Nicole Kidman podría unirse a Emma Stone en el live-action de Cruella de Vil

El rodaje dará comienzo este próximo verano

Nicole Kidman podría unirse a Emma Stone en el live-action de Cruella de Vil
 

Mientras los fans están distraídos con los grandes estrenos del estudio para este año, Disney va dando forma a lo que será su futuro cinematográfico. Esta misma semana presentaba oficialmente la secuela de «Maléfica», daba pistas sobre el live-action de «La Sirenita», y ahora comienza a dar forma a la esperada nueva película de Cruella de Vil.

Con el rodaje de la producción previsto para este mismo verano, el estudio se ha puesto a trabajar ya en un casting en el que por el momento solo figura Emma Stone. ¿A quién persigue Disney? De acuerdo a That Hashtag Show, la primera gran candidata a sumarse al reparto sería Nicole Kidman, quien interpretaría a la antagonista de la cinta.

El personaje planeado para ella lleva «Baronesa» por nombre o apodo, y es descrito como «una antagonista de Cruella, y pieza fundamental para su ascenso como la clásica villana de Disney«. Ahora bien, Kidman no es la única que está en el radar de la compañía para dicho papel.

Cruella de Vil

La información también apunta a otras estrellas de primer nivel como Charlize Theron, Juliane Moore, o Demi Moore. Teniendo en cuenta que el casting todavía está abierto, resulta complicado saber a quién elegirán finalmente. Más si cabe si atendemos a las fuentes del medio, que apuntan a una reescritura del guion por parte de Tony McNamara («La favorita»).

Craig Gillespie, responsable de la aclamada “Yo, Tonya”  sustituye a Alex Timber (“Mozart in the Jungle”), director original del proyecto que tuvo que abandonar por problemas de calendario. Gillespie dará vida a un universo ochentero que liderará la popular Stone dando vida a la antagonista.

Andrew Gunn y Marc Platt producen la película junto a Kristin Burr, quien recientemente se unió a la producción en desarrollo del live-action de Dora la exploradora. Los nombres atados al proyecto están más o menos claros, pero Disney continúa sin soltar prenda en relación a la trama y el tono de la película. La cinta es descrita como “una historia de estética punk ambientada a principios de los 80“.