El regreso de Abrams al universo Star Wars levanta ampollas

Star Wars: Episodio IX

El regreso de Abrams al universo Star Wars levanta ampollas

El director traiciona a Paramount Pictures por la fama

El regreso de Abrams al universo Star Wars levanta ampollas
 
 

Un nuevo episodio del culebrón Lucasfilm tuvo lugar hace menos de dos semanas, cuando saltó la inesperada noticia del despido de Colin Trevorrow como director de “Star Wars: Episodio IX“. Ante tal tesitura el estudio tuvo que reaccionar de manera rápida y premeditada acudiendo a sus cartas más seguras. De tal manera, tal y como ya hiciera con el spin-off de Han Solo y Ron Howard, en menos de 48 horas dieron a conocer el regreso de J.J Abrams al universo galáctico para cerrar la trilogía. No obstante en el tablero no hay solo dos jugadores, y Paramount Pictures, quien ostenta el papel de concubina no parece estar demasiado contenta con la decisión del director; la traición no es exclusiva de “Juego de Tronos”.

Tal y como relata THR, el estudio de cine lleva años tras el fichaje de Abrams. En 2006, el antiguo director de Paramount, Brad Grey oficializó un contrato con el cineasta por el que este último se comprometía a trabajar para el estudio por la misera cifra de 10 millones de dólares por año. ¿Cual fue el punto de inflexión en la idílica relación? Efectivamente, Lucasfilm apareció en 2014 para ofrecerle al director la oportunidad de su vida. Así nació “Star Wars: El Despertar de la fuerza” y el comienzo del enfado de Paramount Pictures.

En aquel momento Grey se tomó la situación con diligencia y programó una renegociación con Abrams tras el estreno del Episodio VII en las Navidades de 2015. La última película que el director le había dado a Paramount era “Star Trek: En la oscuridad”, y habían pasado ya dos años desde entonces. Las cuentas necesitaban del trabajo de Abrams y las dos partes eran conscientes. Con lo que no contaba el estudio era con una segunda traición en menos de dos años.

Dirigir una entrega de Star Wars es el sueño y meta de cualquier director durante su carrera. Así fue como lo entendió Abrams y Jim Gianopulos, el actual CEO de Paramount, cuando Lucasfilm volvió a aparecer en escena para salvar los muebles ofreciendo el desenlace de la nueva trilogía de nuevo al director. Esta decisión fue comprendida por Gianopulos pero no bien recibida, poniendo entre la espada y la pared las cuentas del estudio en un año que no ha sido especialmente prolijo en taquilla tras el fracaso de “mother!” en su primer fin de semana en Estados Unidos.

¿Cómo está la situación ahora?

En los últimos 11 años que ha durado el contrato, Abrams le ha dado al estudio tres películas; dos entregas de Star Trek, y “Super 8”, así como la producción de otras tantas producciones importantes entre las que se cuentan tres entregas de Misión Imposible, una tercera película de Star Trek, y dos entregas de Cloverfield, con una tercera prevista para febrero del año próximo. Abrams acumula casi 6 mil millones de dólares en toda su carrera, y Paramount le considera el nuevo Steven Spielberg. Sin embargo es precisamente este quien supone un problema.

Gianopulos se ve ahora en la comprometida situación de tener que esperar hasta 2019 para volver a entablar contacto con Abrams, sobrepasando un contrato que sigue vigente desde la marcha de Grey. Ante tal panorama la solución evidente sería forzar al director para que no acepte la dirección de “Star Wars: Episodio IX”, anteponiendo el acuerdo legal entre ambas partes. Pero es ahí donde entra en juego el peso de Lucasfilm, Kathleen Kennedy e incluso Spielberg, quien participa indirectamente en la nueva trilogía.

La única salida posible entonces para Paramount es sobrevivir durante todo el tiempo que dure el proceso de producción, preparando un nuevo acuerdo con Abrams. “No podrías ponerlo en el pedestal (sin pasar antes por Spielberg) revela una de las fuentes internas del estudio, “pero es un productor y director, y no hay muchos tipos así. El valor del cineasta es innegable, pero cuando juegas con un peso pesado como Lucasfilm, lo que te queda es esperar a recoger algunos de los restos, unas sobras que valen su peso en oro.





Contenido relacionado