El verdadero Vegeta destapa su alma en el episodio 128 de Dragon Ball Super

Dragon Ball Super

Finalizada

El verdadero Vegeta destapa su alma en el episodio 128 de Dragon Ball Super

Tras el sacrificio de Número 17, ahora el príncipe se prepara para demostrar el mundo lo que esconde dentro de su corazón

El verdadero Vegeta destapa su alma en el episodio 128 de Dragon Ball Super
 
 

Vermouth puso la primera piedra de la tumba de su guerrero en el último episodio de “Dragon Ball Super”. Tras semanas sin saber quién era Jiren, y por qué hacía lo que hacia, su Dios de la Destrucción no solo le daba un pasado y le convertía ciertamente en humano, sino que abría la ventana para que el Universo 7 entendiese contra qué estaba combatiendo. Y es que el sacrifico de Número 17 para salvar a su compañeros lo único que hizo fue insuflar de esperanza a Goku y Vegeta, al mismo tiempo que colocaba al líder de la Justicia en los Universos, en una simple marioneta controlada por la venganza que lucha por contener sus sentimientos. Sin embargo el príncipe del Orgullo tenía ahora un plan para poner fin al Torneo de Poder, y no sería la fuerza.

Aunque todos los guerreros están en el mismo combate, parece que Jiren se ha separado y se mueve en una realidad completamente paralela. En su ignorancia cree que el acto heroico de Número 17 no ha servido para nada, y se mofa asegurando que ha sido inútil. No obstante Vegeta ahora lleva a su compañero en la mochila junto a todos los demás, y con un gran enfado se coloca como siguiente contendiente contra el enemigo. Lo que no sabe y tarda poco en comprobar es, que su anterior combate le ha dejado sin gota de energía, y al intentar transformarse en Super Saiyajin fracasa.

La lamentable situación solo le insufla de más confianza a Jiren, que con un solo golpe tumba a Vegeta, y da comienzo al calvario del Saiyajin. Moribundo sobre el suelo, el príncipe se debate entre la consciencia y la eliminación, solo gracias a su orgullo; a su orgullo por intentar cumplir la promesa que le hizo a Cabba, y por proteger a Bulma, Trunks y la recién nacida Bra. Todos ellos son la gasolina que le mueve a falta de energía, y es la que precisamente le vuelve a levantar del suelo como un espíritu para seguir luchando.

Vegeta solo tiene en mente la victoria de su equipo. No le importa si él debe ser eliminado para conseguirlo, y por eso opta por lanzarse una y otra vez a escalar un muro que cada vez parece más alto. Jiren solo se divierte y observa con curiosidad mientras derriba casi sin esfuerzo al príncipe. El enfrentamiento ha entrado en un callejón sin salida, y nadie duda ya en quien será el ganador, sin embargo Vegeta se levanta sin descanso como si fuera inmortal, hasta que colma la la paciencia del líder de las Tropas del Orgullo. Con uno de sus característicos puñetazos envueltos en ki, Jiren golpea a Vegeta y lo lanza fuera de la plataforma. Por suerte este logra quedarse colgando de un solo pie al borde de la eliminación.

Aunque está prácticamente fuera de la zona de combate, solo su pie le mantiene en competición, tal y como aclara Daishinkan. Eso es lo único que necesita para comenzar a recorrer los pasillos más profundos de su alma. La voz de Bulma resuena en su conciencia, y su cuerpo comienza a moverse como si fuera un autómata. “¿Qué es lo que te lleva a estar aquí?“, le pregunta confuso Jiren. “Alguien sin sentimientos nunca entendería lo que es luchar para proteger a tus seres queridos“, le responde el príncipe mientras se vuelve a lanzar de lleno a su perdición. Jiren responde con nuevos contraataques sin esfuerzo tumbando a su oponente.




Vegeta entonces, saca energía de su cuerpo, y de manera milagrosa logra ejecutar un Final Flash. Técnica que por supuesto no surte ningún efecto en Jiren. Este decide al fin terminar con el espectáculo y toma la temida decisión que todos estaban previendo. “Al menos reconoceré tu orgullo“, le dice para a continuación lanzar al príncipe fuera del torneo con un golpe de gracia.

En uno de los instantes más emotivos de todo “Dragon Ball Super”, Vegeta comienza a caer en el aire hacia el vacío mientras libera su alma interior. Se ha dado cuenta de que no ha podido cumplir su promesa con Cabba ni proteger a su familia. La impotencia le recorre todo el cuerpo, pero dispuesto a continuar hasta el final decide lanzar las pocas energías que le quedan a Goku, mientras deja un rastro de lágrimas que quedan como señal del dios que ha pasado por allí.

LA BATALLA FINAL POR EL TODO

El cuerpo malherido de Goku se recubre de la energía de su compañero mientras se recupera lo suficiente como para moverse. “¿Por qué pone toda la fe en ti?” le pregunta Jiren mientas observa sin entender nada la situación. “La confianza no engendra nada“, cree, pero eso no es lo mismo que piensa el Saiyajin. Goku no duda ni un segundo en transformarse en Super Saiyajin Blue y da inicio al combate que decidirá al ganador del Torne de Poder y el destino de todos los Universos.

Los dos comienzan a intercambiar golpes, y en los primeros instantes parece que el enfrentamiento está igualado. Goku, recogiendo toda la experiencia de sus anteriores encuentros, se mueve con rapidez e intenta replicar la estrategia que ya empleó en el pasado con cierta efectividad. Se dispone a ejecutar la Transmisión Instantánea para coger a Jiren por sorpresa, pero en esta ocasión no sale bien, y el guerrero del Universo 11 responde de manera contundente.




La historia se repite, y Jiren vuelve a estar en una posición ventajosa frente a un Goku que solo tiene fuerzas para mantenerse consciente. El Super Saiyajin Blue entonces desaparece, y todos ven como claro ganador del torneo a uno de los dos. Pero Vegeta no es el único que combate para proteger a sus seres queridos, y siguiendo el ejemplo de su amigo y eterno rival, comienza  moverse hacia el oponente casi a la desesperada. Jiren se sorprende, pero no se deja vencer por la derrota moral, y lanza una lluvia de golpes interminable sobre Goku hasta dejarlo en el borde de la plataforma de combate. Ahora sí está todo perdido… o quizás no.

Por la mente de Goku pasan todos sus amigos; Krilin, Tenshinhan, Mutenroshi, Vegeta, el sacrificio de Número 17, Número 18. Todos se funden dentro de su cuerpo instantes antes de que Jiren le aseste el golpe que pondrá fin a la vida de todo el Universo 7. Sin embargo algo parece activarse dentro de él, y cuando el puño del guerrero de la justicia colisiona contra su cuerpo, este se desvanece. Comienza a sonar una música ya familiar, y el Ultra Instinto de Goku reaparece a la espalda del oponente.

Esta es la primera ocasión en la que aparentemente Goku ha logrado activar el Ultra Instinto de manera consciente. Nadie, ni los Dioses de la Destrucción saben si el Saiyajin ha llegado por fin a dominar la poderosa transformación, pero quién sí lo podrá comprobar en sus propias carnes es Jiren. En el próximo capítulo de “Dragon Ball Super” (que no se emitirá hasta dentro de dos semanas), dará comienzo al combate final antes de que los dos minutos de tiempo restantes lleguen a su fin. El destino de todos está puesto sobre estos dos luchadores, que todavía tienen muchas sorpresas por mostrar.


Contenido relacionado