Marvel’s Agent Carter” es una serie que, aunque se sostiene por sí misma perfectamente, es capaz de introducir de forma natural elementos y personajes del Universo Marvel a lo largo de sus ocho capítulos de duración. Sin duda, un punto extra.

-¿Punto y aparte o punto final?

Desde que “Marvel’s Agent Carter” fue anunciada, siempre se han referido a ella como un aperitivo entre las dos mitades de la segunda temporada de “Marvel’s Agents of SHIELD”, por lo que realmente no está muy claro si hay intención de volver con la serie o si va a quedar en algo puntual y estamos ante una miniserie.

Pero sea como sea, lo cierto es que el capítulo final de esta primera temporada de “Marvel’s Agent Carter” da pie a ambas posibilidades. Las tramas que se generan tienen un final cerrado (excepto por la huida de Dottie), por lo que no se quedaría coja en caso de no tener más futuro. Pero al mismo tiempo, hay todavía mucho potencial y algo bastante interesante que se podría contar: el origen de SHIELD como tal y la infiltración de Hydra desde el principio.

toby-jones

Como podemos ver en la escena final del último capítulo, por aquí van los tiros. Arnim Zola, personaje presentado en la primera parte de la saga del Capitán América y que tuvo un cameo en la segunda, regresa para una escena final en la que se deja caer que el doctor Ivchenko y su capacidad de manipular a las personas podrían ser claves en la infiltración de Hydra que hemos empezado a ver recientemente y que, a día de hoy, sigue teniendo consecuencias (como podemos ver en la serie de SHIELD). Además, a “Marvel’s Agent Carter” se la vendió como una especia de “inicio de SHIELD”, o al menos se dijo que sería una parte de la historia, cosa que finalmente no ha sido así. Pero dicha escena final da pie a que todo esto cobre importancia. Como decimos, en caso de no haber segunda temporada tampoco importa porque es una historia que conocemos, no de primera mano pero la conocemos, y en caso de que haya suerte, podremos ver uno de los acontecimientos más importantes del Universo Cinematográfico Marvel contado con detalle, lo cual nunca está de más.

En cuanto al final en sí, lo cierto es que es bastante correcto. No resulta un final de infarto, pero sí que está a la altura de lo que hemos visto anteriormente. Además se agradece que el final involucre de alguna forma u otra a todos los personajes principales de la serie. Todos encuentran un papel en este final de temporada, ya que la serie no se limita a darle todo el peso del final a Peggy o, en su defecto, a Peggy y Jarvis. Sin duda es algo que le da más emoción al asunto, e incluso te lleva a pensar en algún momento que de alguna manera alguno de ellos va a perecer en el intento (menos Peggy y Howard, que sabíamos que no podían morir).

El principal pero del episodio final es la escena de lucha entre Carter y Dottie. Aunque ya analizaremos más adelante la parte de las escenas de acción más adelante, lo que sí hay que decir es que es demasiado corta para la expectación que había generado dicho enfrentamiento. Quizás si hubiera habido otra pelea entre ambas, la del final habría sabido a más, pero lo cierto es que resulta ligeramente decepcionante. Después de vendernos a Dottie como un arma humana, la vemos en acción contra Peggy, donde lleva claramente la ventaja y finalmente Carter reacciona y en dos golpes se la quita de encima. El combate podría haber dado muchísimo más de sí definitivamente.

35594

Pero lo mejor del episodio final ha sido, sin duda alguna, ese paralelismo generado a partir de la muerte del Capitán América. Podemos ver clarísimas coincidencias entre la escena de la muerte del superhéroe con el momento en el que Peggy se comunica con Howard Stark e intenta hacerle entrar en razón para salvarlo a él y a miles de vidas inocentes. Sin duda, es una buena forma de cerrar el círculo: terminando donde comenzó, en cierto modo. De esta forma, Peggy puede poner, quizás no un punto final al tema de Steve Rogers, pero sí un punto y aparte crucial y realmente merecido. Sin duda, de lo mejorcito de este capítulo y, mirándolo de forma general, un punto muy destacable en la evolución de la situación de Peggy.

-My name is Peggy Carter

Otro de los puntos favorables de la serie y que más ha gustado en general ha sido Hayley Atwell retomando su papel de Peggy Carter. La actriz inglesa vuelve a demostrar que se siente cómoda en un papel que le gusta interpretar, como ella misma no se ha cortado en confesar en múltiples ocasiones. No realiza una actuación para el recuerdo, pero lo cierto es que cumple bastante bien llevando el peso de ser la protagonista indiscutible de la serie. Salvo alguna ocasión en la que resulta un tanto forzada, lo cierto es que Atwell se desenvuelve bien normalmente en los diferentes registros que le pide su personaje. Consigue darnos a un personaje femenino fuerte, pero por otro lado tan frágil como podríamos ser cualquiera de nosotros.

