Análisis So Much Blood

PC
 

Hay ciertos juegos que se presentan como verdaderas fábricas de sangría, y So Much Blood es uno de ellos. El nombre del juego ya sugiere eso (literalmente significa “demasiada sangre”), y es que este proyecto desarrollado por Zachary Berenger y Eli Aldinger y publicado por Black Shell Media se basa en la premisa de hacer saltar sangre por todas partes.

Esta idea se desarrolla en un juego de acción con avance en 2D y aspecto retro, con unos personajes bastante abstractos, extravagantes y variopintos. Quizás demasiado, pues no tiene mucha explicación encontrarnos cuadrados gigantes con un ojo que cuando se les dispara desaparecen soltando varios cuadrados más pequeños pero con el mismo aspecto, junto a una especie de “nubes” con ojos, murciélagos, gatos, pingüinos… Muchos personajes bastante aleatorios, que parece que son las primeras cosas que se les pasó por la cabeza a los creadores como enemigos de su juego.

Nuestro personaje es un cuadrado bípedo que dispara de forma continuada un arma, y el objetivo es avanzar por las distintas pantallas de las que dispone el juego. El reto está en los enemigos: da igual lo extraño o sinsentido que sea el enemigo, que cuando le disparemos soltará sangre a borbotones, dejando grandes charcos de sangre en el suelo. Cada enemigo tiene sus cualidades, distinta resistencia, y hay enemigos tipo “jefe”.

Cada enemigo al que disparamos libera chorros y chorros de sangre a su alrededor

Cada enemigo al que disparamos libera chorros y chorros de sangre a su alrededor

El armamento del que disponemos es diverso, desde pistolas normales y corrientes hasta lanzallamas, pasando por pistolas láser. Todas ellas se pueden encontrar por las zonas, así como en puntos de venta que hay repartidos por los mapas, donde también podemos comprar accesorios y complementos que nos dan ventajas (como mayor resistencia), vida adicional, cambios en la apariencia de nuestro personaje, etc.

Nuestro personaje recibe daño por parte de los enemigos, principalmente, por contacto (aunque algunos disparan proyectiles). En este aspecto del daño cuerpo a cuerpo hay algo que mencionar, y es que recibimos daño cuando nos acercamos a un enemigo, aunque no lo toquemos. El juego debería mejorar este detalle.

Los tipos de enemigos son bastante variados

Los tipos de enemigos son bastante variados

Sobre la jugabilidad, cabe destacar que se juega mejor con mando que con teclado. A la hora de controlar al personaje, el uso de teclado da menor precisión a los movimientos hacia los lados, arriba y abajo y diagonalmente, y con el mando obtenemos mayor precisión para poder sortear a los enemigos. No hace falta matar a todos (de hecho, muchas veces reaparecen en lugares por donde ya pasamos y que limpiamos), pero hay que recordar que sólo podemos disparar hacia los lados, izquierda y derecha. No es posible disparar hacia arriba o hacia abajo, como tampoco se puede hacer en diagonal.

Pero hay un problema con el mando: el juego no detecta la sensibilidad del stick, algo que podría ayudar a la hora de sortear los obstáculos que pueden suponer los enemigos, ya que en ciertos momentos el personaje se mueve demasiado rápido. Si juntamos este problema con el otro problema anteriormente mencionado, de que los enemigos nos hacen daño aunque no lleguemos a tocarlos, da lugar a un agujero negro en la jugabilidad de So Much Blood.

So Much Blood 5

So Much Blood es un título bastante entretenido, pese a lo simple que pueda parecer, y tiene un buen precio acorde a ello (3 euros en Steam). Eso sí, por el momento sólo está disponible para Windows, y es algo que extraña, pues este tipo de juegos suelen salir con versiones para Linux y Mac. La limitación en el disparo constante hacia los lados y no hacia arriba, abajo o en diagonal puede parecer más simple de lo que parece, pero realmente crea un factor diferenciador en el juego que lo hace más especial.

Quizás detalles como los mencionados problemas con la jugabilidad, la inexistencia de sensibilidad en el stick al jugar con mando y que los enemigos nos hagan daño antes de llegar a tocarlos, merma la experiencia jugable en So Much Blood. Pero, pese a ello, el juego es entretenido y una compra recomendable si os gustan este tipo de juegos estilo arcade.


Positivo

  • Entretenido juego de acción arcade
  • Variedad de armas, complementos y tipos de enemigos
  • Mapas extensos

Negativo

  • Pequeños problemas y defectos en la jugabilidad
  • Enemigos creados "sin sentido"
  • Sólo disponible para Windows
7.5

Bueno

Política de puntuación

David Lorenzo
Redactor en Areajugones, jugador en PC y estudiante de telecomunicaciones. Tampoco le hago ascos a programar scripts para GTA V o pensar en proyectos que hacer con Arduino o cualquier otro soporte interesante.