¿Realmente merece la pena PlayStation VR?

Los próximos meses estarán cargados de novedades

PlayStation VR
 

Si por algo se ha caracterizado siempre Sony ha sido por estar a la vanguardia de todas las novedades de la industria. Desde que se colocaran al frente del sector la pasada generación, su posición privilegiada le ha permitido adentrarse en caminos que otras compañías aún solo perciben de lejos. Es bien sabido que si algo funciona es mejor no cambiarlo, pero en ese sentido la compañía nipona ha sabido siempre ir un paso por delante y arriesgarse. Fue eso mismo lo que hizo el año pasado con una tecnología que si bien ya comenzaba a asentarse en el mercado, aún tenía sus puertas cerradas en la industria del videojuego. PlayStation VR fue solo una muestra más de lo que permite la tecnología actual en cuestión de hardware, y demostró que aún existe mucho terreno inexplorado.

Tras varios meses en el mercado, esta nueva tecnología que nació bautizada como Project Morpheus aún sigue dando de qué hablar. Muchos consideraban que después del comedido resultado de PlayStation Move, era demasiado precipitado volver a intentar una jugada similar con una tecnología que había sido diseñada para perdurar muchos años en el mercado. Sin embargo, desde el pasado octubre, PlayStation VR ha demostrado sobrepasar todas las expectativas de la compañía y a febrero del actual año, ya había conseguido colocar casi un millón de unidades. Está claro que el potencial de esta nueva tecnología es tremendo, y que sus principales competidoras lo tendrán complicado si en el futuro las desarrolladoras se suman a la tendencia alcista de este complemento. No obstante muchos aún se plantean si realmente el desembolso merece la pena. Nosotros hemos podido comprobar cuál será su futuro más inminente, y aquí os relatamos nuestra experiencia a salvedad de que os forméis vuestra propia opinión.

¿Es PlayStation VR tan buena cómo dicen?

Es probable que muchos de vosotros ya dispongáis de PlayStation VR en vuestras casas. Su atractivo precio de 400 euros la hacen mucho más accesible que lo que podemos encontrar en la competencia, y en términos de calidad-precio estamos ante una tecnología sobresaliente. Cuando Sony planteó su lanzamiento, tenía claro que el público al que se dirigían no era el mismo que buscaba la gama máxima de calidad. Además, PlayStation VR nacía como un complemento de la propia PlayStation 4, y en ese sentido no podían permitirse sobrepasar demasiado el precio base de la propia plataforma. Y a juzgar por los resultados que está obteniendo, parecen haber dado con la clave. A expensas de los posibles movimientos de la competencia de cara a este verano, estos meses son cruciales para aprovechar la ventaja y distanciarse aún más. En ese sentido los juegos son una pieza clave del puzle que estará sobre la mesa los próximos meses.

El primer paso ya está medianamente cumplido. Sony ha conseguido introducir en miles de hogares su nueva tecnología. En la práctica eso conllevará a que otros estudios que aún no se han decidido a desarrollar para la consola, eliminen la aversión al riesgo de sus planes de inversión y se vuelquen con PlayStation VR. En los pocos meses que lleva en las tiendas, ya hay disponible una buena variedad de títulos, entre los cuales destacan algunos tan atractivos como Star Wars Battlefront VR Experience o Batman Arkam: VR. Sin embargo son muchos los que echan de menos un título que sea independiente y tenga las cotas de calidad de cualquier juego completo. En ese sentido los chicos de Capcom daban una gran alegría a los poseedores de la realidad virtual lanzando Residen Evil VII compatible con PlayStaton VR. Esa tendencia será la que predomine durante los próximos meses, y si bien es cierto que en su mayoría lo que veremos serán nuevas IP, estas estarán concebidas para sacar el máximo provecho a las posibilidades que brinda el nuevo concepto de juego.

Una de las principales dudas que pueden surgir a la hora de decidirse o no por ellas podría ser su futuro. En los próximos meses ya hay otra buena cantidad de títulos anunciados y nosotros hemos podido dar buena cuenta de dos de ellos: Farpoint y Starblood Arena. Ambos se colocan como los principales referentes de este año para la prueba de fuego de PlayStartion VR de cara a este verano.

Farpoint

Se trata del gran candidato para este 2017 y el que sin duda será el gran atractivo para los futuros compradores. Farpoint es el último título desarrollado por Impulse Gear que llegará en exclusiva a PlayStation VR el próximo 17 de mayo. A simple vista podría parecer un shooter genérico en primera persona, pero lo cierto es que tras sumergirnos en él podemos asegurar que las sensaciones son más que notables, y es que esconde un aliciente que hará decantar la balanza en más de uno: Aim Controller VR.