Pero por supuesto mucha culpa de darnos una buena Peggy Carter la tienen los guionistas. Haya gustado más o haya gustado menos, lo cierto es que la agente Carter puede presumir de ser la prueba de que las mujeres también tienen un hueco entre las adaptaciones de cómics y que solo se necesita a alguien adecuado que sepa tratarlas como personajes. Además, también es la prueba de que se puede hacer brillar a un personaje, sea cual sea, siempre que haya una buena historia y algo que contar, aunque ese personaje no cuente con una inmensa base de seguidores detrás. Y lo cierto es que la Peggy Carter que vemos aquí parte de un punto interesante. Es diferente a la Peggy que vimos en “Captain America: The First Avenger”. Ha sido golpeada por la pérdida, así como por el final de la guerra, una transición complicada para cualquiera que la haya vivido, pero más difícil para una mujer que fue clave en algunos eventos de la guerra y que se encuentra en un nuevo mundo donde su valor como agente no está reconocido. El único pero que se le podría poner al personaje es que, sobretodo en los primeros episodios, resulta excesivamente borde y cortante con algunos personajes masculinos, independientemente de si alguno de ellos siente aprecio por ella o no. Porque sí, entendemos que su frustración e impotencia la lleven a estar a la defensiva constantemente en un “mundo de hombres”, pero lo cierto es que un poco más y el personaje podría haber terminado causando un poco de rechazo en lugar de comprensión. Todo con moderación. Por suerte, al poco tiempo, esto se modera y lo vemos de una forma mucho más natural.

En segundo lugar, como no podría ser de otra manera, tenemos a Edwin Jarvis. Cabe destacar que Jarvis es el “mítico” mayordomo de Tony Stark en los cómics, así como el de los Vengadores y un gran aliado muy querido por estos. En el Universo Cinematográfico, Jarvis había sido adaptado como la inteligencia artificial que asiste a Stark. Por lo tanto, los fans de los cómics echábamos de menos la presencia de un Edwin Jarvis que fuera ese fiel mayordomo de las viñetas. Y podemos decir que, por suerte, encontramos al añorado Edwin Jarvis en “Marvel’s Agent Carter”, y mucha parte de la culpa la tiene James D’Arcy, que está genial en su papel. Ya comentábamos en el análisis de “Broadchurch” lo útil que ha sido poder ver a D’Arcy en dos series a la vez interpretando personajes tan distintos, ya que los dos los ha clavado con la misma eficacia. D’Arcy le aporta al personaje ese justo toque inglés, esa elegancia y esa sensación de lealtad incondicional que tanto caracteriza al personaje. Además, el actor funciona igual de bien en todos los registros que su personaje le pide, siendo perfectamente serio cuando tiene que serlo pero realmente divertido cuando el guión se lo exige.

agent-carter-blitzrieg-button-peggy-carter-howard-stark-jarvis

En cuanto al personaje en sí, Jarvis es un perfecto complemento para Peggy, dejando un dúo protagonista realmente atractivo y que funciona muy bien. Realmente, en esta primera temporada vemos cómo se conocen ambos y cómo se solidifica su relación, ya que, pese a ser aliados, tienen algunos encontronazos (lo cual hace más atractiva la relación), pero al final de temporada finalmente ambos se reconocen como buenos aliados y, por qué no, amigos. Sin duda, la inclusión de este Jarvis ha sido todo un acierto para la serie.

Otro de los personajes que ya conocíamos anteriormente era el Howard Stark de Dominic Cooper. Las similitudes entre Howard y el futuro Iron Man son más que evidentes. Son prácticamente la misma persona. Mujeriegos, despreocupados, graciosillos… Esto nos deja un personaje bastante carismático y que no se hace pesado, ya que sus apariciones están bien dosificadas. De hecho, aunque Stark es realmente un personaje invitado en algunos episodios, es el que genera la trama de la serie. Dominic Cooper se encuentra aquí más cómodo con el personaje, ya que tiene más tiempo para desarrollarlo. El personaje está bien tratado y Cooper lo aprovecha de forma satisfactoria. La única pega sobre su personaje es esa conclusión final que da a entender que Howard se da cuenta de lo mismo que Tony Stark en “Iron Man”: su negocio, el de las armas, causa daños de los que ellos son responsables. Como desarrollo está bien pero, si Howard llega a esta conclusión, ¿cómo dicho negocio armamentístico es heredado por su hijo?

