Colabora

Análisis Deadly Premonition 2: A Blessing in Disguise

Fichas
Noticias
ANÁLISIS

Análisis Deadly Premonition 2: A Blessing in Disguise

Mantener el espíritu de la entrega original no basta para un juego que falla en demasiados aspectos, menos en el argumental

Publicado el 0
  • Plataformas: Nintendo Switch
  • Fecha de lanzamiento: 10/07/2020
  • Género: Thriller, Terror
  • Desarrollador: Toybox Games
  • Editor: Rising Star Games
  • Formato: Físico, Digital
  • Idioma: Voces en inglés, textos en castellano
  • Multijugador: No

En la industria de los videojuegos, de vez en cuando hay títulos de culto que sorprenden por algo en concreto, aunque su calidad general fuese pésima. Una de estas obras fue Deadly Premonition, de la cual recibimos una adaptación a Nintendo Switch el año pasado, y plataforma que recibirá su segunda parte: Deadly Premonition 2: A Blessing in Disguise. Pero antes de analizar la secuela, conviene explicar por qué se convirtió en una obra mágica el videojuego original.

Cuando se estrenó, Deadly Premonition fue vapuleado por la crítica por ser una obra inacabada: apartado gráfico propio del inicio de PlayStation 2, cuando el título se estrenó poco antes de terminar la generación de PlayStation 3 y Xbox 360; mecánicas jugables anticuadas, con un apuntado pésimo, y misiones secundarias olvidables; un mundo abierto para llorar, en el que había actividades por hacer, pero ninguna de ellas atractiva.

En definitiva, este Twin Peaks feat. Shenmue no gustó. Pero su argumento despertó el interés de muchos jugadores, hecho que elevó al título a la categoría de obra de arte. Su secuela es exactamente igual, pero en pleno 2020 no podemos conformarnos con una historia a la altura, en la que el resto de elementos no funcionan.

¿Por qué una historia no puede ser lo único 'salvable' de un videojuego?

Si estuviéramos frente a una novela, nos da igual realmente si leemos en papel o en formato e-book; si el libro está malcuidado o si es nuevo. Realmente es la historia lo que nos importa, el cómo está escrita, y si los personajes están perfectamente dibujados. En Deadly Premonition 2: A Blessing in Disguise, todo esto funciona: descubrimos la caída del agente Francis York Morgan al verdadero infierno, cómo es su futuro entrado en desgracias... Pero esto es un videojuego, y salvo que el género sea una novela visual, hace falta que la jugabilidad en sí funcione.

Antes de entrar en cómo se desarrolla la aventura, vamos a intentar resumiros brevemente los puntos esenciales del argumento de esta segunda parte:

  • Hablamos de una historia contada a dos tiempos: en 2019, los agentes del FBI, Aaliyah Davis y Simon Jones, son enviados a la casa de Francis York Morgan para investigar un caso que ha sido revivido por el hallazgo de un cuerpo. En 2005, Francis nos relata lo ocurrido en Le Carré, una localidad que él visitaba de vacaciones y en la que se topa con una serie de asesinatos que él investiga por su propia cuenta. Poco a poco aumentan los fallecidos, y tanto él como la hija del sheriff investigan qué es lo que ocurre.
  • El hecho de que la trama se desarrolle de esta forma tan atractiva (con sucesos que se entrelazan pese a que suceden en un margen de 14 años), provoca que el guion sea adictivo.
  • Hay escenas en las que los diálogos pueden alargarse más de una hora (por ejemplo, en el prólogo los personajes hablan cerca de 120 minutos sin poder controlar en ningún momento al personaje). Esto provoca que aquel jugador no habituado a leer en un videojuego, se vea saturado de información.
  • Las misiones secundarias, en ocasiones, amplían el universo de Le Carré, por lo que conviene hacer al menos las más importantes para conectar aún más con un conglomerado de habitantes que tienen numerosos secretos que ocultar.

La jugabilidad que nos hace replantearnos el término 'obra de culto'

No tengo ninguna duda sobre el hecho de que Deadly Premonition 2: A Blessing Disguise será una 'obra de culto' nada más salga, ya que serán muchos los que alaben este videojuego por el simple hecho de continuar el universo argumental planteado en la primera parte, sin fijarse siquiera en la jugabilidad. Es más, para algunos es ya un valor añadido saber que todo, salvo la historia, no funciona.

