AC Rogue Remastered demuestra por qué no todos los remasters son buenos

Assassin’s Creed Rogue

PC PlayStation 3 Xbox 360
6.5

Jugable

AC Rogue Remastered demuestra por qué no todos los remasters son buenos

Shay Patric Cormac nos deja un sabor amargo en PlayStation 4 y Xbox One

AC Rogue Remastered demuestra por qué no todos los remasters son buenos
 

NOTA: este artículo se basa solamente en las mejoras que ofrece Assassin’s Creed Rogue Remastered. El análisis lo podéis encontrar aquí.

El 11 de noviembre de 2014 fue un día duro para la saga Assassin’s Creed. Ese día fue marcado en el calendario porque salieron dos títulos que los jugadores recordaran, precisamente, por haber sido los que tienen el dudoso honor de haber obtenido las peores críticas de todos los de la saga de asesinos y templarios. El primero de ellos fue Unity, que salió exclusivamente para consolas de nueva generación, y el segundo fue Rogue, que era como un modo de compensar a los jugadores de las pasadas consolas y que se conformaran con un título al que jugar.

Por este motivo se inventaron la historia de Shay Patric Cormac, un experimentado asesino que por ciertos motivos se pasó al bando contrario, convirtiéndose en templario y cuya misión principal es la de eliminar a sus antiguos compañeros. Sobre esta base, el título, que bebía de la fuente de Black Flag, se sentó por vez primera la oportunidad de controlar a un templario en un título de Assassin’s Creed. Como hemos comentado antes, el título tenía ciertas carencias y ahora la compañía gala tenía la oportunidad de darle un lavado de cara visual y jugable.

Assassin’s Creed Rogue Remastered es la cara oculta de la moneda de la moda de las remasterizaciones, la oportunidad de invertir en un título y arreglar las carencias que tenía en la pasada generación de consolas y limitarse solamente a cambios estéticos. Es cierto que en PlayStation 4 Pro y en Xbox One X alcanza la resolución 4K, pero este tipo de remasters sin ninguna otra mejora que la visual carecen de sentido para el jugador que ya compró su copia en la pasada generación.

En lo que respecta al juego en sí, continúa teniendo las mecánicas de la pasada generación, algo desfasadas después de jugar al un título como Assassin’s Creed Origins, que es completamente diferente en este aspecto. La jugabilidad pierde casi todo el sentido que tanto nos gustó en las pasados juegos de la saga, y que marcaron un antes y un después en los juegos de mundo abierto. La profundidad de los escenarios, la distancia de dibujado, la cantidad de enemigos en pantalla… todo resulta bastante deficiente para un juego que se considera remasterizado para la actual generación de consolas. El sonido, las melodías y el doblaje continúan estando a una calidad excelente, sin duda la mejor parte de Assassin’s Creed Rogue es su apartado musical y todo lo que engloba. Algunos podrán alegar que es un remaster y no un remake, pero es bien cierto que se nota cierta pereza a la hora de sacar un juego y no buscar sólo que el jugador vuelva a pasar por caja.

La historia de Assassin’s Creed Rogue se sitúa entre Assassin’s Creed III y Assassin’s Creed IV: Black Flag, de hecho el protagonista de este título tiene un importante papel en la historia de piratas que significa Black Flag.

 

Todos estos puntos negativos no ensucian demasiado el resultado final, Assassin’s Creed Rogue sigue teniendo los escenarios que tanto nos gustaron en su época, y se trata de un título disfrutable para aquellos que no lo hicieron por haber vendido su consola y no haber podido disfrutar de este título de la saga, que presume de durar entre 8 y 10 horas. La mayor pega de este remaster es que realmente es un título hecho para una generación de consolas y sólo se ha adaptado el apartado visual.

Valoración

Assassin’s Creed Rogue es el quiero y no puedo de una remasterización; es el claro ejemplo del afán de las compañías por hacer pasar por caja al usuario tan solo por haber retocado el aspecto visual y no por haber mejorado el juego en sí. Al no contar las consolas actuales con retrocompatibilidad con este título en concreto (en el caso de Xbox One, PlayStation 4 no es retrocompatible con PlayStation 3), los usuarios que quieran probar el título de Shay Patric Cormac deberán comprar esta adaptación para las consolas actuales. Assassin’s Creed Rogue no es el mejor juego de la saga; es entretenido y se deja jugar a pesar de que no se han mejorado los controles. Si este título despertaba en vosotros algún interés, podéis comprarlo teniendo en cuenta que lo que vais a encontrar realmente es un juego de la pasada generación de consolas.

 


Contenido relacionado