Pasando a los miembros más relevantes de la SSR tenemos en primer lugar a Daniel Sousa, interpretado de forma solvente por Enver Gjokaj. Sousa es ese tipo de personaje que muchas series y películas tienen: va a ser el rival de Carter, debido a la doble vida de esta, pero realmente es el “poli bueno” que, a diferencia de los demás, no infravalora a su compañera por ser mujer. Y aunque sea algo muy usado, no está mal. Ya decimos que la serie no pretende reinventar nada. El añadido de este personaje es que su herida de guerra hace que pueda entender mejor la situación de Peggy. Ambos son en cierto modo infravalorados, considerados inferiores, aunque sea por razones diferentes. Todo esto nos deja un personaje con el que es fácil empatizar, además de ser un personaje clave para la trama de la doble identidad de Carter, ya que es él el que realmente la descubre. Cabe destacar lo bien llevada que está la parte “sentimental” entre ambos. Ya hemos comentado el más que evidente interés de Sousa por Peggy, pero esto no es una parte de la trama que sea mal llevada, ni que ocupe excesivo tiempo en pantalla. Al contrario. Peggy ni tiene tiempo para hombres ni está preparada para borrar a Steve de su memoria.

El personaje opuesto a Sousa podría ser el agente Jack Thompson, encarnado por Chad Michael Murray. Thompson es, como decimos, lo contrario a Sousa, ya que se presenta como un detractor de la idea de que Peggy desempeñe labores como las que él y sus compañeros llevan a cabo. Además, Thompson desempeña más bien el papel de “poli malo” de cara a los sospechosos, y ya vemos que no le tiembla el pulso a la hora de emplear la fuerza como método de interrogación. Sin embargo, la serie acierta en no dejar a Jack como un simple estereotipo, y le sabe aportar algo de humanidad pero sin la necesidad de otorgarle a su historia una sensación de “redención”. El personaje no cambia, es como es, pero sí que se nos presenta un lado más humano, a partir del cual consigue entender que estaba equivocado en cuanto a Peggy.

34197

El último de los personajes principales sería Roger Dooley, que a diferencia de los otros dos sí que es un personaje sacado de los cómics, aunque sea secundario. Dooley es un tipo que aunque no sea de los más protagonistas del elenco, lo cierto es que consigue tiempo para desarrollar una subtrama personal como es la de su familia. La historia es algo típica (policía demasiado metido en su trabajo, lo que causa problemas en casa) pero es un acierto ya que solo se pretende darle algo más de profundidad a un personaje que habría resultado algo plano y vacío de no ser por esto. Su muerte no será recordada como una de las más dolorosas del Universo Marvel ni mucho menos de la televisión, pero lo cierto es que el personaje encuentra un final aceptable, aunque no cause un enorme impacto en el espectador. Shea Wingham hace un papel correcto, sin más.

En cuanto a los demás personajes podemos destacar a la actriz Lindsay Fonseca como Angie Martinelli, que resulta ser un personaje simpático y correctamente interpretado sin la necesidad de ser reducida a un simple alivio cómico que suelte chistes innecesarios cada dos por tres. Angie tiene también una historia, tiene sus aspiraciones, y eso le da vida como personaje. Además, cumple un papel adecuado en la serie, que si bien no es totalmente definitivo, no llega a molestar en absoluto. Otro de los personajes más destacables es Dottie Underwood, interpretada decentemente por Bridget Regan, ya no solo por ser la rival física de la temporada, sino porque supone un primer vistazo al programa Viuda Negra, que, como podréis deducir, es responsable de la Natasha Romanoff que interpreta actualmente Scarlett Johansson, y que pone de manifiesto una vez más las ventajas del Universo Compartido. Del mismo modo, podemos mencionar la aparición de Costa Ronin como Anton Vanko, el padre de Ivan Vanko alias Whiplash, villano principal de “Iron Man 2” que fue interpretado por Mickey Rourke. Igualmente, hay que mencionar a la fuerza al doctor Ivchenko, encarnado por Ralph Brown, y que supone la adaptación (algo camuflada) del Doctor Faustus, un enemigo del Capitán América en las viñetas, cuya principal habilidad coincide con la de Ivchenko.

dyseloflys5u12a9db98

En general, podemos decir que “Marvel’s Agent Carter” cuenta con un elenco de personajes bastante aceptable y sobretodo bien empleado, así como bien interpretados, lo cual supone un buen punto de partida para desarrollar la trama de esta temporada, así como otras posibles historias para un hipotético futuro.

-Luces, cámara… Fight!

No podemos finalizar un análisis sobre un producto de Marvel sin pararnos a hablar un poco sobre uno de los aspectos que, guste más o guste menos, forma parte de la identidad de estas adaptaciones de cómics: las escenas de acción.