Este nuevo periférico será lanzado en los próximos meses y servirá de complemento a la propia tecnología virtual. Sony ha recogido la experiencia adquirida con PlayStation Move, y ahora llega con una versión adaptada de este en forma de fusil. Aim Controller VR es una réplica de un arma real (con todas las salvedades posibles) que porta una esfera luminosa en su extremo, y dos sticks colocados de forma homónima al propio diseño del accesorio. Además también porta un gatillo que simula el de un cañón real, y que estará destinado a juegos donde la precisión sea el elemento principal. En ese sentido Farpoint será un buen punto de partida para comprobar la síntesis entre sus posibilidades y el uso de las propias gafas.

Bajo esa premisa los chicos de Impulse Gear nos proponen una experiencia de acción en primera persona donde los reflejos serán los protagonistas. En Farpoint nos meteremos en la piel de un soldado que está inmerso en un campo de batalla hostil. El entorno nos recordará a otros títulos del género de ciencia ficción, y nuestro principal enemigo será una raza alienígena bastante violenta y compuesta por unas criaturas arácnidas que no dudarán en abalanzarse contra nosotros a la primera de cambio. Para poder defendernos tendremos que hacer uso del Aim Controller VR que servirá como propio arma dentro del juego y la cual tendremos que usar como si fuera real.

Es quizás uno de los puntos fuertes de Farpoint. La implementación de las funcionalidades del accesorio con las propias mecánicas del juego consiguen una inmersión que nunca habíamos visto en un juego del género. Tal es el punto de realismo, que para usar el arma tendremos que guiñar un ojo como si estuviéramos apuntando, o hacer uso de las mirillas para acertar al enemigo. El cambio de armas está disponible de una forma muy cómoda siendo accesible a través de un simple botón en la parte posterior de la culata, y para cambiar entre la pistola, el fusil de asalto, el rifle de precisión o la escopeta, bastará con elevar el Aim Controller VR hacia arriba.

Además, como buen shooter que es, el componente multijugador será el protagonista de la experiencia. Farpoint dispondrá de un modo campaña que será posible jugar entre dos amigos, o de forma individual (cada una de ellas con un desarrollo diferente), y también de un modo multijugador online en el que tendremos que competir contra otros jugadores. Durante nuestra partida solo pudimos probar cuatro mapas distintos, aunque desconocemos de cuántos estarán disponibles el día de lanzamiento. El próximo 17 de mayo podremos comprobar si se consolida como el principal título competitivo de PlayStation VR y si el Aim Controller VR, el cual viene incluido con el propio juego, termina de convencer a los jugadores.

Starblood Arena

Si hay un juego que verdaderamente nos sorprendió por el uso que hacía de las posibilidades de PlayStation VR ese fue Starblood Arena. El próximo título de White Moon Dreams es todo un portento en cuanto a orientación y situación espacio-temporal se refiere. Catalogado como un shooter de acción, aquí nuestra misión no será únicamente centrarnos en la mecánica de disparos, sino que por el contrario, lo importante será saber dónde estamos ubicados en cada momento con nuestra nave.

Starblood Arena nos sitúa en un futuro distópico de ambientación ciberpunk donde controlaremos una nave monoplaza con la que tendremos que acabar con nuestros enemigos. El ritmo del juego es frenético y las partidas tienen una duración bastante reducida dependiendo del modo de juego (nosotros pudimos probar las de 5 minutos), y la habilidad será lo que determine si salimos victoriosos o no. Dependiendo de la configuración de la partida, tendremos que enfrentarnos a un jugador o a 6 jugadores. Ese fue el caso de nuestras partidas en el modo masacre, en el que como su propio nombre indica, las reapariciones y muertes son más que constantes en un todos contra todos bastante trepidante.

Como ya hemos dicho, el punto que marca la diferencia en este Starblood Arena será la capacidad que tengamos para coordinar nuestras dedos con la mirada. Gracias al Dualshock 4 podremos mover la nave por los estrechos pasillos que conforman los distintos niveles. Mientras que con el gatillo izquierdo desplazaremos el vehículo, con el gatillo derecho indicaremos la orientación de la nave. Hay que tener en cuenta que aquí cobran importancia todos los tipos de desplazamientos, y en ese sentido más de una ve tendremos que elevarnos o descender gracias a los botones R1 y L1.

Por otro lado se repiten los controle clásicos de disparo de otros juegos habituales del género, sirviendo el gatillo R2 para disparar, y el L2 para lanzar misiles. Además, también contaremos con una mina especial que se activa pulsando el botón X, y que permanecerá flotando en el escenario a merced de que algún incauto tenga su día de mala suerte. No obstante la orientación será fundamental para esquivar todos los proyectiles, y para poder tener un control razonable de nuestra posición y orientación, podremos recolocar la nave apretando L1 y R1 al mismo tiempo que giramos con el joystick derecho.

Starblood Arena también dispondrá de un modo de juego para un solo jugador en el que contaremos con la ayuda de los bots de la inteligencia artificial, y contará un total de 6 modos de juego. Estará disponible el próximo 11 de abril, y será entonces cuando podamos comprobar si su contenido es suficiente para asegurarle una larga vida. Hasta el momento, tendremos que seguir preparándonos para las batallas antigravitatorias.


Contenido relacionado