¿Qué esperamos de PS5 a nivel técnico? Un repaso a la historia de PlayStation (Parte 2)

Repasamos lo que supuso cada lanzamiento de la marca a nivel tecnológico, desde su debut con PS1 hasta la actual PS4

¿Qué esperamos de PS5 a nivel técnico? Un repaso a la historia de PlayStation (Parte 2)
 

En la primera parte del artículo, que podéis consultar aquí, dimos un repaso a lo que supuso el lanzamiento de las tres primeras videoconsolas de Sony, desde su incursión en el mundo de los videojuegos con PS1 seguido del brutal éxito vivido con PS2 y la llegada de Sony al mundo en línea con PS3.

En esta segunda parte nos centraremos en PlayStation 4, la consola de la actual generación y que ya va de camino a batir otro récord de ventas, y lo que definitivamente esperamos de PlayStation 5, supuesto nombre de la consola que veremos en algún momento de 2020.

PlayStation 4

En 2013 todos reclamábamos una nueva generación de consolas, tanto a Sony como a la competencia; las añejas PS3 y Xbox 360 habían llegado al límite y los últimos lanzamientos de éstas, aunque excelentes, nos hacían ver la escasa potencia que teníamos con las máquinas de las que disponíamos en ese momento.

DualShock 4

En febrero de 2013 pudimos ver una parte no poco importante de PS4: su mando. Sony nunca se ha atrevido a cambiar en exceso su diseño y manteníamos prácticamente la misma estética, hergonomía y tamaño que el que teníamos en PS1, pero los tiempos cambian y los mandos de la competencia eran superiores para muchas personas. Sony fue medianamente atrevida y presentó el DualShock 4, una nueva versión de su icónico mando que ahora sería de mayor tamaño, con un panel táctil, un sistema de agarre mejorado, sticks analógicos más precisos, luz LED, altavoz y salida de auriculares.

Si bien es cierto que han habido pocos juegos que han aprovechado las posibilidades que brinda el DualShock 4, los que lo han hecho han obtenido resultados agradables para los jugadores, como por ejemplo la iluminación dinámica de la luz LED del mando en GTA V o los efectos de sonido que emite Killzone Shadow Fall a través del altavoz integrado. Lo que hemos perdido en esta transición ha sido duración de la batería, pues en PS3 podíamos pasar semanas sin acordarnos de ella y en PS4 cada 3-4 días de intensa actividad tocaba conectarlo a uno de los puertos USB.

No fue hasta junio de 2013 cuando pudimos ver el diseño definitivo de la consola en la conferencia de Sony en el E3 2013, destinada a competir con la Xbox One de Microsoft, la Wii U de Nintendo y más recientemente con la Nintendo Switch. Sony dejó atrás la compleja arquitectura Cell y dio el esperado salto a la arquitectura x86-64 de la mano de AMD, haciendo mucho más sencillo el desarrollo de videojuegos para la plataforma además de los posibles ports entre plataformas, pues tanto PC, Xbox One y PS4 pasarían a utilizar la misma arquitectura. Junto al procesador Jaguar de 8 núcleos personalizado le acompañaban 8 GB de memoria RAM unificada GDDR5, lo que significa que tanto la gráfica como el procesador utilizarían la misma memoria, con sus ventajas e inconvenientes. Entre el resto de características, nos encontramos con un disco duro mecánico de 500GB que ya podíamos encontrar en las últimas PS3 Super Slim, Ethernet Gigabit, Bluetooth 2.1, Wi-Fi, dos puertos USB 3.0, HDMI y salida óptica digital de audio. PlayStation dejó atrás la estrategia seguida con PS2 y PS3 de intentar vender la videoconsola como un reproductor de vídeo, pues los formatos físicos están condenados a desaparecer y cada vez tienen mayor peso las descargas digitales; ante esto, Sony ha lanzado revisiones de la máquina con mayor tamaño de disco duro, aunque como ya ocurría en PS3, éste se puede reemplazar fácilmente e instalar un modelo de hasta 4TB, en el que podríamos tener decenas de juegos instalados.

Sony aprendió la lección con PS3 y se centró en exclusiva en lo que tendría que ser una videoconsola: una máquina para jugar. Se centró tanto en ello que, de lanzamiento, la PS4 era capaz tan solo de reproducir películas en Blu-ray de hasta 1080p, DVDs de vídeo y discos de PlayStation 4, sin posibilidad de conectar discos externos para reproducir películas, de reproducir CDs de audio ni conectarse a servicios de streaming; mediante actualizaciones Sony fue añadiendo algunas de estas funciones que sí teníamos con PS3 y perdimos con el salto generacional, además de mejorar la estabilidad del recién estrenado sistema operativo, con nombre en clave Orbis OS, basado en Linux.

Sony dejó atrás XMB que vio la luz con PSP y renovó por completo el sistema operativo de la máquina, potenciando el apartado social del ecosistema y facilitando la organización de nuestra librería de juegos. El cambio visual fue un acierto, presentando un aspecto más agradable y moderno respecto a PS3. Nos encontramos con una página para perfiles de usuario mejorada en la que se muestra un resumen de nuestros últimos trofeos, vemos el estado y actividad de nuestros amigos además de poder realizar algunas tareas simultáneas, como escuchar música en Spotify mientras jugamos, algo disponible en la competencia desde hacía algunos años.