Por este motivo, es requisito indispensable en un análisis mencionar que esta obra no pasa del correcto: en el presente, estamos más ante una novela gráfica que ante una aventura como tal, y es en estos tramos donde mejor funciona el videojuego. Cuando encarnamos a la agente Davis, al leer más que jugar, y al llegar a deducciones gracias a las investigaciones, el título deja bastante claro que debería su historia debería haber sido proyectada en un medio diferente al videojuego. Pero en el pasado, todo es un error.

El mundo abierto que se abre ante nosotros en Le Carré se puede recorrer a pie o en monopatín, aunque salvo la primera necesidad de ver cómo es esta localidad, siempre que tengamos que ir de un lugar a otro veremos estos viajes como un verdadero suplicio: no solo hablamos de los errores técnicos más que palpables. Es que no hay nada que hacer en sus calles, más que ir a los edificios necesarios para avanzar en las historias secundarias o en el argumento principal.

La forma de andar por Le Carré, o de conducir con el patín por sus calles, también deja mucho que desear: los controles son arcaicos, y parecen propios de un juego de PlayStation 2. La cámara no deja de fallar, y da igual que no haya nadie en el pueblo, porque las caídas de 'frames' son constantes y molestan mucho. No decimos ya cuando tenemos que enfrentarnos a enemigos, con un apuntado horrible y lamentable, y con una cámara que sigue fallando aquí.

Salvamos, si eso, los minijuegos a los que podemos hacer frente en nuestro tiempo libre, el uso racional del tiempo que ya caracterizaba a la primera parte, y algunas misiones secundarias (bastante contadas), que nos han gustado por su desarrollo. El resto de elementos jugables, muy por debajo del aprobado, y no deberíamos permitir juegos de este estilo pese a provenir de una obra de culto que gustó pese a todos sus fallos.

Y pese a que su estilo artístico es bastante mejor que el de la entrega original, con todos sus errores técnicos no podemos decir nada positivo del mismo. Caídas de 'frames', 'popping', personajes con bugs en sus movimientos, una ciudad absolutamente vacía, texturas que tardan en cargar...

Si eres fan del original, te gustará; sino, lo odiarás

Deadly Premonition 2: A Blessing in Disguise es una obra coherente con lo que quiere ser: una copia calcada de la primera parte, tanto en lo bueno (historia) como en lo malo (el resto). En pleno 2020, pedimos a su creador algo más de trabajo en una jugabilidad pésima, que nos deja con un interrogante: ¿puede ser una 'obra de culto' un videojuego tan mal realizado? Si bien es cierto que un libro hay que juzgarlo por sus palabras escritas en el interior, ¿a un videojuego se le puede perdonar todo por un buen desarrollo argumental, cuando este medio está caracterizado por su interactividad con el jugador?


Deadly Premonition 2: A Blessing in Disguise

Analizado en Nintendo Switch

VideoGame
5
Puntuación Areajugones:
Correcto
Valorar este videojuego
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

El problema de Deadly Premonition 2: A Blessing in Disguise es que aspira a ser una obra de culto desde el primer instante, algo bastante pedante por parte de su autor, que quiere repetir el patrón del título original: un videojuego inacabado, mal hecho, que destaca simplemente por su gran argumento

Gráficos

Argumento

Jugabilidad

Sonido

Duración

  • Su historia: absorbente y bastante coherente con la caída de Francis York Morgan al verdadero infierno
  • Dura bastante, y si conectas, te entretiene seguro
  • El apartado gráfico: inacabado y mal realizado. No es una excusa que la primera entrega fuese igual, o peor
  • La jugabilidad está repleta de bugs, fallos y errores fatales
  • Caídas de frames contínuas tanto en interiores como en exteriores
  • Las misiones secundarias no funcionan; tampoco el transporte en patín
  • Explorar Le Carré es un verdadero suplicio
Duración: 30 horas
Jugadores: 1
Idiomas: Español

Política de puntuación

Etiquetado en :

Deadly Premonition 2

Redactado por:

Amante de los videojuegos y del cine. Quizás The Legend of Zelda y Final Fantasy ocupen un lugar más alto en mi corazón que otros, pero amo a todos los que me divierten por igual.