Avance de Alone in the Dark: Illumination

Alone in the Dark Illumination

PC
5

Aceptable

Avance de Alone in the Dark: Illumination

Probamos la beta del nuevo título de la saga.

Avance de Alone in the Dark: Illumination
 
 

La beta a la que hemos tenido acceso también está disponible para aquellos que han pre-comprado el juego en Steam (al precio es de unos 28,99€). Pero para aquellos que no hayan tenido la oportunidad, os contamos qué nos ha parecido. Aunque primero os ponemos en situación.

Alone in the Dark: Illumination se desarrolla en un pueblo abandonado llamado Lorwich, en Virginia. Era un lugar con una buena economía gracias a las minas que daban mucho negocio, pero tras sufrir unas inundaciones, esas minas fueran destruidas y a la vez obligaron al pueblo a evacuarse. El sitio está abandonado tras lo ocurrido, sin saber las causas exactas del accidente. Nadie quiere acercarse por allí y menos cuando hay rumores de que se han visto extrañas criaturas por la zona, haciendo creer que hay una rara presencia llamada “La Oscuridad”, la cual puede tomar forma de monstruo, niebla o quién sabe qué. Nuestro papel aquí será descubrir bien qué está ocurriendo en Lorwich y luchar contra las Fuerzas de la Oscuridad. Para ello, tenemos cuatro tipos de héroes distintos: el Cazador, la Bruja, el Sacerdote y la Ingeniera. Cada uno de ellos nos ofrecerá una experiencia de juego distinta, con sus armas, habilidades y poderes únicos.

En la beta solo tenemos acceso a uno de los personajes, el Cazador, que es un descendiente de Edward Carnby, el mítico protagonista del primer título de la saga. Cuenta con un rifle de asalto y el personaje también puede usar también lanzallamas, arma que siempre atrae al jugador (aunque solo útil en las distancias cortas).

Screenshot2

En la beta aún no se puede probar el multijugador, el cual por lo que se ha dicho ofrece la oportunidad de jugar con los cuatro héroes (algo que me recuerda demasiado a Left 4 Dead) o también formar pequeños equipos para hacer desafíos.

Aquí por ahora nos dan la opción de probar cuatro niveles distintos: “The ghost town”, “The dangerous descent”, “The hollow catacombs” y “The infernal furnace”. Cada uno de ellos diferente, con múltiples caminos y distintos objetivos que el juego te va enseñando iluminando el lugar dónde debes ir (aspecto que en mi opinión queda algo cutre y sería mucho más eficaz ser mostrado simplemente en un mapa, no ver permanentemente algo brillando en el escenario aunque esté muy lejos de tu posición). Pero aunque sean distintas pantallas, todas tienen en común algo: son oscuras y vacías. Por un lado la oscuridad es el tema del título y tiene sentido, pero a veces incómoda demasiado el juego. Para ello, el protagonista debe ir encendiendo las luces que encuentra a su paso, ya sean luces eléctricas como barriles con fuego. Es inevitable acordarte de Alan Wake cuando vas encendiendo las luces, aunque obviamente no sea el primer y único juego en el que se hace, aquí es muy parecido, sobre todo en los postes eléctricos, la imagen del protagonista encendiendo uno viene instantáneamente a la cabeza. Pero aún encendiendo esas luces los niveles se hacen incómodos de jugar como decía, puesto que hay sitios estrechos en los que no verás ni siquiera lo que está dificultando el paso o te perderás montones de detalles de los escenarios (¿para qué hacer algo con tanto detalle si luego el jugador no va a poder verlo?). Es fácil incluso volver al mismo sitio sin darte cuenta, puesto que como digo, aún encendiendo las cosas, la visibilidad es incómodamente limitada en muchas ocasiones.

Screenshot1

El otro aspecto del que hablaba era sobre los escenarios y lo terriblemente vacíos que resultan. Mucho coche abandonado, minas destruidas y demás elementos que han cuidado para dar el aspecto de pueblo olvidado pero también consiguen que parezca en muchas ocasiones que hasta los enemigos se han olvidado de él. Hay momentos que sí, que te encuentras rodeado de enemigos o al menos ves cómo te persiguen (Quien dice perseguir, dice vienen andando desde lejos sin prisas) pero otras encuentras todo demasiado desierto. He llegado a estar en una zona abierta escuchando enemigos a lo lejos pero ni uno se acercaba remotamente, lo cual inevitablemente resulta aburrido, puesto que el juego no llega a causarte la tensión que un título de esta naturaleza debería darte. Porque incluso en los momentos que sí me veía rodeada de criaturas, era muy sencillo atacar a todas con el rifle sin que supusiera ningún tipo de reto. Me sentía como que estaba dando un largo paseo por un pueblo abandonado y que a veces venía algún bicho a molestarme, acababa con él y sus compañeros y a seguir recorriendo esos vacíos escenarios.

Gráficamente impresiona. El juego está hecho con Unreal Engine 4 y lo aprovecha bien, pero sí que es cierto que a veces las sombras o algunos otros efectos de luz resultan extraños, pequeños detalles que estaría bien que se puliesen, puesto que le acabaría de dar un toque de juego grande, mientras que ahora tal y cómo están a veces chirrían un poco (pero vaya, cosas como ésta ocurren en todo tipo de Triple-A). Como comentaba anteriormente, el problema también reside en que la oscuridad que envuelve al título en todo momento hace que no se puedan apreciar multitud de detalles en los que seguramente hayan trabajado bastante para darle ese aspecto abandonado que requiere la historia (aunque en número de enemigos insisto en que sí debería ser mucho mayor).

Screenshot3




Aparte de la escasa dificultad que representan los enemigos ante tu rifle de asalto, otro aspecto que me ha llamado la atención ha sido su ataque. He hecho la prueba de quedarme paralizada ante uno de ellos mientras le dejaba atacarme. Ha tardado un buen rato hasta matarme, mucho rato. Y encima algo que capta también mi atención es el hecho de que cuando eres herido por un enemigo, no notas en el personaje nada. Ves tu vida bajar, cierto, pero normalmente notas en tu personaje algo que te indica que has sido dañado, visualmente o incluso por un sonido. Aquí no hay nada de eso y solo te darás cuenta de que te han dado si ves la vida.

Para aquellos que jugamos en su momento Alone in the Dark, este título nos sabe casi a blasfemia. Es cierto que los tiempos cambian y ya la saga cambió mucho a partir del 4. El quinto juego de la saga a mí me gustó (aún teniendo muchas cosas mejorables) aunque también hubo mucha gente que lo criticó muy negativamente. Pero este nuevo título de Alone in the Dark tiene el aspecto de juego que está aún en desarrollo, que le falta muchísimo por pulir, pero la realidad es que si quieren sacarlo a principios del 2015 eso no va a pasar y el resultado será similar al visto en la beta. Aburrida y con largos escenarios vacíos, matando por matar y encendiendo luces en un homenaje/influencia/plagio del Alan Wake. Esa es la impresión final que me he llevado tras jugar la beta.


Contenido relacionado