PS4 Pro

Por primera vez en la historia, PlayStation lanzó al mercado una revisión de la PS4 con un hardware actualizado y más potente, pero por contra más grande, más pesada y con un mayor gasto energético. Este movimiento buscaba que PS4 pudiese ejecutar juegos a 4K de forma nativa, aunque en la práctica tan solo unos pocos han podido hacerlo, el resto han funcionado mediante reescalado, pues ejecutar juegos a 4K de forma nativa requiere un hardware aún más potente que sí veremos con PS5. PS4 Pro permitió mejorar algo muy criticado en consolas: los frames por segundo. Ahora podemos elegir, en algunos juegos, si queremos 4K reescalado o una mejora en los FPS; algunos juegos rápidos lo agradecen y hacen la experiencia mucho más agradable.

¿PlayStation 5?

El salto vivido de PS3 a PS4 no fue todo lo grande que se esperaba, quizá debido a que el salto de PS2 a PS3 fue abismal y era complicado volver a repetir tal hazaña. En cualquier caso, en PS5 los jugadores esperan muchas mejoras y promesas que no llegaron en la actual generación. No solamente esperamos un salto en cuanto a potencia de la máquina sino en muchos más apartados igual o hasta más importantes.

Controlador

El primer aspecto que debe mejorar Sony en PS5 es el mando; esperamos un DualShock 5 más cómodo, con mejores sticks, con un mejor sistema de vibración y una pantalla OLED que reemplazase al panel táctil actual, muy desaprovechado por los desarrolladores. Por otro lado, nos encantaría que se diese el salto a la carga inalámbrica y a la conexión USB-C, y la llegada de más colores y diseños a las tiendas, algo que Microsoft ha realizado y con mucho éxito con su actual mando para Xbox One.

Potencia

Es evidente que el salto respecto a PS4 Pro no será abismal, pero lo que pedimos en este apartado es que se puedan conseguir o los 1080p 60fps en todos los juegos, o los 4k a 30 fps, a ser posible a elección del usuario; siendo una videoconsola usada en monitores de ordenador por muchos jugadores que también tienen un PC, sería de agradecer contar con soporte para más resoluciones como pueden ser los 2K, muy popular hoy en día en monitores de PC. El desbloqueo de los 120 fps creemos que es algo que no vamos a ver, pero sería increíble poder contar con la opción sobre todo en juegos competitivos. Los tiempos de carga también sufrirán una impresionante mejora, en un reciente vídeo publicado por PlayStation pudimos ver como PS5 cargaba en 0.8 segundos lo que PS4 Pro tardó más de 8 segundos.

Queremos más potencia que la disponible en PS4, pero no queremos un avión despegando en nuestro comedor, por tanto pedimos un sistema de refrigeración mejorado; desde nuestro punto de vista, no es necesario que una consola de sobremesa sea fina por motivos estéticos pero perjudicando a la refrigeración de ésta.

Por otro lado, ya que se sospecha que PS5 seguirá dando soporte al Blu-Ray, queremos que se incorporen capacidades multimedia desde el inicio, desde la reproducción de películas en 4K hasta la posibilidad de visualizar formatos de vídeo en alta definición desde unidades externas.

Almacenamiento

1TB no es suficiente hoy en día para la cantidad de juegos que ocupan cerca de 100GB una vez instalados y actualizados, sin contar con el espacio reservado para el sistema, por lo que nos gustaría contar con una opción de 2 o más TB en PlayStation 5, además de que nos gustaría contar con soporte para discos duros externos de lanzamiento.

Conectividad

En este sentido no vimos un salto grande en PS4 y en algunos aspectos incluso vivimos una pérdida de características. Nos gustaría que PS5 contase, al menos, con dos puertos USB-A y dos puertos USB-C. USB-C es el futuro y creemos que PS5 debería ofrecerlo de lanzamiento.

Otro aspecto que debe mejorar con PS5 es su conectividad Wi-Fi, pues PS4 no cuenta con soporte para los protocolos más recientes, haciendo que la estabilidad de la conexión mientras jugamos no sea la mejor. Puestos a mejorar el chip Wi-Fi, la incorporación de Bluetooth 5.0 mejoraría el alcance del mando además de reducir el consumo energético de éste.

Aunque sabemos que PS5 no incorporará un disco duro SATA tradicional, queremos que Sony mantenga la posibilidad de reemplazar el disco, probablemente un NVMe, para que los usuarios puedan instalar uno de mayor capacidad en el futuro; si el disco no es reemplazable, los usuarios perderíamos por primera vez esta posibilidad que existe desde PS3.

Servicio en línea

Sin duda el aspecto más criticado del ecosistema PlayStation es su sistema en línea, PSN. Muchos jugadores opinan que el servicio no está a la altura de lo que encontramos en compañías rivales, ni en calidad de los juegos que se regalan con el servicio PS Plus ni en estabilidad y latencia de la conexión.

Pedimos que PS5 sea una máquina aún más conectada a internet y que del otro lado existan más y mejores servidores, que se mejore el servicio PS Plus y PS Now y que se promocione la interconectividad entre plataformas, algo que siempre ha estado muy restringido por Sony.

Conclusión

Quedan pocos meses para que sepamos más sobre el próximo hardware de los japoneses, y mientras dura esta espera, seguro que nos iremos encontrando con más detalles acerca de cómo será PS5, los juegos que la acompañarán o hasta incluso su posible precio.

Esperamos que el repaso a la historia de las videoconsolas de sobremesa de Sony os haya gustado y hayáis podido revivir algunos recuerdos, aunque no tan lejanos, que todos pudimos vivir alguna vez frente a nuestro televisor. ¿Y a ti? ¿Cuál es la consola de Sony que más te marcó?