Y podemos decir que por un lado “Marvel’s Agent Carter” acierta en este tema pero por otro lado falla estrepitosamente. En lo que acierta de pleno la serie es en la dosificación de las escenas de acción y su variedad. No solo tiran de peleas, sino que hay luchas, persecuciones, tiroteos… En este sentido, la serie aprovecha muy bien las escenas de acción y las posibilidades que sus personajes le ofrecen en este ámbito. Pero en lo que falla de forma alarmante “Marvel’s Agent Carter” es en la forma de rodar sus peleas, o al menos en la forma de montarlas en la sala de edición. Se hace difícil juzgar las coreografías porque es realmente complicado llegar a apreciarlas, positiva o negativamente. Y es que prácticamente hay un cambio de plano por cada golpe o movimiento que hay en la pelea, lo cual dificulta ver el resultado final, además de que marea bastante al espectador. Aunque las comparaciones son odiosas, lo cierto es que en este campo, series como “Arrow” o “Banshee” no solo pueden presumir de unas coreografías realmente buenas, sino de saber rodar todas sus escenas de acción de una forma como poco eficiente. Es curioso, pero en este mismo aspecto falla “Marvel’s Agents of SHIELD”. Sin embargo, no es un fallo que veamos en las películas de Marvel Studios. En cualquier caso, las escenas de acción son muy importantes en este tipo de productos, por lo que es algo que habría que mejorar de forma urgente de cara a otras temporadas u otras series Marvel.

Agent-Carter-11

En cuanto al apartado técnico, “Marvel’s Agent Carter” es bastante discreta, quizás demasiado. Su banda sonora (nos referimos a los temas creados para la serie), por ejemplo, es totalmente olvidable, e incluso en alguna ocasión está totalmente fuera de lugar. Por lo general cumple, pero no vendría mal realizar una banda sonora con algo más de fuerza, ya que estaremos de acuerdo en que una banda sonora adecuada realmente cambia y mucho el resultado final de una serie o película. La otra parte de la banda sonora está formada por las canciones que pegan tan bien con la época (independientemente de si realmente pertenecen a los 40 o no). En esta parte, la serie acierta algo más con canciones como “That Man” de Caro Emerald o “The Way You Look Tonight” de Bing Crosby que, además de encajar bastante bien con el tono de la serie y de ser buenos temas, están empleados de forma mucho más acertada.

En otros aspectos como la dirección o la fotografía la serie es igual de discreta, aunque quizás podríamos destacar los efectos especiales, de los que la serie no hace mucho uso pero cuando lo hace no se le va de las manos, además de que suelen estar bien hechos para una serie de televisión.

En definitiva, en este apartado hay algún acierto, muchos elementos que dejarán indiferente al espectador, y algún que otro fallo que necesita ser solucionado de forma urgente. Salvo lo de las peleas, lo cierto es que el resto tampoco arruina el resultado general y final de “Marvel’s Agent Carter”.

-Conclusiones

La serie fue recibida de forma tibia cuando se anunció y ocasionó muchos detractores que no le veían el menor sentido a realizar esta serie, ya que de primeras no parecía interesante. Un servidor se encontraba entre este sector del público y no se corta a la hora de decir que, por suerte, “Marvel’s Agent Carter” ha conseguido cerrarle la boca por completo.

Si hay algo que podemos decir de “Marvel’s Agent Carter” es que demuestra que, aunque hayan sido varios los intentos fallidos de llevar a cabo adaptaciones de cómics protagonizadas por personajes femeninos, se puede hacer perfectamente. Si se ha podido con un personaje secundario como Peggy Carter, ¿por qué no con otras como Elektra, Wonder Woman o Miss Marvel? En ese sentido, la serie reivindica a la mujer como una perfecta candidata para protagonizar historias de acción exitosas.

En definitiva, tenemos una serie muy consciente de sí misma, que sabe utilizar muy bien todos los elementos que tiene a su disposición y que no comete el error de creerse más de lo que es. De esta forma, Marvel nos deja un producto perfectamente disfrutable. No estamos ante la serie del siglo, del año, ni siquiera del mes, pero sí ante una serie a la que merece la pena darle una oportunidad.

Mientras nos mantenemos a la espera de ver si Marvel y ABC deciden darle una segunda temporada o no a la serie, podemos despedir a “Marvel’s Agent Carter” con la suerte de habernos dejado un buen sabor de boca que no hace más que aumentar las expectativas con las series que está preparando Netflix sobre otros personajes de la Casa de las Ideas. ¿Y a vosotros? ¿Os ha convencido la serie de Peggy Carter?

agentcarter_122314_1600


Redactor especializado en series, además de amante del cine, la música, los cómics y la escritura.