Jugamos a FIFA 18 en Nintendo Switch y este es nuestro veredicto

FIFA 18

Nintendo Switch PC PlayStation 3 PlayStation 4 Xbox 360 Xbox One
9

Increíble

Jugamos a FIFA 18 en Nintendo Switch y este es nuestro veredicto

Jugamos a FIFA 18 en Nintendo Switch y este es nuestro veredicto
 

FIFA 18 para Nintendo Switch está causando sensación en la red, debido a varios temas: no solo por su atractivo portátil, sino también por su escasez de contenido en algunos aspectos comparado con resto de versiones. Cabe destacar en primer lugar que EA ha enviado pocas unidades del juego a las tiendas, provocando que en toda Europa el videojuego escasee. No se saben los motivos, pero quizás no solo se debe a un problema de proveedor. En cuanto al segundo apartado, es cierto que el FUT está algo recortado (y el mercado de fichajes sigue siendo escaso), o que falta el modo historia (‘El Camino’).

En cambio, estamos al FIFA portátil más ambicioso de la historia. ¿Pero hay que considerarlo portátil? Lo cierto es que es el primer videojuego de la franquicia en salir en una consola híbrida, por lo que EA ha usado esta entrega para probar la jugabilidad -que bebe mucho de FIFA 16- y un apartado gráfico basado en un motor propio diseñado para esta ocasión debido a la imposibilidad de usar Frostbite. El resultado es notable, y aunque no vamos a puntuar el juego porque ya lo hicimos respecto a la versión de PS4, sí queremos comentar unos aspectos clave.

El primero, es que gráficamente, que es lo que interesa a muchos, el juego cumple. FIFA 18 para Nintendo Switch no es un juego realista, en el sentido de poseer texturas hiperrealistas o iluminación de última generación, pero como juego de fútbol que es, sí que ofrece un acabado detallado y con pocos errores. En las últimas horas han aparecido bugs divertidos de esta versión evidenciando errores en caras, algo que no hemos sido capaz de contemplar. Sí hemos observado que algunas celebraciones de los jugadores pueden llegar a producir comicidad, algo que ocurre desde casi siempre en la saga en consolas como PlayStation 4 y Xbox One. El césped, por otro lado, en portátil no se puede apreciar pero jugando en televisión sí observamos un acabado de calidad.

¿La jugabilidad? Hay que mencionar dos apartados esenciales para desgranar este elemento: contenidos, y jugabilidad como tal. En el segundo caso, como hemos dicho, pases, funciones y controles beben mucho de FIFA 16 debido al cambio de motor gráfico, así que la IA y los movimientos, así como la sensación de manejo, pueden resultar algo erráticos para los jugadores más modernos de la franquicia. Hemos visto cómo el jugador se controla de forma fluida, pero sigue siendo fácil meter goles, y bastante complicado realizar algunas acciones como las paredes. Los controles en Nintendo Switch también tienen dos apartados para especificar: jugando en modo portátil, la consola se coge cómoda y no llega a incomodar con el paso de los partidos, aunque algunos controles sí que se notan extraños, sobre todo si hay que hablar de utilizar el botón R más el B, algo a lo que cuesta acostumbrarse para realizar pases de calidad.

Una función exclusiva de Nintendo Switch es poder utilizar los dos Joy-Con de manera separada para poder jugar a dobles. Las sensaciones, sin ser óptimas, son buenas para salvar cualquier tarde de fiesta en casa. Faltan botones, pero sí estamos dudosos de cómo jugar, podemos seguir los consejos que se activan fácilmente pulsando el Joystick izquierdo y nos salen los controles. No hemos notado lag en la respuesta de los controles ni en el modo tradicional ni a dobles.

Los contenidos es el apartado más mermado: además de no poder jugar online con los amigos que tengas añadidos a la lista de amigos, el FUT viene bastante limitado y hay un problema que hemos observado durante los días de juego: el mercado de fichajes crece muy lentamente debido a la pequeña cantidad de jugadores disponibles actualmente. Esto provoca que sea complicado obtener a los jugadores más deseados y el avance se haga complicado. También hemos tenido problemas en la conexión online, algo que nunca había sucedido con otros videojuegos y la misma red. En cambio, tenemos temporadas online y offline tanto dentro como fuera del FUT, algunas competiciones de fútbol femenino, pruebas de habilidad, partidos amistoso… El videojuego, corto, no es. Quizás en la próxima edición, de existir versión para Nintendo Switch, EA incluya novedades como la modalidad El Camino. También se han eliminado todos los minijuegos añadidos al Modo Carrera a la hora de aplicar fichajes y añadir cláusulas de rescisión o similares que si son novedosos en el resto de versiones.

En conclusión, en este artículo hemos intentado dejar clara nuestra postura ante FIFA 18 para Nintendo Switch. Es un gran añadido a esta consola híbrida, aunque tiene taras y faltas de contenido bastante acusadas, sobre todo en el FUT y el Modo Historia. No creemos que sea justo poner como aspecto negativo que no se haya trabajado en Frostbite, ya que el motor gráfico que se utiliza es bastante potente y cumple su función. Aquellos que lo compren, tendrán ante ellos un título de fútbol muy completo para una consola que necesita estos juegos multiplataformas para seguir despuntando.

Está claro que no es un FIFA completo como los de la actual generación, pero se le acerca en lo que a experiencia se refiere: está por encima de todas las entregas portátiles lanzadas hasta ahora y añade el necesario FUT, mencionado en estas mismas conclusiones. Si las ventas van acompañando y se crea una comunidad fiel de usuarios, será uno de los juegos más utilizados en Nintendo Switch.


Contenido relacionado